Hoy hablamos con Bel Pozueta

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Violencias - Violencia de Estado

Bel Pozueta 2

"Han querido jugar con la sensibilidad social alrededor de la violencia sexista para poner un plus más contra nuestros hijos".



Bel Pozueta ha sido, hasta el pasado mes de marzo, la portavoz de Altsasu Gurasoak, el grupo de familiares de las personas represaliadas y encarceladas de Alsasua. Ya hace más de dos años que el hijo de Bel y 2 jóvenes más están en prisión acusados de delitos de lesiones y amenazas terroristas, a partir de la pelea en un bar durante las fiestas locales. Las 8 personas represaliadas fueron juzgadas en la Audiencia Nacional y condenadas a prisión con penas de entre 2 y 13 años (la fiscalía pedía entre 12 y 62). Su hijo, Adur Ramírez, ha sido condenado junto con Oihan Arnanz, Iñaki Abad, Jokin Unamuno, Ander Cob, Julen Goikoetxea, Aratz Urriza y Ainara Urkijo.

Actualmente Bel Pozueta es la cabeza de lista por Nafarroa de las listas electorales al congreso de EH Bildu. La entrevistamos para La Independent días antes de las votaciones del domingo 28 de abril.

 

Bel Pozueta 1

Bel Pozueta.

 

¿Cómo ha afectado a tu vida el encarcelamiento de tu hijo?

Ha cambiado mi vida totalmente. He intentado mantener el trabajo hasta ahora, pero es una historia presente desde que te levantas hasta que te acuestas. Es un activismo continuo, haga lo que haga, allá donde vaya, allá donde esté, en mi cabeza está siempre. Recuerdo cuando conocí la madre de Alfon, de Madrid, que estaba en una situación parecida y me comparaba y pensaba "no quiero que me condicione tanto la vida" y aquí estoy, igual que ella.

 

¿Es un lideraje de las madres de las personas afectadas?

Lo que conforma Gurasoak somos madres y padres pero sí es cierto que se ha dado como un empoderamiento de las madres y se ha dado una conciencia de decir "¡a por todas!". En mi caso, mi pareja está participando en reuniones y actos diferentes, asume tareas de portavoz, pero si es cierto que las madres estamos apareciendo más. Me planteo hasta qué punto hay una lectura sexista, como si el hecho de ser madre la sociedad parece que conecta más, con lo que es la maternidad, quizás se ha reforzado esa parte pero me parece una lectura muy sexista. Madres y padres en el sufrimiento y la lucha estamos por igual.

 

El hecho de que solo haya una mujer condenada por los hechos, Ainara ¿crees que la ha invisibilizado?

Me parece que quien nos metió en esta historia, quien calculó todo, también tenía muy calculada la represión hacia quien iba dirigida y no fue casualidad que los chicos entraran y las chicas salieran, porqué es más duro para la sociedad ver entrar mujeres en la cárcel. Allí se hizo una separación con las mujeres, en un principio estaba también Edurne Martínez a la que descalificaba como mujer y se la minimizaba, mientras la ponían bajo el foco, aunque de la misma manera que la pusieron la sacaron rápidamente, como si nada importara. Con Ainara hicieron una petición menor de pena, ha hecho que lo grande, lo bárbaro, haya sido lo de los chicos, pero hace falta destacar que la actual portavoz de Gurasoak, Edurne, es la madre de Ainara, ella siempre ha estado allí. De cara a la opinión pública siempre hemos querido cuidar esa presencia. Si que me gustaría destacar como han utilizado, desde la acusación, a la compañera del Teniente a partir de la denuncia de una supuesta paliza y definirla como violencia de género y exigiendo, y acusando, al feminismo de no estar a su lado. Han querido jugar con la sensibilidad social alrededor de la violencia sexista para poner un plus más contra nuestros hijos.

 

Ir en las listas de EH Bildu ¿está en la línea de la estrategia que teníais en Gurasoak?

Es un recorrido natural. Previo a la detención y encarcelamiento de Adur, yo ya era una mujer crítica, comprometida, con la lucha feminista, con un planteamiento crítico con la sociedad, también había estado en listas relacionadas con la izquierda abertzale. No dejamos de ser quien somos aunque luego estemos en Gurasoak. La decisión de encabezar la lista de EH Bildu es personal, no tiene que ver con Gurasoak aunque, repito, que todo el recorrido de lucha, sensibilidad y activismo político me ha llevado a decidir ir en listas de EH Bildu. No son caminos iguales pero si paralelos. EH Bildu ha sido una de las formaciones que más ha apoyado nuestra lucha pero no solamente. Lo que caracteriza la lucha de Gurasoak y el caso de Alsasua es que es diversa y transversal. Una lucha que ha llevado también al asombro por como personas diversas y de ideologías tan diferentes hemos resultado en convergencia en una misma lucha.

 

¿Cuáles son los próximos pasos a dar en estos caminos paralelos?

Coincidí en Bruselas con familiares de los presos catalanes y hay muchas cosas que se plantean en las que coincidimos y podemos aplicar. Por una parte sigo con mi activismo en Gurasoak, he dejado la portavocia por ética, para no identificar un partido con un grupo que es muy diverso, pero sigo siendo activa. Por otra parte, ser diputada me va a dar la oportunidad de evidenciar la injusticia y llevar nuestro caso a lugares donde no se puede llevar normalmente.

 

Los hechos de Alsasua se han puesto como ejemplo de conflicto social y de convivencia, pero hay mucha gente volcada en la solidaridad.

Si en un principio los medios de comunicación, en los debates electorales una vez más, han querido mostrar un pueblo en conflicto extremo permanente, nos comparaban y ponían fotos de Derry! Sin embargo, lo que se ha generado es que personas diferentes, de ideologías diferentes, coincidimos en esta lucha y lo hacemos desde el respeto y desde una convivencia muy evidente. Ha ayudado a hacer más pueblo y lo ha hecho desde la vivencia de la dignidad. Han querido llamar Alsasua el pueblo del conflicto y hemos respondido con el pueblo de la dignidad.

El caso más evidente ha sido el de la concejala y el concejal del PSN en el pueblo, personas que vivieron con guardaespaldas, que vivieron el conflicto en su vertiente más extrema y fueron de las primeras que han estado en todo momento ofreciendo su solidaridad y su ayuda. Es de agradecer, esto es lo que no quieren que se vea, que para nada hay problemas de convivencia y que somos capaces de generar más fuerzas y más sinergias.