Votan listas paritarias en las primeras municipales desde la Revolución de 2011 en Túnez

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Empoderamiento y Liderazgo - Partidos Políticos

 

0.www.tap.info.tn.fr

www.tap.info.tn.fr

 

Este domingo 6 de mayo Túnez vota en las primeras municipales desde la Revolución de 2011 y siete años después de la caída de Ben Alí. Aplazadas en 4 ocasiones desde que se adoptó la nueva Constitución en 2014. Esta vez habrá listas paritàrias.

Estas elecciones inauguran la paridad de las candidaturas entre hombres y mujeres. Y serán un test para las legislativas y presidenciales de 2019.

La paridad electoral (vertical y horizontal) fue aprobada por una Llei electoral  de 2016 y obliga a que cada lista incluya igual número de hombres y mujeres, al menos 3 personas de menos de 35 años y una discapacitada o con algún hándicap. La verticalidad en estos comicios significa la participación en términos igualitarios de las candidatas femeninas en todas las ciudades y comunidades. Así que, casi la mitad de las candidaturas municipales son mujeres. Pero la paridad horizontal, aunque mejora el 13% conseguido en 2014, no es paritaria: solo un 30% de mujeres son cabeza de lista.

En estos comicios votan, también por vez primera, las instituciones de seguridad y las fuerzas militares, unas 36.000 personas que lo han hecho el 29 de abril (solo con un 12% de participación), una semana antes del escrutinio oficial, que tendrá observación internacional. En esta ocasión, el documento nacional de identidad será la única identificación requerida para todas las personas.

 

 

0 tunecines urdunews.com

urdunews.com

 

Descentralización y democracia participativa

Estas elecciones municipales, con políticas de afirmación positiva hacia las mujeres, también entrañan políticas descentralizadoras que pueden cambiar la vida cotidiana de la población tunecina pues, además de la paridad, inician la descentralización del poder y la idea de ‘democracia participativa’ reseñada en la Constitución de 2014. Eso significa que debe traspasarse a los territorios la gestión de las 350 comunas y regiones y debe ponerse fin a un potente Estado central que decide sobre todos los ámbitos locales.

Cuando se inició la campaña electoral el 14 de abril, todavía no se sabían las competencias concretas que tendrían los municipios, según criticaban algunas ONG, pues el Parlamento -La Asamblea de Representantes del Pueblo (ARP)- no había aprobado la ley de las colectividades locales, pero la normativa se cursó la pasada semana.

El Parlamento de esta 2ª República, por vez primera representativo de todas y todos los tunecinos, incluídos los del exterior, tiene una responsabilidad histórica a tenor de la revolución de 2011 pues debe garantizar los cambios producidos en la Constitución de 2014 y poner en marcha las instancias y las normativas legislativas que lo aseguren; también a nivel municipal.

 

0 CartelesLegislativas2014 RealInstitutoElcano

Carteles de las legislativas de 2014; foto Real Instituto Elcano

 

 

49% candidatas solo 13% mujeres cabeza de lista

Para constituir los consejos municipales de esas 350 comunas municipales del país, la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE)  presidida por Mohamed Tlili Mansri, ha validado 2.067 listas y más de 57.000 candidatos y candidatas, un 75% menores de 45 años; 1.060 van en partidos, 157 son coaliciones y 850 se presentan como independientes. Este 2018 hay 18 listas presididas por personas en situación de discapacidad de las cuales 13 son hombres y 5 mujeres.

Con los datos incluyendo a las mujeres: 52% de todas las candidaturas tienen menos de 35 años y las mujeres son el 49%. Este porcentaje no difiere mucho de las legislativas de 2014 pues las candidaturas femeninas ya fueron el 47%. El progreso lo ha constituido la jefatura de la lista: son un 30%, (13% en 2014), según datos del ISIE recogidos por el semanario Jeune Afrique, pero aún falla en la paridad horizontal.

 

Cobertura mediática sexista

Las críticas también se han producido respecto a la cobertura mediática de las candidatas que aparecieron inmediatamente después del inicio de la campaña. Y se repite el esquema clásico de todas las geografías cuando las mujeres acceden a la política: se debate sobre su apariencia y sus opciones de vestuario y no sobre los contenidos de sus propuestas.

En Túnez eso se concreta, además, en focalizar si lleva velo o su apariencia y también se la interpela por sus costumbres y no por el programa que plantea debido a  la existencia de partidos islamistas. E incluso, en ocasiones, se las intenta ridiculizar con insultos sexistes.

 

0 2018 tunecina1 LidiaVilalta

A la derecha la periodista tunecin Ben B. Amini. Foto Lídia Vilalta

 

 

Queda pendiente la igualdad en la herencia

Pero las tunecinas no están satisfechas todavía porque quedan flecos pendientes. El más importante, según explicaba a La Independent la periodista tunecina Ben B. Amini en el Foro Social Mundial de Brasil en marzo, es “conseguir la plena igualdad con los hombres con respecto a la herencia y sucesiones. Porque las niñas y las mujeres reciben menos que sus hermanos o hijos y están privadas de determinados derechos a la propiedad”. Esto se debe a  la institución tradicional del habous la legislación musulmana relativa a la propiedad de la tierra en muchos países del Magreb.

Otra cuestión pendiente se refiere a la  libertad de las mujeres para elegir pareja, pues ellas no pueden casarse con un hombre no musulmán y ellos sí. Para resolver estas desigualdades legales, en 2017 y el día 13 de agosto, fecha de la instaurada Fiesta Nacional de la Mujer, el presidente Béji Caïd Essebsi (BCE) creó la Colibe (Commission des libertés individuelles et de l’égalitéencargada de elaborar las propuestas para reformar el Código del Status Personal (CSP), en vigor desde 1957.

 

 

0 Khadija T. Moalla Linkedin

Khadija T. Moalla_Linkedin

 

 

Revisión del Código del Status Personal

El líder de la independencia de Túnez, el presidente Habib Burguiba promulgó en 1956 el Código del Status Personal (CSP) que se apoyaba en la real emancipación de la mujer para revitalizar toda la sociedad y cuidó que los preceptos religiosos se separaran claramente del sistema jurídico para respetar los derechos de las mujeres. Eso dio a las tunecinas “más de veinte años antes que la ONU adoptara la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación hacia la mujer) en 1979, un avance inmenso sobre muchas mujeres, no sólo árabes o africanas, sino del mundo entero”, afirma la jurista tunecina Khadija T. Moalla, experta en Derecho Internacional, Derechos Humanos y Derechos de las mujeres.

La Colibe está presidida por una mujer, la diputada Bochra Belhaj Hmida pero,para evitar cualquier instrumentalización política durante la campaña electoral de estas municipales, esta Comisión no presentará su Informe hasta Junio. Porque el debate sobre la igualdad en la herencia “ha suscitado mucha oposición, en particular por parte de los religiosos y los partidos fundamentalistas que estiman es contrario a los preceptos de la sharia”,  explica Frida Dahmani, corresponsal en Túnez del semanario Jeune Afrique.

 

 

0 fotoGlobedia

Libertad, democracia y laicidad

 

Conflicto entre laicidad e interpretación religiosa

Esta periodista señala que, de un lado están quienes reclaman la igualdad en la sucesión en nombre de los Derechos Humanos suscritos en la Constitución de 2014, en el sentido que “Túnez es un Estado civil (donde) los ciudadanos y las ciudadanas son iguales en derecho y en deberes (e) iguales ante la ley sin discriminación”. En el otro lado, se sitúan los que, en palabras de la misma Ley fundamental, rescatan que “Túnez es un Estado libre… el Islam es su religión… y el Estado protege la religión (y) se compromete a preservar lo sagrado y prevenir cualquier daño al mismo”, lo cual, para esta interpretación, da pie a mantener desigualdades.

De modo que se ha abierto un difícil conflicto entre la laicidad y la interpretación religiosa de las leyes civiles. Por eso, Khadija T. Moalla que, como abogada ha sido consultora del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) para los Derechos Humanos en África durante más de 10 años, reclama que se abra un “debate sereno y constructivo sobre la  laïcitat” .

 

0 Samir-Amin biografias.Wiki

 Samir Amin.BiografiasWiki

 

Mejorar las iniciativas vanguardistas de 1956

Para esta defensora internacional de los derechos de las mujeres, es imprescindible porque “sólo con la inclusión del laicismo y la secularidad en la Ley y el derecho se puede garantizar la democracia, el respecto a la diversidad, la igualdad de la ciudadanía, cualquiera que sea su religión y consecuentemente su desarrollo”. Y si esto no se abordó en “las iniciativas vanguardistas de 1956”, pues el contexto de entonces no lo permitía, Moalla concluye que ahora, “en 2018, nada podría justificar” esta ausencia.

“Las mujeres no lo tienen fácil” decía en Barcelona el pasado jueves el reconocido economista egipcio, Samir Amin  quien calificó las ‘primaveras árabes’ de ejemplo “trágico y grandioso, sobretodo en Egipto”, pero que a pesar de que “no han cambiado el sistema, sí han cambiado a la población”. Y en uno de sus últimos libros sobre el futuro de las Revoluciones árabes habla del “apego a la democracia de muchos segmentos de la población tunecina y algún sindicato, pero afirma que “los progresos democráticos se deben en gran medida a los combates de las mujeres”. Y también para él, “esta ventaja incontestable es el fruto de lo que Burguiba sembró en su época a favor de los derechos de las mujeres”.

También deberán seguirse las elecciones legislativas libanesas de este domingo, las primeras en nueve años y, por vez primera, con candidatas mujeres y con decenas de participantes de la sociedad civil de forma independiente y no con partidos seculares, como es habitual. Hay casi 600 candidaturas para cubrir los 128 escaños del Parlamento.