No será un 8 de marzo cualquiera

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Opinión - Opinión: Economía y Empleo


Àngels Pujol

 

OPINIÓN

El próximo jueves es 8 de marzo, día internacional de las mujeres, un día para reivindicar y celebrar las luchas de todas.

 

Ciertamente, no será un 8 de marzo cualquiera.

Después de muchas meses de trabajo, reuniones y coordinaciones...llegará el día de la jornada de huelga internacional para reivindicar y hacer visibles las desigualdades y opresiones que sufrimos las mujeres de todas partes. Motivos los tenemos todos.

Podría hacer huelga porque las condiciones laborales han empeorado y hemos perdido derechos laborales. Actualmente hay explotación laboral en nuestro país (sólo hay que hablar con las kellys), y es habitual que con una jornada laboral completa no tengas los suficientes ingresos para sobrevivir y hacer frente a los gastos cotidianos básicos.

Y todo elevado al cuadrado si hablamos de mujeres, con o sin hijas e hijos o personas adultas a cargo, cuando encima cobramos un 25% menos que los hombres, y aún más, si hemos llegado de otras tierras, tengamos o no el papel administrativo que toca.

El desmantelamiento de los servicios públicos básicos, sanidad, educación y prestaciones sociales, conlleva más presión sobre las mujeres que somos las que continuamos sosteniendo la cotidianidad entera (dejamos trabajos remunerados o pedimos reducciones de jornada para poder cuidar de las niñas y niños que no tienen beca comedor, plazas en guarderías, las personas mayores sin plaza en  residencias ni centros de día, o asumiendo la no atención médica cuando sea necesario por carencia de plazas, listas de espera interminables... etc), nos hacemos cargo de la mayoría de los trabajos de cuidados que sostienen el sistema de reproducción social a expensas de nuestro tiempo (laboral remunerado, tiempo libre, etc) y nuestra salud presente y futura (porque tampoco cotizamos lo  suficiente).

También podría hacer huelga de consumo y solidarizarme con las estudiantes....

Y haré huelga. Pero, y por encima de todo, haré huelga porque este año pensaba que estaríamos celebrando el proceso constituyente para hacer la república catalana, pero de momento, nos encontramos llenando las plazas de nuestros pueblos y ciudades cada lunes exigiendo libertad y democracia, ante la vulneración de derechos fundamentales que vivimos fruto del abuso de derecho del estado español. Y sí, llega el 8 de marzo, y no puedo dejar de recordar a Maria Mercè Marçal y Montserrat Abelló (que ya no están con nosotras), ni a Neus Català ni a la estimada Maria Olivares...ni puedo dejar de pensar en compañeros y compañeras represaliadas, encarceladas, exiliadas, encausadas, heridas, ni en la preocupación por sus familias. Y si, tampoco puedo dejar de pensar en las personas encerradas en prisión preventiva, injusta, desproporcionada...y todo esto es una muestra más de la violencia patriarcal que todas rechazamos.

Pensaba que me encontraria entre reuniones y debates en las plazas de tantos lugares para construir un país nuevo que garantice una vida digna para todo el mundo, que supere el franquismo y el régimen actual (que también) pero que fundamentalmente superara el patriarcado, porque sólo así nos aseguraremos una república mejor para todas y todos.

Querría estar dibujando una república que se fundamente en la justicia social, la equidad de género, el sostenimiento del planeta y el respeto por los derechos humanos (individuales y col·lectivos), que ponga en el centro la vida a las personas por delante de la deuda y de las cuentas de resultados de las grandes empresas. Una república en la que tan importante sea la calidad democrática cómo el  bien-estar de las personas. Una República solidaria con aquellas que huyen de su tierra para sobrevivir y comprometida con la libertad de todos los pueblos. Una República que no tolere los feminicidios y ponga todos los medios para parar las violencias patriarcales, de raíz...

No nos queda otra salida que construir la república sumando al mayor número de mujeres, porque sólo así tendremos posibilidades de hacer efectiva la revolución feminista.

Cómo ya hice el 3 de octubre y el 8 de noviembre, este 8 de marzo haré huelga. Y con las compañeras de la sectorial de Mujeres de la ANC nos repartiremos en las manifestaciones del 8 de marzo, en Barcelona, Reus, Girona y Tarragona, gritando muy alto que Hacemos huelga y Hacemos República y exigimos la libertad para todas y todos! Porque a pesar de todo, Somos República y levantaremos la república!.

Aquí tenéis el Manifiesto que hemos hecho para este 8 de marzo 2018 donde decimos que: "Como feministas siempre hemos defendido que un pueblo no puede ser libre si las mujeres del país no lo son, y hoy más que nunca, decimos que nosotras no lo somos si nuestro pueblo no es libre".

Viva el 8 de marzo!.

#llibertatpresospolítics