“Las mujeres podemos cambiar el Islam. Europa nos necesita”

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Religión - Espiritualidad - Islam

 

Malika Hamidi

Malika Hamidi foto: www.facebook.com

 

Algeriana, francesa, musulmana, y feminista: estas son las identidades de Malika Hamidi, de 41 años y madre de tres hijos. Asesora del Parlamento Europeo en tema de religiones mundiales, y directora del European Muslim Network, un grupo de reflexión que propone una relectura del Coràn en clave feminista, dando relieve a su mensaje de igualdad entre hombres y mujeres.

 

 La cuestión de género se ha vuelto un tema importante en el mundo islámico sobre todo desde las últimas dos décadas.

“Nosotras las musulmanas”, afirma, “tenemos el desafío de poner en relación los dos mundos a los que pertenecemos, produciendo una simbiosis entre los valores religiosos musulmanes y los valores civiles europeos (legalidad, respeto de la dignidad humana, justicia social).

Entre las actividades màs relevantes realizadas por Malika Hamidi hay una campaña contra los matrimonios forzados ( 2008), la organización de un debate entre eurodiputados y organizaciones musulmanas belgas, y la publicación de un libro “Feminismos islámicos”, en francés. Pero, como es previsible, el suyo no es un camino sobre ruedas.

“Cuanto màs se profundiza un debate, es cuanto màs salen las resistencias de un lado y otro”, avisa.

“Los medios franceses han ignorado la campaña contra los matrimonios forzados, o los encuentros que hemos realizado con las madres de los jihadistas directos a Siria. Los poderes públicos conocen perfectamente la propaganda salafista que se da en muchas mesquitas, lo hemos denunciado varias veces, pero el Estado ha preferido una política de laissez faire. Ademàs, nuestras asociaciones luchan sin dinero, mientras la galaxia jihaidista està superfinanciada”, reflexiona en varios artículos y conferencias.

Hamidi cree que la creciente islamofobia en Europa se debe a al hecho que los musulmanes, anteriormente acomplejados, ahora hablan en voz alta, y eso da miedo. Pero los musulmanes son parte integrante de la sociedad europea, sostiene. Y està emergiendo una burguesìa islámica femenina que lucha dentro de la comunidad musulmana y en la sociedad civil de igual a igual. Por un lado desafìando el Islam retrògrado, por el otro el feminismo laico, dando una gran importancia a la espiritualidad, y protagonizando la tercera ola de feminismo francés. Hace diez años, según la activista, había mucha resistencia de las mujeres musulmanas hacia ellas, por temor al infierno, mientras ahora se han visto miles de jóvenes mujeres en las plazas de las primaveras árabes.

Hamidi reconoce inspirarse en el pensamiento de Tariq Ramadan, un volcánico y controvertido filòsofo suizo de origen epgicio, (siendo el nieto del fundador de los Hermanos Musulmanes, Hasan el Banna, asesinado en 1949), activo en universidades occidentales como en un Centro de investigación en Qatar, y considerado durante varios años por el Foreign Policy de Estados Unidos uno de los cien intelectuales màs influentes en el mundo del siglo XXI. Ramadan afirma la importancia del contexto histórico en la interpretación de los textos religiosos. Fueron los sabios (ulamas), en los primeros tres siglos del Islam. quienes marcaron la diferencia entre “Islam” y “enemigos”, pero es una denominación variable, no sustancial.

Ademàs es necesaria una reforma radical del Islam, como afirma en una veintena de libros: los musulmanes deben salir del victimismo, no simplemente para adaptarse a la modernidad, sino participando de forma activa y responsables en la transformaciòn del mundo para que sea màs humano y vivible para todos y todas. Por lo pronto, lanzò un llamado internacional para cesar los castigos corporales, la lapidación y la pena de muerte en el mundo islámico. En lo que a las mujeres se refiere, dice que no le compete a èl, sino a ellas, ofrecer respuestas adecuadas a su condición de musulmanas, invitàndolas a ser ciudadanas activas.