Entrevista a Laura Zurbriggen

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Salud - Salud sexual y reproductiva

 

Laura Zurbriggen

Laura Zurbriggen

Este fue el primer año que se hizo un taller sobre uso seguro de Misoprostol en el Encuentro Nacional de Mujeres de Argentina. Laura Zurbriggen, integrante de Socorro Rosa de Córdoba, parte de la red Socorristas en Red, y que lleva años militando por la legalización del aborto, fue una de las talleristas. Cuenta para la Independent cómo se fue conformando el Socorro Rosa, una militancia que salva vidas.

 

¿Cuántos años hace que participan de los encuentros nacionales?

Venimos siempre participando como parte de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y este año decidimos hacer una apuesta más fuerte. Vinimos detrás de una bandera que dice "Socorristas en red. Feministas que abortamos". Y estuvimos participando en los talleres de estrategias donde propusimos a la comisión organizadora un taller exclusivo sobre uso seguro de Misoprostol. No pudo darse y lo que hicimos fue participar en dos talleres y ahí trabajar el uso seguro de Misoprostol. Estuvo bien, interesante. Hubo compañeras de Tucumán que quieren empezar a organizarse y nos preguntaban mucho, porque tienen miedo. Y nosotras les explicábamos que para llegar dónde estamos hoy hemos tenido un largo proceso. Y muchas cosas las hemos ido incorporando en el camino pensando colectivamente. También fue todo un debate interno el lema "feministas que abortamos" porque pensamos que había que sacar la palabra aborto del clóset.
A este encuentro vinimos con muchísimo material sobre las socorristas en red y estuvimos repartiendo en todos los talleres más de 10.000 afiches y volantes donde explicamos qué es el Misoprostol y cómo utilizarlo. Y ahí hay un interactivo de 10 pasos de cómo se hace un aborto con pastillas

 

¿Qué es el Socorro Rosa?

El socorro Rosa es un grupo de mujeres feministas que forma parte de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Estando en la campaña peleando por la ley, pensando estrategias para que el Congreso piense que las mujeres abortamos y que no lo hagamos en la clandestinidad, muchas mujeres se nos acercaban y nos decían: "Yo tengo el problema ahora y lo necesito resolver". Algunas compañeras fuimos pensando que había que acompañar esos procesos también. El libro de las compañeras lesbianas feministas por la descriminalización del aborto "Más información, menos riesgos", que recoge toda la información de la Organización Mundial de la Salud de cómo abortar con Misoprostol, nos ayudó a pensar que nosotras también podíamos acompañar a mujeres en procesos de abortos. Veíamos que cada grupo comenzó a organizarse en su territorio. Y cada vez que había plenaria de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, las que acompañamos en concreto algunos procesos de mujeres, empezamos a pensar que nos teníamos que juntar en el medio de la Campaña. Cada una contaba su experiencia de cómo acompañaba en su territorio. Y así fue como nace la red de las socorristas. El socorro Rosa se llama así porque en los años 60 y 70, las feministas francesas, italianas y de Estados Unidos mientras peleaban por la ley también hacían acompañamiento a mujeres.

 

¿De dónde surge el nombre Socorro Rosa?

En Francia se llamaban a sí, también estaba el grupo "Maternidad lila", en Argentina las compañeras del oeste tienen una línea que se llama "Rosa de escucha"...

 

Una de esas experiencias francesas es contada en la película documental "Ella tiene los ojos muy abiertos".

Sí, y esto nos ayudó a pensar que otras ya lo hicieron y que nosotras no somos ni las únicas ni las primeras, sino que recuperamos esos saberes y esas experiencias. Ahora nos surge mucho la discusión qué hacemos y qué no hacemos si no sale la ley. En esa película se refleja muy bien que las mujeres cuando tuvieron la ley se dividieron porque algunas pensaron que la lucha ya había finalizado, y otras dijeron: "El Estado tiene que garantizar el derecho al aborto pero quedan afuera las inmigrantes, las menores de edad..." Nosotras también nos preguntamos qué va a pasar aquí en Argentina cuando salga la ley. Yo personalmente creo que tendremos que hacer otro trabajo. Porque si tuviéramos la suerte que el año que viene se aprobara la ley los médicos de los hospitales públicos no están capacitados.
No es lo mismo ser socorrista en Neuquén que en Córdoba o que en Mendoza. Cada provincia tiene un contexto particular. En Córdoba el fallo de la Corte Suprema de Justicia no se está cumpliendo.

 

 

Laura Zurbriggen2

 

 

¿Cuéntanos sobre ese fallo, qué dictamina y cómo se dio?

El fallo dice que sólo con una declaración jurada de la mujer de que fue violada ya le tienen que practicar el aborto sin necesidad denuncia. En Córdoba una o organización, "El portal de Belén" presentó un recurso de amparo y un juez del Opus Dei, le dio validez a ese amparo. Entonces el artículo que dice que con sólo la denuncia se puede practicar el aborto no se está cumpliendo en esa ciudad. En la región de Mendoza el Misoprostol ni siquiera se consigue, no lo venden en ninguna farmacia. En Neuquén sí se cumple esta resolución porque las compañeras activistas han logrado la forma de encontrarse con los médicos, han tenido talleres, han charlado con ellos, han encontrado formas de organizarse.

El Misoprostol, que es el nombre genérico de la droga, se usa para problemas gástricos. Produce contracciones uterinas. Hay todo un protocolo que nosotras hemos armado, estudiado, que lo hemos organizado primero de una forma y después de otra, de manera que sea fácil y cualquier mujer lo pueda leer y entender.

 

¿Cuál es la ley que regula el aborto?

Es el artículo 86 del Código Penal de la Nación y dice que hay tres causales: violación, malformación, y riesgo de vida para la mujer. Lo que ocurre en Argentina es que cuando una mujer llega un hospital y dice: "Tengo una enfermedad, estoy embarazada y quiero abortar", las y los médicos la judicializan. Entonces, la Corte Suprema de Justicia, a raíz de un caso que fue conocido como MRL dio un fallo que resolvía: "Déjense de joder, no tienen que judicializar los casos". Y sacó el artículo donde dictamina que sólo con la declaración jurada ya se puede practicar el aborto. Ese caso había sido por la violación de una niña menor con cierta discapacidad mental, que no había querido denunciar a su violador por tratarse de un familiar. En Buenos Aires, en el hospital Fernández, unas médicas denunciaron a una mujer que se había practicado un aborto. Sigue habiendo trabas por más que la ley diga otra cosa.

Nosotras les hacemos llenar una ficha con varias preguntas a todos los casos que acompañamos, porque decimos que eso es evidencia también y es seguir pensando porqué el aborto sigue siendo ilegal, sacar la idea de que todas las adolescentes abortan, porque no es así. Vemos que muchas veces se llega a un proceso de aborto porque falla un método anticonceptivo. No es solamente porque sean unas irresponsables. Nos sirve para pensar porqué el aborto es ilegal y también qué otras cosas serán necesarias cuando sea legal.

 

¿La resolución de la Corte te hace pensar que haya una predisposición institucional a aprobar una nueva ley del aborto?

Yo creo que sí. Pero creo personalmente, que es este gobierno el que está poniendo la traba. Vemos políticos que son nombrados para jefaturas y que son fundamentalistas religiosos. No sé cómo se va a resolver este tema, se ve verde y los médicos tienen mucho miedo. En todos los países donde el aborto se legalizó fue porque hubo una lucha conjunta entre el sector salud y las feministas. Y acá estamos recién empezando a ver algunos médicos que se acercan.

 

Sí, pero el año pasado en la última sesión del Congreso entró la propuesta de ley a debate

Si, pero ahora con la reforma del código civil y comercial que se va a tratar en el Senado y que habla de la vida desde la concepción. ¿Qué nos dice esto? Que no le interesa al gobierno debatir. Porque una diputada del Frente para la Victoria (partido de gobierno) fue la que puso esta cláusula y se aceptó.

 

Como Socorro Rosa ¿están en todo el país?

Estamos en varias provincias. Y cada grupo tiene una forma distinta de encontrarse con las mujeres y de llevar adelante el proceso. Se trabaja de forma autónoma en función de cada contexto. Las fichas que se llenan también son diferentes. Nosotras preguntamos mucho sobre qué anticonceptivos utilizan, después del proceso les pedimos que se hagan un control, nos volvemos a encontrar con ellas...

 

¿Qué datos manejan? ¿Cuántas mujeres se realizan abortos con Misoprostol?

De enero a septiembre habíamos acompañado 81 casos, supongo que ahora llevamos más de 100. Y es el mínimo porque hay muchas mujeres que no vienen al Socorro, hay otras que se practican abortos con otros métodos.

 

¿No tienen cifras a nivel nacional?

No, pero el año que viene en marzo vamos a tener un encuentro de socorristas en red va a ser en Neuquén y vamos a ver qué hacemos con toda esta información.

Cuando se conformaron como socorro Rosa en Córdoba, ¿ya eran un grupo de militancia feminista?
No. Algunas ya estábamos en la campaña por el derecho al aborto, había una médica que ya venía haciendo acompañando, otra era socióloga y había investigado mucho sobre este tema. Otra tenía un marido que tenía una farmacia, y cuando fue a la presentación del libro se acercó.
El grupo de Córdoba es bien heterogéneo porque venimos de distintos espacios de militancia. Tuvimos unas reuniones, compramos una línea de teléfono...

 

¿Atienden por teléfono?

Primero por teléfono y pautamos un lugar de encuentro. Todas las compañeras que formamos parte de socorristas en red nos juntamos con las mujeres, charlamos con ellas, llenamos la ficha, tenemos un instructivo y le decimos cómo lo tiene que usar, las ayudamos a conseguir el Misoprostol, que no es tan fácil, y después hacemos el control post.