Tratar bien a nuestros mayores

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Violencias - Violencia de familia


2012 fue el Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional. Ya estamos en 2013 y aun arrastramos demasiados problemas en relación al trato que nuestra sociedad da a la gente mayor. Los malos tratos, por ejemplo. Es difícil tener cifras fiables de esta lacra. A menudo, los perjudicados por estos malos tratos no los denuncian por miedo a agravarlos.

Por eso, es fundamental que todas y todos nos concienciemos de la necesidad de denunciar estos malos tratos, sean físicos, psicológicos, sexuales, económicos, de negligencia o abandono. Los indicadores que nos los pueden evidenciar son heridas, contusiones, fracturas, quemaduras, moratones en la piel, angustia, ansiedad, tristeza, confusión, insomnio, cambio de hábitos, mal humor, mala imagen corporal, soledad, suciedad en el domicilio.

Esta denuncia puede hacerse a la Fiscalía, a la policía o a los servicios sociales correspondientes. En unos momentos en que las administraciones públicas aflojan en la defensa de los derechos de los ciudadanos, incluidos los de nuestros mayores, tenemos que esforzarnos para estar al lado de los más débiles. La gente mayor es frágil y, a menudo, está indefensa ante todo tipo de malos tratos.

Tenemos que luchar para que las administraciones públicas cumplan su deber con la ciudadanía, conscientes de que la calidad de una sociedad está, en buena medida, en la forma como trata i respeta a sus mayores.