viernes 14 junio 2024

viernes 14 junio 2024

Violencias masculinas

 

José Ángel Lozoya

 

 

OPINIÓN

Comprender la relación que existe entre la masculinidad y la violencia es vital para entender laviolencia machista y abordar la deconstrucción de la masculinidad

 

No soy un pacifista de los de toda la vida, me hice hombre en la lucha contra el franquismo convencido de que se podía hacer la paz con la guerra, y de que era heroico darlo todo por la felicidad de los demás. La edad, la paternidad y el feminismo me han ido convenciendo de que han de existir otras formas de cambiar la realidad.

Estamos tan acostumbrados a asociar la violencia de género con la violencia contra las mujeres que nos cuesta ver lamarca de género en las violencias cotidianas, pese a saber que tenemos muchas más posibilidades de ser agredidos por un hombre que por una mujer, y no damos importancia al hecho de que la mayoría de los protagonistas directos de las peleas en colegios, campos de fútbol, incidentes de tráfico, sitios de copas o protestas sean hombres.

Desde la noche de los tiempos los varones hemos sido los ejecutores y por ello víctimas de la violencia. La virilidad ha sido inseparable de la heroicidad y de la guerra hasta el punto de que, para algunos, arriesgar la vida (el mandato del héroe) tiene más valor que crearla, protegerla o cuidarla (comportamientos atribuidos a las mujeres). La violencia sigue siendo el argumento decisivo en la resolución de todo tipo de conflictos, aunque se presente como no deseada y se responsabilice de la misma a quien sufre sus consecuencias.

A los varones nos socializan en violencias de género, poco o nada sutiles, que nos bloquean ciertas capacidades porconsiderarlas femeninas. La misoginia y la homofobia son quizás las violencias más reconocibles, pero hay también otras muchomás complejas y difusas; por ejemplo, el autocontrol al que permanentemente nos sometemos de una u otra forma todos los hombres para que no parezca que somos lo que se supone que no debemos ser (débil, homosexual, femenino…). Son violencias sutiles que tienen un impacto incuestionable sobre la libertad y la felicidad.

La virilidad circula por la senda sutil del poder. Máscaras, arquetipos y modas nos presentan al hombre de éxito, rico y poderoso, sin honor ni pudor (un atleta dopado, una estrella de rock o un friki de la computación), que con su rebeldía nos recuerda a los solitarios cowboys. Puede que la virilidad haya perdido su carácter monolítico pero ha ganado profundidad.

Mientras se use el castigo para educar, los niños aprenderán que es un recurso eficaz para imponer el propio punto de vista, someter la voluntad del otro y corregir su conducta. Si además se les dice que es un gran honor defender heroicamente a su país, al tiempo que se les enseña a ser fuertes y valientes, a no llorar, a negar el miedo y la vulnerabilidad, a buscar emociones fuertes, a afirmar su ego frente al miedo al riesgo y a la muerte… la violencia seguirá siendo central en la resolución de conflictos, e ir a la guerra seguirá siendo la manifestación definitiva de la masculinidad: Siria, Irak, Ucrania…

Hoy los modelos masculinos son menos violentos y machistas, pero la guerra, el homicidio, el crimen y el delito siguen siendo fenómenos muy mayoritariamente masculinos y la simbología del heroísmo se mantiene en sus metáforas: el cine de acción y el aura de heroicidad que el deporte otorga a los triunfadores. Por supuesto que existen hombres muy pacíficos, y también es cierto que se está incrementando el número de mujeres que recurren a la violencia, pero estadísticamente su representatividad sigue estando en torno al diez por ciento.

La cultura, la masculinidad y el entorno no atenúan la responsabilidad individual de quien emplea la violencia. A pesar de esta influencia medioambiental la mayoría los chicos se comportan civilizadamente, y las chicas que crecen en los mismos ambientes la usan diez veces menos. Pero necesitamos las gafas de género ante toda violencia ejercida mayoritariamente por los hombres, sobre todo si cuenta con aliento social y afirma la sensación de virilidad de quien la usa, sea contra otros o contra sí mismo.

La violencia la usa quien puede para obtener lo que desea, si no le supone un coste excesivo. Las víctimas más frecuentes de la violencia son las mujeres, los menores, los ancianos, los grupos étnicos, los inmigrantes, los toxicómanos y los débiles; pero su legitimidad se pone en cuestión a medida que se rechazan las jerarquías (clasismo, racismo, xenofobia, sexismo, machismo uhomofobia) y las diferencias superficiales.

Empezamos a ver como violencias de género las agresiones que sufren algunos hombres (violaciones sexuales en prisión, prostitución forzada, ataques a personas o grupos de homosexuales, bisexuales y transgéneros), pero la mujer es la principal víctima de las desigualdades de género. Debemos replantear el contrato social sin dejar de profundizar en el análisis de las consecuencias de la socialización masculina, y promover un cambio radical ante la violencia: que los comportamientos violentos se perciban como aberración ocasional, y la corresponsabilidad en el cuidado se convierta en lo habitual.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Picture of Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.
Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

Resolución 1325 A

El Drama de las refugiadas y la 1325

Un tema de permanente preocupación por estos días tiene que ver con los refugiados...

Argentina: Histórico fallo de aborto, una conquista basada en la ley vigente

La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJ) dio a conocer el pasado martes...

PRODUCCIÓN: 1325 Exposición (Israel Palestina)

1325. Al principio fue la Palabra (Israel y Palestina)Mujeres para la resolución pacífica de conflictos...