jueves 25 abril 2024

jueves 25 abril 2024

mujeres

Compartir

Madres feministas con hijos intentando crear “hombres nuevos”

    

mujeres

Crear “hombres nuevos” con quienes construir un mundo mas justo y armonioso es el propósito de las 18 mujeres feministas que han contado su experiencia educativa, con 12 de sus hijos, a dos intelectuales feministas, Patrizia Romito y Caterina Grego, que lo recogieron y publicaron en el libro “Madri (femministe) e figli (maschi)”.

Se trata de una investigación que no pretende generalizar, sino poner en evidencia luces y sombras, esfuerzos, desafíos y logros conseguidos experimentando un nuevo modelo de relación madre-hijo. Las protagonistas, que viven en Canadá, Francia e Italia, son mujeres comprometidas con el feminismo, han fundado Centros antiviolencia en su ciudad o han vivido en una granja, han escrito Enciclopedias de mujeres, o participado en una comuna. Tienen casi siempre compañeros respetuosos, que cuando hay separación, siguen como buenos padres, y en general mantienen buenas relaciones con ellos

 

?Como han tratado de criar a sus hijos varones, como “hombres nuevos”? ?, Preguntan las investigadoras

Estimulando dialogo y respeto, desalentando actitudes violentas, oponiéndose a los roles estereotipados, proponiéndoles también juegos considerados femeninos, rechazando “servirlos”, insistiendo para que participasen en las tareas domesticas y cuidasen de si mismos, responden  a las feministas. Cuando crecían, han tratado de ponerse metas mas ambiciosas, como que respetasen a las mujeres, sin volverse gallitos machistas, o que participasen en luchas sociales y políticas que ellas consideran vitales en su vida, como el mismo feminismo, y pusieran atención a las injusticias en el mundo.


El riesgo, en este modelo educativo contracorriente, es formar chicos demasiado diferentes de sus compañeros, con el resultado de aislarlos en una sociedad todavía patriarcal. Pueden sentirse en desventaja, por ejemplo, cuando se enfrentan a episodios de bullismo, o también mas impreparados en la estrategia de “abordaje firme” practicado con éxito por los mas decididos de sus amigos en el cortejo adolescencial. Sobre todo porque muchas chicas viven una contradicción, queriendo hombres sensibles y gentiles, y a la vez “machos” y súper viriles, mientras otras se siguen adhierendo al modelo “Barbie”, atentas a trucos, vestidos y seducción, como lo mas importante en la vida.

Sin embargo la mayoría de los hijos entrevistados reconoce la importancia de los valores vividos en familia, y consideran que les ha facilitado la relación con las chicas y las mujeres.
Cuando se hacen adultos, en general estos “nuevos” varones no tienen actitudes machistas, son atentos a las necesidades de la pareja, escogen vivir con mujeres fuertes y asertivas.

Todo esto es solo fruto del esfuerzo educativo de la madre o es importante también el contexto sociocultural en que crecen? Se han preguntado las investigadoras.


De hecho, los ambientes de proveniencia de las entrevistadas presentan diferencias significativas. En Québec, Canadá, el feminismo tiene legitimidad social, y aun cuando las protagonistas provienen de familias tradicionalistas, han escogido un compañero muy abierto y maduro, y la familia no pone obstáculos. Así, el proceso educativo resulta fluido, y los hijos varones, ahora jóvenes adultos, reconocen la positiva influencia del mensaje feminista en su vida personal y profesional, y las madres pueden sentirse totalmente satisfechas. En cambio, en las entrevistas a las mujeres italianas o francesas, se puede percibir cierta sensación de cansancio, por tener que ir contracorriente, en familias donde padres y madres, suegros y suegras, y maridos, siguen transmitiendo modelos y mensajes tradicionales.

En especial, una mujer italiana, Caterina, expresa amargura observando en su hijo Pietro un obstinado cuanto inconsciente machismo. En cambio, para èl, es la madre “excesivamente indignada” y obsesiva, en fin, una verdadera “hinchapelotas”….Entre las mujeres contracorrientes francesas, solo Martin, el hijo de una feminista lesbiana radical, se siente “feminista”, a pesar de no haber participado en ninguna de las luchas de la madre Jaqueline. Otra mujer entrevistada, Anne, rechaza “estar a servicio” de su hijo, y le impone respetarla como “persona”, y no tratarla como “mamà”.

La diferencia de los contextos de los tres países se evidencia en el Gap (Gender gap index) que sintetiza la distancia entre las posiciones sociales de hombres y mujeres: Canadá se sitúa en el 21 lugar, Francia en el 57, Italia en 80, precediendo solo Hungría, Grecia y Albania (en primera posición esta Islandia, en la ultima Yemen). En Canadá son económicamente activas el 61% de las mujeres, en Francia el 49%, en Italia el 37%, mientras los hombres italianos son, con los portugueses, los que con dividen menos de la media del OCDE las tareas domésticas.En Francia, donde ha nacido el “feminismo materialista” (análisis de la condición de las mujeres y de las relaciones de dominación del patriarcado), según las autoras hay cierta resistencia a admitir que todavía existe una “cuestión femenina”, que las mujeres no tengan los mismos derechos que los hombres, y hay una difundida creencia que, a diferencia que en otros paises, las relaciones entre hombres y mujeres francesas sean mas caracterizadas por la seducción que por la violencia (sin embargo los datos sobre la violencia contra las mujeres no son inferiores a las cifras de los países vecinos).

En cuanto a Italia, según las autoras, el Bel País sigue bastante dominado por el “mito de la Mamà”, en una óptica de conservación del patriarcado; la influencia de la Iglesia es todavía fuerte, hay políticos machista y homo fóbicos, y los editores no publican los clásicos del feminismo internacional. No hay personajes masculinos públicos claramente pro-feministas, a quienes los chicos puedan inspirarse, y la corriente dominante en el feminismo es la de la “diferencia sexual”, que valora las diferencias entre hombres y mujeres, más que cuestionarlas.

Si en pasado mujeres valiosas, como artistas, científicas o militantes políticas han sido históricamente ignoradas, con el berlusconismo las mujeres (o mejor dicho su cuerpo) se han hecho hasta demasiado visibles como “carne fresca” televisiva o como prostitutas. Esto ha provocado fuertes reacciones en las mujeres como cuando el 14 de febrero del 2011 participaron un millón en un solo día en las plazas, manifestandose por su dignidad. Pero en las últimas elecciones del 2013 en el Parlamento no ha aumentado el porcentaje de mujeres (el 21,27%) sino el de los jóvenes.

Recientemente, hace reflexionar el hecho que en el convulso panorama político italiano, donde el insulto contra los adversarios se ha hecho moneda corriente, (después de haber sido difundido por el derechista partido de la Lega, ensañándose por ejemplo contra la ministra italo-congolesa Cecile Kyenge), ahora también los progresistas del Movimiento Cinco Estrellas de Grillo lo practiquen  constantemente, sin desdeñar vulgaridades sexistas.

Que un diputado grillino acuse a las parlamentarias del Partido Democrático como personas que han conseguido sus cargos gracias a favores sexuales, o que Beppe Grillo lance en la red una frase: “Qué harías tú en coche con Laura Boldrini?,” (la presidente de la Cámara había interrumpido el debate sobre una ley importante suscitando la indignación de la bancada grillina, ndr.) es un hecho que nos avergüenza profundamente como ciudadanas y mujeres, y nos hace admitir que bajo una superficie de modernidad persista en el país un substrato de machismo, muy duro de eliminar.


Por eso, concluye Patrizia Romito en una reciente presentación del libro en Vicenza, la única arma que tenemos para tratar de frenar el insulto sexista, es no seguir aceptándolos pasivamente. Ni uno más! Hay que protestar de inmediato en la red, en la radio y los mass media. Y por supuesto, en familia hay que seguir con la difícil, lenta y fascinante tarea de criar “hombres nuevos” que tanto necesitan nuestras envejecidas sociedades.

 * “Madri (femministe) e figli (maschi)”, -XL edizioni, 2013.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Amada Santos

Amada Santos

Fotoperiodista i Socióloga. Activista Feminista, Defensora DDHH i Cooperant. Presidenta de la XIDPIC.Cat. Co-coordinadora i Editora de La Independent. Coordinadora Internacional a la RIPVG
Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

Para erradicar la esclavitud: una Guía sobre la trata de mujeres elaborada por las propias supervivientes

  Helga Flamtermesky pensamientofronterizo.wordpress.com Helga Flamtermesky con diversas mujeres que han escapado de la trata,...

“Sola” de Carlota Gurt

  Reseña Se podría decir que el libro “Sola” de Carlota Gurt (editorial Proa en catalán y...

Sindihogar llama a afiliarse a trabajadoras del hogar para defender sus derechos

Es, dicen, en Cataluña, el primer sindicato creado y dirigido por mujeres y enfocado principalmente...