jueves 22 febrero 2024

jueves 22 febrero 2024

Un 40 por ciento de niñas y mujeres con discapacidad son víctimas de alguna forma de violencia

La Independent/Moncomunicació ha entrevistado a Ana Peláez Narváez, Presidenta del Comité de Mujeres del Forum Europeo de la Discapacidad


En la Unión Europea existen aproximadamente 40 millones de niñas y mujeres con discapacidad de las cuales más del 40% sufre o ha sufrido alguna forma de violencia. Ellas se enfrentan a una discriminación múltiple, frecuentemente desconocida e invisible, que se traduce en la práctica en una verdadera vulneración constante de derechos y libertades fundamentales

 

Su problemàtica es: niveles educativos más bajos, menor actividad laboral y puestos de trabajo peor remunerados, capacidad económica precaria, dependencia de terceros o instituciones, acceso limitado a los servicios de salud y maternidad, privación de derechos sexuales y reproductivos, falta de acceso a servicios y programas comunitarios disponibles, mayor riesgo de sufrir violencia y abusos, así como escasa o nula participación en los procesos de toma de decisiones para cuestiones que les atañen directamente.

Dicha situación aún se agrava más en las niñas y mujeres con discapacidad en el medio rural, migrantes, severamente afectadas o, incluso, las que son víctimas de violencia de género. Así, según datos emitidos por COCEMFE, “más del 80% de las mujeres con discapacidad ha sufrido violencia en algún momento de su vida y tienen un riesgo de sufrir violencia sexual cuatro veces mayor que el resto de las mujeres”.

Particularmente vulnerables

Algunos grupos de mujeres, como son las mujeres pertenecientes a minorías, las mujeres inmigrantes, las mujeres recluidas en instituciones o detenidas, las niñas, las niñas y mujeres con discapacidad, las mujeres mayores, las refugiadas y las mujeres en situaciones de conflicto armado, son particularmente vulnerables a la violencia. “Por lo tanto, el diseño, desarrollo y evaluación de un marco político de la nueva estrategia de la UE integral e inclusivo para combatir la violencia contra las mujeres debe tener en cuenta no sólo la perspectiva de género sino también la gran diversidad de factores que conforman y fortalecen las experiencias de las mujeres, y de los hombres, en materia de discriminación y violencia; en particular en materia de raza, origen étnico, clase, edad, orientación sexual, discapacidad, nacionalidad, religión y cultura”, nos dice Ana Peláez Narváez, Presidenta del Comité de Mujeres del Foro Europeo de la Discapacidad y Miembro de la Junta Directiva del Lobby Europeo de Mujeres.

Añade Ana Peláez que se sabe que las niñas y mujeres con discapacidad pueden sufrir actos de violencia de maneras particulares, cometidos en sus hogares o en instituciones por miembros de la familia, por personas encargadas de su cuidado o por extraños. Muchas mujeres con discapacidad dependen de su agresor para sus cuidados diarios o incluso su supervivencia. Esta situación hace que sea todavía más difícil para ellas denunciar las agresiones. Además, no tienen la independencia económica necesaria para vivir de forma autónoma, estando obligadas a permanecer con su agresor. Mención especial merecen las mujeres que viven en instituciones por ser particularmente vulnerables a este tipo de violencia.


 

Las políticas de género deberían “visibilizar”   la discapacidad”


Actualmente los grupos políticos, los organismos de igualdad y la sociedad en general son cada vez más conscientes de la existencia de la violencia de género, por lo que se ha aumentado los programas dirigidos a informar, asesorar y proteger a quienes la han sufrido. “Sin embargo, dichos programas no han tenido en cuenta las peculiaridades que presentan las mujeres con discapacidad, convirtiéndose en inaccesibles para ellas. En general, podemos decir que las políticas de género invisibilizan la discapacidad y las políticas de discapacidad olvidan el género, perpetuando la situación de discriminación múltiple e invisibilidad de las niñas y mujeres con discapacidad”, continúa Ana Peláez.

Ante esta situación ¿qué debería hacerse?-, le preguntamos

El reto fundamental – responde-, es tomar medidas para transversalizar la discapacidad en las políticas, programas y medidas que se desarrollen para eliminar la violencia de género. Faltan programas específicos para mujeres con discapacidad

 

  ¿Cuáles son las principales causas de la violencia contra las niñas y mujeres con discapacidad?

A mi juicio está estrechamente ligada a dos factores clave: La percepción social de que los hombres y mujeres no son iguales, lo que supone una dominación social y física de los hombres hacia las mujeres y la percepción social de la discapacidad ligada a la imagen social que de ella se tiene, así como a las explicaciones, en ocasiones irracionales, que se han esgrimido para explicar o justificar abusos sexuales perpetrados contra ellas. Muchas niñas y mujeres con discapacidad experimentan explotación, violencia y abuso en el hogar o en otros lugares. Esta violencia incluye la violación, la esterilización forzada, el aborto coercitivo y el tratamiento involuntario. Las mujeres que viven en instituciones son particularmente vulnerables a este tipo de violencia. La exclusión y aislamiento en escuelas separadas o en instituciones residenciales y la falta de ayudas a la movilidad o dispositivos técnicos, así como la formación necesaria para usarlos aumentan la vulnerabilidad y contribuyen a la impunidad de los actos de violencia.

¿Cuál es la situación a nivel legislativo?

Existe una legislación discriminatoria que no reconoce la autonomía y capacidad legal de las personas con discapacidad, por ejemplo la legislación que autoriza la tutela de adultos o el confinamiento en instituciones , aumenta su vulnerabilidad a la violencia y la impunidad de estos actos. Dicha legislación forma parte de la violencia sistemática ejercida contra las niñas y mujeres con discapacidad, particularmente de las mujeres con discapacidad psicosocial o intelectual y de las mujeres mayores. 

¿Cómo podría combatirse la violencia contra las niñas y mujeres con discapacidad?

Desde mi punto de vista es imprescindible abordar la inclusión de la prevención, lucha y eliminación de la violencia de género contra las niñas y mujeres con discapacidad en todas sus formas en la nueva estrategia política de la Unión Europea para combatir la violencia contra las mujeres. Se hace necesario trabajar en diferentes áreas para obtener un enfoque integral. En ese sentido, desde el Foro Europeo de la Discapacidad y el Lobby Europeo de Mujeres recomendamos la consideración de una serie de acciones dirigidas al entorno comunitario, en materia de investigación, en la atención directa a niñas y mujeres con discapacidad, así como en materia de legislación. 

 


¿Podría citarme alguna de estas acciones?

Apertura de líneas presupuestarias para desarrollar proyectos y creación de una red de apoyo a las mujeres con discapacidad que sufren violencia de género; cursos de formación para la prevención de la violencia de género a niñas y mujeres con discapacidad; elaboración de estudios que den a conocer la realidad de la esterilización de las personas con discapacidad en Europa, con perspectiva de género, edad y tipo de discapacidad, facilitando estadísticas exactas sobre la esterilización forzada y terapéutica; puesta en marcha de medidas de sensibilización, información y formación dirigidas tanto a las familias de las niñas y mujeres con discapacidad más vulnerables al riesgo de esterilización forzada como a los profesionales –especialmente de la medicina y de la judicatura- para que escuchen a las niñas y mujeres con discapacidad en los procesos de investigación; revisión de la legislación impulsada por la UE y sus estados miembros para garantizar la no discriminación; revisión de la normativa legal que consiente la esterilización forzada o el aborto coercitivo, abordando las cuestiones relativas al “consentimiento informado” y a la “capacidad legal” de las personas con discapacidad para que sus derechos fundamentales no puedan verse vulnerados,

En conclusión….

Es necesario que, de una vez por todas – nos dice Ana Peláez-, las políticas de discapacidad incorporen de manera natural y permanente los asuntos de género, así como que las de género lo hagan en relación con la discapacidad. Sólo así estaremos asegurando la verdadera igualdad y no discriminación de estas niñas y mujeres.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.
Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

“Els mitjans de comunicació teniu un paper decisiu per preservar la igualtat de gènere, és a dir la democràcia, amb els defensors i defensores dels lectors”, diu Leire Pajín

Aquesta afirmació ha estat feta per la ministra de Sanitat, Política Social i Igualtat en...

Treva permanent d’ETA

Davant d’aquesta notícia, les paraules de dues comunicadores de la Xarxa Internacional de Periodistes amb...

El CPC condemna l’assassinat de dues periodistes mexicanes

El Col·legi de Periodistes de Catalunya lamenta i condemna l’assassinat de les periodistes mexicanes Marcela...