lunes 26 febrero 2024

lunes 26 febrero 2024

Mujeres por el control de las armas

alza_tu_voz

La proliferación, el descontrol y el uso de las armas, suponen la pérdida de más de 500.000 vidas humanas al año. Y, cada año, más de 66.000 mujeres y niñas son asesinadas con armas de fuego, y millones de ellas sufren traumas, son intimidadas, esclavizadas, asaltadas y violadas a punta de pistola. 

No existe ninguna regulación internacional que controle la compra venta de armas convencionales. En cambio sí que se exige a cualquier otro producto en las transacciones internacionales. 

Por el mundo circulan 800 millones de armas convencionales y cada año se fabrican 8 millones más. Las transacciones de segunda mano son aún más altas y todo esto ocurre sin ninguna regulación internacional. Muchas de estas armas caen en manos de grupos o personas que cometen crímenes de guerra, homicidios, torturas y otras violaciones de derechos humanos. Sin ningún tipo de control, abusan de las armas los ejércitos en conflicto, las empresas de seguridad o las bandas criminales. Y, en el top ventas, España ocupa la séptima posición entre los suministradores mundiales de armamento.

Actualmente hay en el mundo una treintena de conflictos armados. Las causas de estos conflictos y de las diversas situaciones de violencia que se manifiestan por todas partes son complejas y diversas. Ahora bien, la proliferación incontrolada de armas agrava enormemente las consecuencias. Y así, un millar de personas mueren cada día por disparos de armas de fuego y muchas otras resultan heridas de gravedad. Pero la epidemia global de la violencia armada no afecta a mujeres y hombres de la misma manera: los hombres son la gran mayoría de víctimas directas de la violencia armada y también son mayoritariamente los agresores, mientras que las mujeres la sufren de forma desproporcionada, ya que no acostumbran a comprar, tener ni utilizar armas.
 
Actualmente la violencia sexual y la intimidación son agresiones que se utilizan como tácticas militares y políticas deliberadas durante la mayoría de los conflictos armados. Para acabarlo de empeorar, el volumen de las transferencias internacionales de armas no deja de aumentar de forma vertiginosa. Y todo por la falta de control del comercio mundial de armas. Es evidente que se necesita un tratado que controle este mortífero comercio.
 
ansaY también es evidente que es necesario enfrentarse a la violencia armada hacia las mujeres. Por este motivo, en el 2001 se creó la Red de Mujeres de IANSA (International Action Network on Small Arms), única red internacional centrada en las conexiones entre género, derechos de las mujeres, violencia armada y armas ligeras (armes que pueden llevar y utilizar una o dos personas, como pistolas, fusiles de asalto, metralletas o lanza granadas). Las miembras de la red trabajan para erradicar la violencia armada en el ámbito doméstico, en las calles y en los campos de batalla. Se amparan en la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para potenciar la participación de las mujeres en los procesos de desarme y en el desarrollo de políticas sobre armas ligeras. Se aseguran de que los intereses de las mujeres queden reflejados en estas políticas y luchan por romper el vínculo entre violencia y masculinidad.

Además, esta Red trabaja de lo lindo para mostrar al mundo que si bien las mujeres son a menudo las principales víctimas de los conflictos armados, no son sólo víctimas pasivas de la violencia armada, sino que, por encima de todo, son supervivientes: muchas mujeres y colectivos han hecho y hacen importantes aportaciones por la paz y la transformación social por medio de acciones noviolentas como la resistencia pacífica, la desobediencia civil, la disidencia y la participación crítica. Es justo y necesario reconocer la importante tarea que realizan millares de mujeres de todo el mundo para erradicar la violencia armada.

Desde hace más de una década la campaña Armas Bajo Control (ABC), formada por Organizaciones No Gubernamentales, junto con muchas otras entidades de la sociedad civil y gobiernos sensibles con el tema, trabaja denunciando los efectos negativos de la proliferación y el uso ilegal de las armas convencionales y buscar soluciones a esta lacra. La Red de Mujeres de IANSA está especialmente activa en la campaña.

Como resultado de la tarea de denuncia, en octubre de 2008 tuvo lugar una decisión histórica: el Primer Comité de las Naciones Unidas, reunido en Nueva York, aprobó que se iniciara el proceso para valorar la posibilidad de crear un Tratado de Comercio de Armas (TCA). Desde aquel momento, se previeron cuatro reuniones preparatorias y, finalmente, la Conferencia sobre el TCA que tendrá lugar en julio de este año.

Desde Cataluña, la Fundació per la Pau, miembro de IANSA, Intermon Oxfam y Amnistia Internacional, las tres miembras de la coalición ABC, trabajan para influir en el contenido del texto y conseguir un tratado robusto que prohíba la venta de armas a países en guerra, a dictaduras y allá dónde se violen los derechos humanos.

Sabemos que la sociedad civil organizada es capaz de conseguir grandes logros y avances en el mundo del desarme, como lo fue en el 2008 la aprobación del Tratado Internacional de Prohibición de las Bombas de Racimo o, en el ámbito estatal, la aprobación de la Ley de Comercio de Armas en el 2007. Ahora bien, se tiene que tener en cuenta que el lobby de la industria militar también defiende sus intereses y que debido a los medios económicos de los que dispone, puede lograr ser bastante convincente.

Es por ello que está en marcha la ciberacción Alza tu voz, ¡por el control de las armas! Comienza la cuenta atrás para que empiece la última conferencia internacional en Nueva York y reclamar y conseguir un tratado a prueba de balas. Todavía están pendientes de resolución cuestiones tan importantes como si las armas ligeras y de pequeño calibre se incluirán o no en la regulación, si las municiones estarán también incluidas, o si el tratado será de obligatorio cumplimiento o si por el contrario servirá sólo de simple guía.

Por parte de las organixzaciones ya nombrdas, se esperan dos meses decisivos y con el máximo apoyo ciudadano. Y, sobretodo, es necesaria la solidaridad entre mujeres. Regular el comercio mundial de armas es posible -como defiende* Jordi Armadans, director de la Fundació per la Pau- pero, sobretodo es un deber de responsabilidad: “Sí, claro que es posible. Además de conveniente y necesario, lo que es sustancial es que es perfectamente posible. Tiene que ver con la voluntad política, con el esfuerzo para ponerse de acuerdo y con el valor de abordar un problema complejo pero con la determinación de buscar la mejor solución. Porque, en definitiva, crear un Tratado de Comercio de Armas es un deber de responsabilidad. Un deber de responsabilidad con aquello que hasta ahora hemos hecho mal y con aquello que podemos cambiar a mejor a partir del mes de julio. Y entre las que hemos hecho mal, permitir la proliferación, el descontrol y el mal uso de las armas, con las terribles consecuencias de la pérdida de más de 500.000 vidas humanas al año, es claramente uno de los errores más graves”.

*(Intervención realizada en la sesión de la sociedad civil a los delegados gubernamentales de la 4a Reunión Preparatoria hacia el Tratado sobre Comercio de Armas, en la sede de las Naciones Unidas el pasado 15 de Febrero).

Campaña “Si tú también lo quieres, alza tu voz”

Podéis informaros sobre esta campaña u otros temas de desarme en Armas Bajo Control i Fundació per la Pau

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.
Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

T.Molla_images

14N, la huelga más necesaria de la democracia

OPINIÓN El pasado viernes le comentaba a mi compañera de trabajo que no me he...

México: Más de 3.500 mujeres asesinadas desde que comenzó la pandemia

          Se comete un promedio de 11 feminicidios diarios y, a...

Precipicio de vidrio

Éste es un término recientemente aprendido en las redes donde, debo reconocer, que siga aprendiendo...