domingo 11 junio 2023

domingo 11 junio 2023

LIBERA ERGO SUM, El desafío feminista en el corazón de la política Paestum, Italia

“Soy libre, entonces existo”. Con este lema se han reunido en Paestum, antigua ciudad de la Magna Grecia,  del 4 al 6 de octubre de 2013, 800 mujeres provenientes de toda Italia. “La libertad de poder escoger y desear es una pulsión irrenunciable, es una mirada sobre el mundo, que reivindica cambios: y justamente el feminismo es esa brisa que nos transfiere, con el deseo, hacia otros lugares, otras realidades imaginarias”.

 

Feminisme Paestum

 

 

Así se lee en el manifiesto del Encuentro, el segundo que se reúne en Paestum después del”Primumvivere” del 2012, en que participaron 1000 mujeres reanudando un discurso comenzado casi cuarenta años atrás.
Ahora, ¿de qué libertad podemos hablar cuando la situación de emergencia económica en la que vivimos, conprecarización del trabajo, recortes a los servicios esenciales, incluyendo los centros antiviolencia, reconduce atrás, a formas de dependencia y chantajes a mujeres (y no sólo) que se creían superados? Por eso, este llamado al segundo Encuentro nace de la urgencia de buscar e intercambiar alternativas, no solo reactualizando las prácticas políticas que históricamente pertenecen al feminismo, sino imaginar nuevas posibilidades.

¿Cuáles son las prácticas feministas? Se preguntan las mujeres más jóvenes, muy numerosas en Paestum, la mayoría estudiantes del Sur. “El partir de la experiencia personal, pues lo personal es político”, se responde. Esto fue un descubrimiento de las feministas americanas, allá por los años Sesenta, una década clave en que salieron a la calle los movimientos para los derechos civiles. Unas cien mujeres (las New York Radical Women) protestaron en el septiembre del ’68contra la elección de miss América “eligiendo” como Miss una oveja, y botando sostenes y maquillaje en la basura. La “autoconciencia”, el descubrimiento, juntos con otras mujeres, de cómo una vive o es obligada a vivir la condición femenina, fue el punto de partida hacia la búsqueda de nuevas maneras de vivir roles familiares y sociales. También las modalidades de hacer política fueron diferentes a las políticas tradicionales: las feministas se ponían en grupo, con objetivos inmediatos que trataban de alcanzar. Después del mayo parisino, la revolución parecía a la vuelta de la esquina. Sin saber que la más importante revolución del siglo XX fue justamentela revolución feminista, según el historiador Eric Hobsbawm.

En Italia, con la explosión del movimiento estudiantil del ’68, unas mujeres que se hartaron de su rol de “ángeles del mimeógrafo”, mientras los hombres hacían asambleas interminables y verticalistas, comenzaron a reunirse en grupos en varias ciudades, que aunque autónomos, eran relacionados a partir de la voluntad de hacer cambios. Su presencia pública se expresaba en performances, muestras gráficas, manifestaciones, distribución de folletos. El movimiento feminista consiguió en los años Setenta importantes cambios en la vida de todas las mujeres, como la abertura de consultorios y guarderías públicas, el nuevo código de familia, y la ley sobre el divorcio y laque despenalizaba el aborto, (los dos confirmados por referéndum). En el movimiento había dos ánimas, una, minoritaria, que apostaba a que se reconociera el trabajo femenino en la familia asignándole un salario, la otra que apostaba a diferentes relaciones en todos los ámbitos. No se trataba entonces de simple emancipación, o de alcanzar la paridadde los escaños políticos, para repetir prácticas masculinas de poder, sino redefinir todas las relaciones, en base a la diferencia, a lo específico femenino.Sin la importancia del relacionarse, también experiencias públicas de participación democrática institucionalizadas en los barrios, pueden y de hecho resultaron vacías, como habían previsto las feministas. En los años Ochenta y Noventa el movimiento feminista pareció perder protagonismo en la escena pública, mientras seguían desarrollándose y ampliándose experiencias locales también en redes, como la Bibioteca delle Donne en Boloña, la Librería delle Donne y la Libera Universitá delle Donne en Milán, el centro filosófico Diotima en Verona (con Luisa Muraro), los centros antiviolencia en muchas ciudades, y los “cursos con enfoque de género” comenzaban a aparecer en las universidades.

Poco a poco bajo el dominio político y mediático de Berlusconi la imagen de la mujer se fue despojando de vestidos e inteligencia,mientras los datos de la violencia doméstica, violaciones en los parques, y asesinatos de mujeres se hacían más preocupantes. Hasta que finalmente un día, el 14 de febrero del 2011, un millón de mujeres (con hombres y niñas y niños) salieron a la calle en 230 ciudades, sin haber sido convocadas por ningún partido, (al contrario dejando sus líderes sin protagonismo),bajo el lema “Se non ora, quando?”, (si no ahora, cuando despertaremos?), pidiendo las dimisiones del premier. Y que se recuperara la dignidad de las mujeres, con trabajo y libertad. Fue una revuelta cívica y feminista a la vez.

En Paestum, se han encontrado mujeres que trabajan cotidianamente en grupos, asociaciones o instituciones, en temas como sexualidad, violencia, salud de la mujer, maternidad o no, nuevos derechos, trata de mujeres, cuidado del mundo, reinvención del trabajo y la economía, relaciones sin fronteras con inmigrantes y otras generaciones: y esos fueron justamente los títulos de los laboratorios de discusión.

Muy interesantes las experiencias de redes como Le Cittávicine (Las ciudades vecinas), nacidas desde la historia de “CittáFelice” di Catania, de mujeres que valorando la belleza de su ciudad se oponen a una forma de modernización basada en el cemento, en Nápoles como en Milán o Florencia. Hay muchas experiencias para revitalizar centros históricos, mercados, barrios, espacios mal usados (se trata, como en las relaciones personales, de “prendersi cura”, “cuidar de lo social”: algunas con éxito, otras no. Después de tres años de inútil lucha de decenas de miles de personas contra la nueva gigantesca base militar americana, “caída del cielo” sin ninguna consultación popular en Vicenza, (una ciudad de 150 mil habitantes a 50 km de Venecia), un grupo de mujeres, para salir de la decepción, fundó el grupo “FemminilePlurale”, para seguir reflexionando y actuando en la realidad social también con hombres. La asociación nacional “MaschilePlurale” (“Masculino Plural”) a su vez promueve la reflexión de los hombres sobre las interacciones con las mujeres. Una parte de las feministas se mantienen desconfiadas hacia las instituciones, prefiriendo hacer política de manera autónonoma, mientras otra releva la necesidad de negociar, o estar presentes en ellas, para obtener resultados concretos. Más sugerencias vienen de las redes de cooperativas sociales, bancos éticos, microcréditos etc. “En política, dos somos mucho”, alguien dice recordando una frase de EbeBonafini, la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, testigo de cuanto pueden conseguir las mujeres, aplicando con tenacidad métodos no violentos de lucha.

La comunicación entre generaciones es muy rica, y esto uno de los mayores logros del Encuentro: casi la mitad de las participantes son jóvenes.Un grupo de 14 chicas se declara en “Excitación permanente”, ganas de ser, hacer, realizar. Como en los Foros Sociales, no se pretende llegar a un documento final unívoco, aunque la reciente ley varada por el gobierno Lettacontra la violencia de género y el feminicidio, ha sido generalmente criticada por endurecer las penas de los asesinos pero no apostar suficientemente a la prevención (o sea más como un tema de seguridad que cultural), y tampoco hubo consenso sobre la abolición del reato de clandestinidad para las personas inmigradas.

No hay fórmulas definitivas, sino el continuo experimentar e intercambiar entre personas y realidades sociales. Buscando soluciones más allá de las protestas. Con un aditivo especial: el amor.

 

Feminisme Paestum

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

tere_moll

Liberalismo, clasismo y misogínia

“Yo, Katie”. Renta básica y feminismos

Barcelona: “Memòria en temps de confinament. Maria Salvo, la lluita per la dignitat” / La Independent / Notícies Gènere