viernes 23 febrero 2024

viernes 23 febrero 2024

Compartir

El posmachismo ya está aquí

Miguel Lorente Acosta, delegado del Gobierno español para la violencia de género, explica en un artículo en Pikara Magazine cedido a La Independiente, las estrategias que utiliza el posmachismo para mantener las desigualdades de género y emplaza a ver la igualdad como una deuda histórica.

 

pintada


 

 

 La igualdad no gusta, no hay que darle más vueltas, es así de sencillo. Y no nos gusta por lo que representa y por lo que significa, que no es más que hablar, no sólo como lo hace el artículo 7 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que recoge la “igualdad ante la ley” , sino, sobre todo, hacerlo en torno al artículo 2, que se refiere a la igualdad como principio básico. Y es que no hace falta ser igual ante la ley, sino que debemos serlo, fundamentalmente, antes de la ley. Dejar que la ley resuelva los problemas sobre igualdad es reconocer que nos movemos en la desigualdad.

Las críticas ya no se hacen de manera directa contra la igualdad, pero cuestionan los avances para que no haya una alternativa a la posición histórica. Si nada cambia, todo sigue igual. Es el postmasclisme, la nueva estrategia para conseguir mantener la desigualdad, y es tan exitosa porque juega con los sentimientos de toda la vida y los miedos de la amenaza que representa un nuevo escenario. Aunque ahora nos pueda parecer extraño, la reacción crítica contra la igualdad no es muy diferente de la que surgió cuando se intentó poner fin a los privilegio de sangre, religión, raza … Ahora toca acabar con los privilegio basados en el sexo que, aunque duela o moleste, han sido para los hombres. Y la reacción no tardó en aparecer, con resistencias y rechazo para evitar que se consiga.

Las políticas y medidas para conseguir la igualdad se pueden criticar o, sencillamente, no compartir. Esto no es el problema, y resulta positivo en una democracia. Lo que no es admisible es la manipulación para evitar conseguir el objetivo democrático. Y actualmente se produce una manipulación basada en dos grandes estrategias. Por un lado, se hacen interpretaciones interesadas de la información y los datos existentes. Se compara las absoluciones judiciales con denuncias falsas, la fimosis con la mutilación genital femenina, la violencia ejercida por los hombres con las agresiones realizadas por mujeres … Todo ello, para desvirtuar los argumentos y para decir después de que los estudios institucionales e internacionales son producto de un “complot o conspiración de género”, y que no se admite la discrepancia. Por otro lado, se mezcla todo esto porque la idea de la conspiración parezca más real, y para confundir sobre lo que se quiere conseguir con cada acción, por ejemplo, cuando se ponen en el mismo saco argumental las cuestiones relacionadas con la violencia de género, la custodia compartida, las ayudas laborales o de formación para corregir la desigualdad, los beneficios económicos o la promoción profesional de quien hace uso de estas medidas …

machismo

 

Es cierto que las críticas ya no se hacen de manera directa contra la igualdad, esto ha sido trabajo del machismo tradicional, pero se hacen cuestionando los avances de la igualdad para que no haya una alternativa a la posición histórica. El planteamiento es simple: si nada cambia, todo sigue igual. Es el postmasclisme, la nueva estrategia para mantener la desigualdad, y es tan exitoso porque juega con los sentimientos de toda la vida y los miedos de la “amenaza” que representa un nuevo escenario. Para el postmasclisme, el avance de la igualdad es “ingeniería social”. Sin embargo, la construcción de la desigualdad ha sido “orden natural”; el estudio sobre la desigualdad y la promoción de la igualdad es adoctrinamiento, mientras que mantener y transmitir las ideas tradicionales es educación. El feminismo, que busca la igualdad de hombres y mujeres, es como el machismo, que lo ha negado y, en consecuencia, mejorar las oportunidades de las mujeres es atacar las oportunidades de los hombres. Esta situación demuestra una “actitud paranoica paradójico”, porque cuando se habla de maltratadores sienten que la referencia es común a cualquier hombre, pero cuando se habla de igualdad piensan que sólo se refiere a las mujeres.

No se puede poner el contador de las desigualdades a cero, como si nada hubiera pasado. Lo único que busca el postmasclisme es tiempo, lo que siempre ha tenido. La historia está a su lado si no se analiza de manera crítica, y no renuncian. Es triste reconocerlo, pero todavía hoy no se ha conseguido la igualdad entre hombres y mujeres y, en pleno siglo XXI, las mujeres siguen sufriendo violencia normalizada, minimizada, justificada, negada! … Cobran menos por el mismo trabajo, asumen el trabajo asalariado sin dejar de lado el doméstico, sufren más pobreza, son víctimas del tráfico, esclavizadas y explotadas sexualmente para que los hombres puedan utilizarlas, humillarlas, maltratarlas y violarlas … Aunque todo esto no parece que exista para el postmasclisme, que sólo ve “un ataque del feminismo contra los hombres”, como si acabar con todo esto no fuera una cuestión de justicia, de dignidad y de derechos humanos. Y como si quien históricamente ha reivindicado y luchado por ello (también eran unas feministas radicales las que pidieron el voto para las mujeres) no merecieran el reconocimiento de la sociedad que se beneficia de sus victorias.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

Argentina: El feminismo local no nació de un repollo: la historia de los Encuentros de Mujeres

         El Primer Encuentro Nacional de Mujeres se hizo en la Ciudad...

Ucrania: ‘Las semillas no deben molerse’

Reflexiones sobre la guerra y la conexión entre militarismo y patriarcado, desde el feminismo pacifista

...

ICD: Propera elaboració del Pla de politiques de dones 2012-2015

  FLAIX La presidenta del Consell Nacional de Dones de Catalunya i de l’ICD ha...