sábado 02 marzo 2024

sábado 02 marzo 2024

Gisella Evangelisti ok

“Cuando los molinos de viento son los de la mayor empresa alimentaria en el mundo. El caso Motarjemi-Nestlé”

Gisella Evangelisti ok

OPINIÓN

Cuando Yasmine Motarjemi, brillante investigadora en la OMS, entró a trabajar en la empresa alimentaria más grande del mundo, no se esperaba que diez años después fuera despedida sin preaviso, hundiéndose en la depresión. Pero no todo estaba perdido.

Como es conocido, desde los años setenta varias ONG han acusado la Nestlé de promover de manera agresiva la leche en polvo en países pobres, provocando indirectamente muchas muertes infantiles. Sucesivamente, la empresa recibió críticas por el agua embotellada, por la deforestación provocada por el aceite de palma, o los acuerdos ilegales sobre precios o productos que usan componentes dañinos.

Cuando Yasmine Motarjemi, de origen iraní con estudios en Francia y Suecia, con una gran trayectoria en seguridad alimentaria en varias instituciones internacionales y autora de una enciclopedia sobre el tema, fue invitada en 2000 a trabajar en la Nestlé para “promover mejor la seguridad alimentaria”, como le dijeron, pensaba poder cambiar desde dentro esta multinacional.

Fue un idilio, al comienzo. Y el panorama del lago Lemano y del Monte Blanco desde la ventana de su oficina en Vevey, inmejorable. Sin embargo, cuando comenzó a señalar, como era su deber, algunas irregularidades en la producción de galletas (en Francia), de alimentos para animales (Venezuela), de pasta (Estados Unidos), o leche en polvo, que llevaron a retirarlo en Taiwan y Hong Kong, la actitud de sus supervisores cambió: fue ignorada y humillada, (como expresó después en entrevistas a medios alemanes y suizos).

Cuando le ofrecieron otro encargo, respondió que lo aceptaba si el departamento de seguridad alimentaria reconocía trabajar de forma diferente, lo que le fue negado, y en 2010 fue despedida sin preaviso. Pero en los últimos meses de trabajo había comenzado a recoger documentación comprometedora para la empresa.

Un año después, Motarjemi decidió denunciar la Nestlé. Una decisión por cierto no fácil, más aún siendo mujer y madre soltera. La perspectiva de enfrentarse por años con una empresa dotada de inmensos recursos legales, e con inmensas ventas en todo el mundo, pareció a muchos y a muchas de sus colegas una lucha quijotesca contra los molinos de viento del siglo XXI. Obvio, hubo un gran coste personal.

El calvario legal duró 9 largos años. En el primer juicio le fue reconocido solo el mobbing, mientras en el de segundo grado, en enero del 2020 tres juezas suizas sentenciaron que la profesional iraní tenía que ser compensada por los daños a su carrera profesional y a su salud. De hecho, durante esos años conflictivos Motarjemi había llegado a perder su autoconfianza y a recorrer a medicamentos contra la ansiedad. Además, la ley en Suiza no protege quien informa sobre irregularidades en la producción alimentaria en su propia empresa, y el o la informante se arriesga con la prisión.

¿Valió la pena esta lucha? Una reportera de “Fraud Magazine” le preguntó en 2018. “Me lo pensaría dos veces, antes de rehacerlo”, respondió. Pero después de la sentencia histórica del 2020, que declara a la Nestlé culpable, la sonrisa reaparece por un momento en sus labios, como vemos en una entrevista sobre “Los lanceurs d’alerte”, por Vox Pop Art.

Ahora su misión ha cambiado, pero no ha terminado. En nuestro turbio mundo hay muchos molinos de viento que merecen ser abatidos. Y que a veces pueda lograrlo una mujer, profesional y madre soltera, nos enorgullece mucho. Muchísimo.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.
Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

‘Bar Bahar’: en un mismo mundo

   Foto:www.lafugitiva.es   OPINIÓN Se ha estrenado hace poco Bar Bahar. Entre dos mundos (Israel,...

País Valencià: La exposición fotográfica “Silencio” llega a La Salzadella

La Fundación Isonomia de la Universitat Jaume I, con la colaboración del Ayuntamiento de La...

Sara Lovera

Volem la fi de la supremacia dels homes

OPINIÓ El missatge va ser ben clar. Les senadores van enviar a tota la república...