jueves 18 julio 2024

jueves 18 julio 2024

En Europa más de 500.000 mujeres han sido víctimas de mutilación genital y otras 180.000 podrían sufrirla

Recientemente se ha celebrado en Barcelona la “I Jornada Mutilación Genital Femenina: Reflexiones y retos”, organizada por Metges del Món/Médicos del Mundo, dentro de un programa que destina más de 25.000 euros a la prevención de la mutilación genital femenina en España y que en 2010 atendió un total de 1.117 personas de 23 nacionalidades africanas.


sss

En dicha jornada han participado profesionales de los distintos sistemas de protección social (sanitario, social y educativo, así como mediadores y asociaciones de personas subsaharianas, de Catalunya, Navarra y Aragón) quienes han reflexionado sobre las intervenciones realizadas y debatido nuevas líneas de trabajo. El objetivo es profundizar en la prevención y el abordaje de la mutilación genital para promover un cambio real sobre esta situación.

 

“Yo sufrí la mutilación y no me siento mujer”


“Yo sufrí la mutilación dentro de mí, me falta algo, no me siento mujer…”, expresó sollozando una mediadora, de profesión enfermera. “Y hace poco murió una sobrina mía, desangrada por la hemorragia – continuó-, pero lo más triste es que al año siguiente se practicó la mutilación al resto de las niñas de la familia.”


La mutilación genital femenina (MGF) es un rito ancestral que aún conservan muchas culturas africanas. Más de 135 millones de niñas y mujeres de todo el mundo han sufrido MGF y cada año  2 millones corren el riesgo de sufrirla. Se practica aproximadamente en 40 países. Se lleva a cabo de forma bastante generalizada en Africa (28 países) siendo común en Oriente Medio (Egipto, Omán Yemen, Emiratos Arabes) y en comunidades musulmanas de Sri Lanka, Indonesia, Malasia  y la secta Daudi Bohra de la India. Acto doloroso y vejatorio para las mujeres implica consecuencias fatales para el resto de sus vidas.


Cuatro tipos de ablaciónhhh

En los paíes occidentales esta práctica se considera una violación de los derechos de las mujeres y en ninguna circunstancia se puede justificar basándose en el respeto a las tradiciones culturales o a ceremonias de iniciación. Según la OMS hay cuatro tipos de ablación:


Tipo I: escisión del prepucio con o sin escisión parcial o total del clítoris (sunna)     


Tipo II:escisión del clítoris con escisión total o parcial de los labios menores. (Estos dos primeros tipos representan el 85 % de las prácticas)


Tipo III: escisión total o parcial de los genitales externos y sutura/ estrecha-miento de la apertura vaginal (infibulación, 15% de todas las prácticas) 


Tipo IV: Pinchazos, perforaciones o incisiones en el clítoris o en los labios, cauterización mediante abrasión, cortes en la vagina


 “Negarse es enfrentarse a la autoridad de los ancianos”


 “Negarse a la mutilación es oponerse, enfrentarse a la autoridad de los ancianos. Las redes familiares son extensas y la tradición hace casi imposible denunciar la práctica además, llevarías a tu familia a la cárcel…” -, expresó otra de las asistentes a dicha jornada.


“Como mediadoras tenemos un papel muy importante: saber cómo formar cómo contactamos con la persona a la que tenemos que informa r”, manifestó la mediadora senegalesa Aissatou Gaye.


rrwFátima Djarra, mediadora de Médicos Mundo en Navarra, es una ingeniera civil de Guinea Bissau  que  contacta  con líderes religiosos, busca en registros de asociaciones, servicios sociales y centros educativos  … y hace talleres con mujeres, desarrollando un trabajo de prevención y sensibilización. Les dan cursos sobre enfermedades de transmisión sexual, violencia de género, ley de extranjería, autoestima, clases de castellano, catalán, economía doméstica y encuestas sobre mutilación… “También es muy importante implicar a los hombres, a los maridos. Sería bueno que los imanes nos acompañasen a hablar a muchas casas…”


Es un error relacionar esta práctica con el Islam


“En ningún texto islámico ni en el Corán se recomienda  esta práctica. Les hemos explicado a musulmanas subsaharianas que el Islam dice que el ser humano está formado de barro (materia) y soplo divino (Dios, espíritu) y no tenemos derecho a mutilar… si mi cuerpo es de Dios no puedo mutilarlo. En este sentido agradezco la iniciativa de Médicos del Mundo por la labor que desarrolla…”, así se expresaba Taoufik Cheddadi, islamólogo, sociólogo e Imán de la mezquita de Mataró.


“Pero hay otros imanes que no denuncian o no hacen pública la denuncia de esta práctica”, repuso una pediatra de Girona insistiendo en la necesidad de que todos los líderes colaboren, “los maridos no tienen que limitarse a decir “es cosa de mujeres”, también tienen que participar en los talleres…”


Mutilaciones clandestinas o al viajar las niñas a sus países


Existen muchas ideas erróneas en torno al clítoris y la mutilación: si no estás mutilada no te casarás, no te querrán, elementos higiénicos y estéticos, culturales, espirituales. La postura de la sociedad inmigrante es mutilar. Motivos de la sociedad inmigrante: tradición, aceptación (que no haya rechazo al volver al país), religión, miedo a la comunidad, control de la mujer, control sexual, ignorancia (mantienen la tradición sin saber bien por qué) sumisión.


En comunidades de inmigrantes procedentes de dichos  países se  han producido algunos casos de mutilación, que han  realizado de forma clandestina personas que residen en esas  comunidades o al viajar las niñas al país de origen. Las mutilaciones se hacen en grupo, las realizan parteras, ancianas, curanderas, abuelas…solo en presencia de mujeres. Se lleva a cabo entre los 4 y 14 años y viene observándose que cada vez se hace en niñas más pequeñas, incluso en bebés. El acontecimiento se asocia con festividades y regalos. Sin embargo, las consecuencias son psíquicas (sentimientos de traición, engaño, decepción) físicas: hemorragias, infecciones, incluso puede propagarse el HIV al utilizar el mismo cuchillo para todas las niñas, lesión de órganos, anemias severas, menstruaciones dolorosas, enfermedades psicosomáticas, depresión…


En nuestro país, 6 a 12 años de cárcel para los padres 


Los Derechos Humanos amparan el derecho a la integridad física y psíquica, no sufrir discriminación por razones de género y el derecho a la salud. La MGF es una forma de violencia hacia las mujeres que se halla tipificada en el artículo 149.2 de nuestro Código Penal con penas de 6 a 12 años de prisión que puede ir acompañada de de inhabilitación del ejercicio de la patria potestad, la tutela, etc.


La prevención que promueve  Metges del Món/ Médicos del Mundo implica u n abanico de opciones desde la sensibilización hasta la formación y capacitación de los profesionales. Se han detectado  como factores de riesgo ser mujer de una etnia donde se practique la MFG y el riesgo es inminente cuando van a viajar a su país de origen. En estos casos la actuación de nuestros profesionales implicados en esta labor consiste en detectar a estas niñas y sus familiares, hablar con ellos, realizar una labor de mediación y hacerles asumir un compromiso preventivo.


Compromiso preventivo


Dicho compromiso consiste en la firma de un documento que, más o menos, se ha redactado así: “Me comprometo a cuidar de la salud de las menores de quien soy responsable y evitar su mutilación genital, así como acudir a revisión médica a la vuelta del viaje…”


“Se han dado casos en que dos hermanos, chico y chica, acompañados de sus padres, fueron de vacaciones a su país de origen. El chico regresó, la chica no, nunca… Se supone que su abuela o algún familiar le practicó la ablación del clítoris, pero por temor a la revisión del forense a su regreso ha quedado condenada de por vida a vivir allí. De esta  forma no hay pruebas de su mutilación y sus padres se salvan de ir a la cárcel”, nos dice una pediatra.  


Los profesionales que trabajan en la zona de Granollers   y alrededores ha n detectado este año 59 niñas que querían viajar a su país y  han contactado con sus familias: les han dado billetes de ida y vuelta, los padres han firmado un documento de compromiso preventivo; se ha informado al juzgado de que iban a viajar y el juez ha solicitado una revisión, a su regreso, obligatoria, con el forense. “En este caso la respuesta ha sido satisfactoria, han regresado todas las chicas sin ningún problema, sin ninguna lesión”, nos dice  Lucía Galindo, caporal de los Mossos d’Esquadra, que realiza su labor en la Oficina de Atención a la Víctima en la Regió Policial Metropolitana Nord (Vallés, Maresme, Santa Coloma, Badalona y Sant Adrià).


Todos los profesionales reunidos manifestaron su satisfacción por los logros conseguidos aunque, coincidieron, aún hay mucho camino por recorrer.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

La companyia de teatre Las Poderosas contra la violència de gènere mitjançant obres amb un potent contingut polític

“la paraula és valuosa, ens han ensenyat a estar callades, a no dir res, el...
maribel

Marxen d’arreu per confluir en un altre Madrid

OPINIÓ Aquest cap de setmana molta gent tindrà posat el punt de mira cap a...

Maribel_Igualada

Un tuf a podrit que no s’aguanta per enlloc

OPINIÓ A mesura que passen els dies se’m van aclarint les idees. Primer, en el...