lunes 26 febrero 2024

lunes 26 febrero 2024

10 años sin Anna Politkóvskaia

Politovskaya 1-2

 

OPINION

Anna Politkóvskaya no fue la primera periodista asesinada en Rusia después del final de la Unión Soviética (URSS). El día de su asesinato en Moscú, 7 de octubre del 2006, la lista de muertos de la Fundación Glasnost llegó de 211 nombres.

Nosotros, los organizadores de la reunión conmemorativa en Moscú que se ha hecho en la céntrica plaza Pushkin, hemos estado leyendo los nombres en voz alta, y nos han llevado 40 minutos. En el acto han participado periodistas rusos e internacionales.

De cualquier forma, la muerte de Anna Politkovskaya fue la de la primera periodista rusa, que se convirtió en noticia internacional y que despierta cada año nuevo interés sobre Rusia y los medios de comunicación de nuestro país. Decenas de conferencias internacionales, películas, libros, debates y artículos confeccionados crean una imagen icónica de valor, de dedicación a la profesión y a los derechos humanos de cientos de colegas y público en general en muchos países. Recordando a Ana, hoy recordamos al mismo tiempo a todos los que han pagado con sus vidas para decir la verdad.

De pie en la plaza Pushkin en 2006, creíamos que aquel asesinato sería el último. Estábamos equivocados. Hoy en día el número de profesionales de los medios de comunicación muertos, los que han muerto o desaparecido, es de más de 350 en Rusia. Algunos de ellos perdieron la vida durante los conflictos, en el Cáucaso y en el este de Ucrania. Muchos han muerto lejos de las zonas de conflicto. La mayoría de las tragedias han terminado impunemente.

Según datos de la UNESCO, menos del 10 por ciento de todos los homicidios de periodistas de todo el mundo acabó ante un juez y castigados los responsables, los asesinos materiales e intelectuales. Y Rusia no es una excepción.

La mayoría de los asesinatos de resonancia aún no se investigan adecuadamente. El asesinato de Dmitry Kholodov de Moscovsky Komsomolets en 1994 (en 2014 Tribunal Europeo de Derechos Humanos decidió que la Federación Rusa no proporciona la debida investigación del caso), el de la estrella de la televisión Vlad Lietiev, “Rusia Larrt Rey” en 1995, el de Larisa Yudina de Kalmykya en 1999 (para los periodistas rusos fue el primer icono del periodismo en defensa de los derechos humanos), la extraña muerte de Yuri Xekotxikhin en 2003, también de 16 de los 17 periodistas que murieron en Daguestán y otros. La investigación del asesinato de Politkóvskaya aunque hubo algunas detenciones, el redactor jefe de Novaya Gazeta, Dmitri Muratov, dijo que se sentía decepcionado por ella, y que no tenía ninguna esperanza.

Afortunadamente, los monitores de la Fundación Defensa de la Glasnost y la Unión de Periodistas Rusos (Ruj) no informaron sobre muertes en 2015 y 2016. Pero los ataques a los periodistas, golpes, amenazas y diferentes formas de censura, son una práctica cotidiana.

La cultura de la impunidad (la violencia contra periodistas es ignorada por la policía, los ataques contra periodistas y amenazas no son castigados de forma regular, y la legislación dedicada a proteger a los periodistas que no funciona correctamente) es una verdadera amenaza a la libertad de los medios de comunicación, y el desarrollo democrático del país.

Las recientes regulaciones y concentraciones de medios de comunicación, especialmente desde el 2014, suponen nuevos retos para aquellos que son voces independientes. Como escribió Galina Arapova, directora del Centro de Defensa de los Medios de Comunicación, miembro de la junta de abogados de medios en el Artículo 19 del Código Penal, “todas las leyes recientemente aprobadas crean privilegios adicionales para los medios estatales, en particular la televisión estatal” y, a la vez,”las autoridades hacen un fuerte uso de los recursos administrativos para mantener a la prensa bajo control y pulse la censura alrededor de periodistas y medios de comunicación”. “El Código Penal proporciona una variedad en alrededor de 30 disposiciones que podrían ser utilizados contra los periodistas (desde la difamación criminal y la violación a la privacidad y hasta el discurso de secretos de Estado, el extremismo y el separatismo)”- Arapova añadió. El único artículo, el 144 del Código Penal que se supone es para proteger a los periodistas de acoso – la responsabilidad penal por “obstrucción de las actividades profesionales legítimas de los periodistas” – se utiliza con poca frecuencia.

Los expertos en medios cuentan más de 20 nuevos reglamentos y modificaciones a las leyes diferentes, restringiendo en una u otra manera a los periodistas y los medios de trabajo, y que han pasado por el Parlamento desde 2014. Muchos de ellos se contradicen y nunca han sido adecuadamente discutidos con la comunidad profesional y expertos. La aplicación de la legislación actual es también un problema, frente a los medios por el mal uso de la legislación, en primer lugar, de la ley anti-extremismo, así como la regulación restrictiva de Internet supone también un problema. Algunas leyes introducen duras sanciones que pueden suponer el cierre de la salida de los medios de comunicación, al igual que la ley que prohíbe el uso de lenguaje obsceno en los medios de comunicación, que sólo conduce a multas yuxtapuestas en los medios. Pero también es posible el bloqueo de la web o el cierre del medio de comunicación. La reciente iniciativa llamada “ley Yarovaya” (introducida por MP Yarovaya) exige un control total sobre Internet (los expertos dicen que es imposible debido a razones técnicas y financieras).

No es exagerado decir que las nuevas restricciones para los medios de comunicación (así como para las ONG) están estrechamente relacionados con las sanciones anti-rusas. Son obvias las reacciones en relación a las tensiones políticas y son muy perjudiciales para la libertad de expresión y de la sociedad civil en Rusia.

Sombras de la nueva Guerra Fría que son cada vez más oscuras, y dañan el medio ambiente medios de comunicación. Los principales medios producen anti-occidental y la propaganda anti-estadounidense como respuesta a la propaganda anti-ruso y la presentación de amplia difusión de Rusia como nuevo “Imperio del Mal”. Muchos periodistas tienen miedo de luchar contra la propaganda y no quieren correr el riesgo de ir a sus puestos de trabajo. La autocensura es muy fuerte, especialmente durante la crisis de los recortes de la industria y de trabajo.

De todos modos, el panorama de los medios rusos no es un desierto, y muchas compañías de medios de comunicación independientes e interesante aún producen contenidos y estrategias innovadoras interesantes, tanto en la gestión e investigación, valor, compromiso con la misión periodista, los derechos humanos y justicia. Es una lástima que su experiencia no sea conocida en el extranjero.

Los medios rusos están pasando por una crisis; una crisis económica que dificulta el espacio para la diversidad, y muchas voces independientes no podrían sobrevivir, buscando los medios impresos refugio en Internet, muchos de los cuales han sido cerrados. La falta de transparencia del mercado y la dominación del Estado en la industria de los medios, el monopolio en la distribución, pequeño y dependiente del mercado anuncios estatales es también un problema.

Pero hoy en día el principal problema es la falta de solidaridad profesional entre los actores de los medios de comunicación, la debilidad de la solidaridad entre los periodistas y la falta de conciencia en el público en general en la importancia del periodismo independiente como su propio negocio y el bien público.
El público ruso es pasivo, las elecciones recientes lo demostraron claramente.

El aumento de la conciencia en el periodismo como un bien público y de negocios de todo el mundo, y el desarrollo de la solidaridad profesional podría ser la principal herramienta para superar la cultura de la impunidad y la presión sobre la libertad de los medios.

La Unión de Periodistas Rusa (Ruj) trata de desarrollar esta conciencia. El 7 de octubre la Ruj presentó un evento para conservar la memoria, “Life in Second”, basada en textos de Politkóvskaya y Xekotxinkhin, preparado por los jóvenes actores, del Club de Periodistas de Moscú.

Es importante que los jóvenes presten atención a aquellos que murieron por decir la verdad. Son nuestra esperanza. Esperan que autores intelectuales del asesinato de Anna y los demás estarán fuera del Tribunal. Que los periodistas no se enfrenten más a la violencia y las amenazas. También deseo que los lectores rusos apoyen el desarrollo general de medios de comunicación libres y responsables.

10 años después del asesinato de Anna es momento muy difícil para los medios de comunicación rusos y periodistas rusos. Y es importante ser honesto y darse cuenta de que el futuro depende de nosotros también.

Nuestra profesión es la profesión de elección todos los días. Es importante recordar. Es importante hacer visible el periodismo ruso y sus voces independientes a la audiencia internacional. Será también nuestro homenaje a Anna.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

Aliança contra les violències

Escrit a una “bombacha” Publicat en castellà a Comunicar Igualdad Enmig d’un sol aclaparador, molta...

Cataluña: El lenguaje sexista de cada día en los medios de comunicación / La Independent / Noticias género

El día 29 de noviembre el diario El Periódico de Catalunya publicaba en sus páginas...

Calala la realitat d’un somni / La Independent / Noticies Gènere

        Aquest divendres 13 de desembre, de 20 a 23h. al Centre Cultural...