viernes 29 septiembre 2023

viernes 29 septiembre 2023

Compartir

Un verano con Manojo de realidades de Ma. Àngels Viladot

Este manojo de realidades que suceden a algunas mujeres, nos lo ofrece esta articulista de La Independent, que es Ma. Àngels Viladot, acercándonos este verano a la parte alta de la ciudad en el Upper Diagonal y a varios lugares de veraneo de playa y montaña como pueden ser Calella de Palafrugell y Gelida, y, cómo no, a las Islas Baleares. También a través de relatos que suceden en viajes por la península ibérica, el mediterráneo o la siempre deseada ciudad de París.

Viladot nos ofrece en esta ocasión una obra de breves narraciones literarias en castellano, organizadas en dos partes. La primera autobiográfica y si no lo fuera, se le acerca mucho (por amistades, familiares o conocimientos) y la segunda, que seguramente también tienen que ver los pensamientos y los saberes de la autora, pero quizás pueden ser más alejadas de sus vivencias.

Historias apasionadas y divertidas, a veces duras y traumáticas, con un final sorprendente de un humor especial, casi siempre. Sin moralizar, a veces tal y como manan y a veces bien acolchadas.

En la primera parte, se encontrará en consecuencia el uso de la primera persona y muchos recuerdos de las distintas etapas vitales de la escritora, descritas con tanta veracidad que lectoras y lectores podrán hallarse en ellas, hayan o no vivido esos años y ambientes. En la segunda parte, el uso común es el de la tercera persona y quizás los relatos son más imaginativos. Sin embargo, citando el prólogo de Jaume Ribera siempre estará leyendo “la voz de una escritora comprometida con las causas de la igualdad, de género y social, y las ideas progresistas”.

Empezando la primera parte de relatos nos encontramos con La Carbonera, con aventuras y fechorías de la infancia, cuando niñas y niños se quedan sin vigilancia. Nos sitúa en los hogares de la burguesía catalana en pleno franquismo, donde vivía también el servicio. El relato describe la vida familiar y de las cuidadoras envuelta en la realidad mediática del Consultorio de Elena Francis y del Diario hablado de Radio Nacional de España.

Raquel nos lleva directamente a las muertes infantiles de la poliomielitis, que como las de la meningitis se llevaron a hermanitas y hermanitos.

Olor a paja mojada con orinas de vaca, nos describe el pueblo de Gelida tal y como fue, su funicular, los viñedos de L’Alt Penedès, la vida en el pueblo, el veraneo barcelonés en casa de familiares y amistades. El gozo de las vacaciones y también el primer susto de chica preadolescente ante la violencia sexual grupal de los chicos. O en el mismo lugar, el encontronazo con la primera muerte brutal, de accidente de campo, una vida segada, la iglesia que llega a todos los rincones, que se cuela por las vidas, las costumbres y las mentes, el cementerio que ya no se olvida en El armatoste.

En Demasiado inocente, iremos al cine a ver a Ben-Hur, escucharemos la música del Dúo dinámico y comeremos chocolatinas Nestlé. Pero también viviremos lo que desgraciadamente ha pasado a tantas chicas, el exhibicionismo y la persecución sexual en la plaza, en la calle o en la escalera. El alivio de la que encuentra socorro y la tristeza de quien imaginas víctima.

La vida familiar con las comidas tradicionales, la gran nevada, las celebraciones de la Fira de Santa Llucia, la Misa del Gallo, las comidas de Navidad y San Esteban y los Reyes Magos. Las tradiciones, conciertos y villancicos y canciones populares que llevan a una historia antigua, del tiempo de la guerra, cuando había familias que escondían curas. Una aventura en una casa con habitación secreta tras una pared falsa en Cómo los siete de Blyton.

El recuerdo de la primera sensación de deseo en la adolescencia, mediante la fotografía antigua de Miguel. Y la concreción con El detonante, donde el grupo del pueblo lo es todo y se inician los bailes ansiosos, el pulso acelerado, las manos que se tocan, el miedo y la felicidad a la vez en las boîtes, en los parques y en los caminos oscuros.

La preciosa geografía de Calella de Palafrugell, el impacto del mar, la libertad, los días de ensueño de agua y música cortados de golpe por la vida que escapa de un chico vecino ahogado en el mar, en La barca de Caronte.

En El Pelirrojo, iremos a la Catalunya Nord, a Perpinyà a ver las películas prohibidas por el franquismo y haremos también un viaje casi iniciático de aventuras atravesando la península y Marruecos y llegando a Argelia. El deseo de otro, el diferente a tu compañero, la atracción y los mejores recuerdos que siempre permanecen en la memoria.

El enamoramiento consolidado, el compañero, la pareja y el primer viaje importante, La madriguera nos conducirá hacia la sorprendente Estambul, Anatolia y Capadocia con todo el peso de la historia, de las personas que habitaron sus ciudades hormigueros.

Saber de la muerte de un hijo de una mujer querida, que le cambia la vida y se lleva toda su alegría en El desgarro, donde describe un accidente en la masía.

La siempre eterna ciudad de París una vez más, ahora en las llamas que bailan y bailan en la Notre Dame de Quasimodo, Víctor Hugo, Pablo Picasso, Robert Doisneau y Christo envolviendo lo que resta de la catedral.

Volveremos a la familia, ahora con un hermano, con Mi esquizo. La crueldad de la enfermedad, los calvarios de delirios, las descargas de electrodos. El sufrimiento de quienes le rodean que, sin embargo, les hace ser mejores personas.

Y para terminar esta primera parte de los relatos, saber reírte de ti misma en El despropósito, reírte de tu apariencia y de tu falta de habilidades.

En la segunda parte, también encontramos situaciones de violencia machista en La sacudida decisiva, una narración renovada de un relato ya publicado en otro libro de la autora, que aquí toma mayor relevancia y profundidad. El saber y poder decir No y ya es suficiente. La ayuda de la amistad y de la belleza oportuna de Menorca nos acompañarán en esta estancia en la isla junto a La Donna é Mobile, George Moustaki, Joan Baez, e hippies de la Cala Coves.

El monstruo de los celos, del machismo y de la violencia de género en La escopeta de caza, donse, aunque sea por una vez, y en el relato, se permite libarar a la víctima antes de que se suicide el culpable.

Problemas relacionales en El espejo con un secreto familiar que como las muñecas rusas aún esconde otro, ¡ay! con algunas relaciones madre-hija. En Lucifer, narra un suceso escalofriante real ocurrido hace muchos años en la otra punta del mundo, donde la maldad de una hija hacia la madre que no siente ni escrúpulos ni arrepentimiento, te deja sin respiración. Y relaciones también difíciles en la amistad entre mujeres en Mi amiga Roma. Las verdades jamás dichas, las palabras falsas.

En un relato largo, el trauma de la guerra, el exilio forcado, la orfandad y el sentimiento de impostor por sobrevivir a La guerra en La Rosaleda. El choque entre la belleza, la calma, el buen vivir de algunas personas y la no vida de quien lo ha perdido todo y no sabe cómo hacerlo para sobrevivir.

La reproducción del machismo en algunas mujeres que ostentan poder, pero también la sororidad entre otras en la narración ¿Y ahora qué hago? Podría pasar en cualquier área de un jefe de servicio de cualquier Dirección General de un Departamento de la Generalitat de Catalunya, por ejemplo. Y ya jugándose la vida la sororidad otra vez que permite irse de casa, dejar al monstruo machista, conseguir la orden de alejamiento y el primer suspiro de descanso. El calvario del divorcio y llegar hasta el momento en el que olvidas que siempre querías tirarte al vacío, aunque permanecerá el recuerdo e tal pensamiento El cuchillo imaginario, que piensas que podrías haber usado en verdad la primera vez que te humilló o pegó.

El desconsuelo y la soledad de la viudedad en El Duelo. Las conversaciones que se convierten en diálogos imaginados o simplemente monólogos. También el vacío y la soledad en La soledad en el parque, que ¿acaso será buenamente rota por un affaire especial? Viuda y vivir sola y la risa para no llorar en La risa. Las sorpresas que te traen los amores acabados, pero no liquidados en El salto, y de paso esquiaremos por los Alpes suizos.

Los parajes que en un par de horas pueden ser desbastados por una tromba de agua, tal y como ha sucedido con las riadas y cauces de ríos anegados en nuestro país, llevándose a cientos de personas de barrios humildes, en el relato En el otro lado del Club de golf. La belleza perdida.

Y el humor y el cambio como protagonista en Qué, chiquitín, ¡echándote una siesta?, en Me aburro, Por fin el silencio o en El sofrito.

Cerrando esta segunda parte y el libro, Viladot ha colocado la narración Hogueras de amor en Chicago, donde ciertamente haremos un recorrido por los lugares más vivos y los personajes famosos de esta ciudad, llena también de citas literarias, musicales, teatrales y de artes plásticas. Una narración en clave cinematográfica de local de moda en llamaradas, atracción a primera vista, emociones y sentimientos, el amor o no.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

Carme Porta Abad

Las mujeres construimos, ¿se construye con nosotras?

    OPINIÓN Los últimos tres meses han sido muy movidos en la política, las...

Nos ha dejado Sabine Weiss, la fotógrafa de la luz y la ternura

Sabine Weiss en el transcurso de sus paseos con su cámara, supo traducir las emociones...

25 N ELECCIONS CATALANES i 25N DIA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLÈNCIA VERS LES DONES

No hay traducción disponible   25 N ELECCIONS CATALANES   Programas. Elecciones catalanas 2012 Artículos....