martes 16 julio 2024

martes 16 julio 2024

feminismo mini2

Feminismo y pandemia (IV). El bienestar antes que el PIB

 

feminismo mini2

El Instituto de la Mujer y el Centro de Estudios de Género de la UNED dentro del Curso ‘El feminismo tras la pandemia’ eligieron a Amaia Pérez Orozco, Doctora en Economía Internacional para hablar sobre el bienestar.

 

 

Amaia Pérez Orozco Justa Revolta wikipedia

Foto Justa Revolta / wikipedia

 

Bajo el título “El bienestar antes de que el PIB: agenda feminista para el Ministerio de Economía”, Amaia Pérez Orozco,  que es Doctora en Economía Internacional, integrante de la “Colectiva XXK Feminismos, pensamiento y acción”, activista social, feminista, y profesora en economía aplicada y sostenibilidad de la vida, está claro que la crisis viene de antes, que es sistémica, y que nos encontramos en un colapso ecológico y socioeconómico. Para esta profesora la responsabilidad es colectiva, de lo contrario cada vez las vidas serán menos importantes.

“La situación es preocupante y de urgencia. Hay un reclamo feminista, que se pongan las vidas en el centro, pero no puede ser un eslogan sin contenido. Es desde los feminismos que hay que dotarlo de contenido, todas juntas, ya que se necesita la inteligencia colectiva en diálogo horizontal”, afirmó. La economista habló desde las aportaciones del Norte global, donde se ha construido y reside con mirada global, pero habló también de España y de sus políticas públicas y manifestó su creencia en que el cambio necesario supera ya las políticas publicas. Este cambio no puede ser dirigido sólo por el Ministerio de Economía ya que desborda sus fronteras en un ámbito más amplio.

Se trata, a su juicio de “políticas de transición para un momento excepción, no de economía de guerra sino de economía de colapso”. De ahí la urgencia. Se debe conseguir salir de la disyuntiva reforma o revolución, escoger entre los parques de alquiler público o la construcción especulativa, por ejemplo. La crisis social conlleva la precariedad y por tanto una inseguridad generalizada. Es por eso que los mecanismos del sistema deben ser para resolver estas necesidades, por ejemplo “en tiempos de urgencia es necesario que se redistribuya pero que a la vez avanzemos en mejorar el medio ambiente”. Propone instaurar Mesas de debate de sobre el cambio sistémico, sobre el que hay actualmente (mecanismos de estado del bienestar) pero en unas condiciones laborales para superarlo, para superar el paternalismo heteropatriarcal, el expolio Norte-Sur, la explotación laboral, la división sexual del trabajo …

Y con que se debe trabajar? Pues con lo que hay en las periferias del sistema, las colectividades, las experiencias agrícolas, los trabajos eco feministas … y con lo que todavía no hay como las redes de cuidados comunitarias, las viviendas colectivas, las cooperativas … es decir todas aquellas entidades que trabajen por el decrecimiento, propuso Pérez Orozco.

“Estos políticas deben llevarnos a un cambio sistémico en el camino de poner las vidas en el centro”, afirmó. Y explicó que se trata del reajuste de la sanidad, la educación, la alimentación … de los sectores que han de ocupar un espacio mayor y reducir el resto, como los transportes, el consumo y el turismo. Otros han de cambiar su peso o la forma como son los oligopolios de agua y de energía, que deben estar más basados en el autoconsumo. Así las empresas capitalistas deben perder peso, tamaño y dimensión, hay que cambiar el gran poder corporativo y pluralizar la economía social transformadora. Las instituciones y empresas públicas deben ser con responsabilidad compartida. La vida en los hogares deben contar con redes de convivencia y ayuda escogidas.

El PIB podría bajar? “Sí o no, pero lo importante es lo que pasa con la vida en espacios liberados del poderes corporativos”, señaló. De aquí la economía desmonetitzada, el dinero con un papel menor y como intercambio, monedas más locales y arraigadas.

Iniciar un proceso de reorganización de los trabajos, pasando de los hegemónicos (trabajo asalariado, esclavitud del salario, trabajo alienado, trabajo doméstico, racializado …) a nuevas formas de trabajo basados en la redistribución y la revalorización ya que los trabajos más esenciales son los más feminizados, los menos valorados, los peor pagados. “No implicaría la desaparición del trabajo pero si la difuminación entre trabajo y vida cara al bienestar colectivo, que el convivir pueda ser universalizable y que respete la individualidad del buen vivir”, propuso.

 

Tres ejes de transición por los que transitar

El primero: la desmercantilización y la colectivización de la resolución de las necesidades

La municipalización comunal con la gestión de uso de vivienda y de tierras. Que sean trabajo público todos los servicios de atención a las personas, ya que se necesita tanto para alejarlos de lo privado como para sacarlos de los hogares.

Cambiar el sistema de indicadores de medida del bienestar, de los trabajos, por ejemplo con encuestas de población activa no androcéntricas y mapas en flujo de materia y energía.

Garantizar ingresos vitales individuales. La renta mínima vital, las pensiones, los subsidios … funcionan a corto plazo pero a media plazo no se deberían necesitar y menos si se quieren usar para activar la economía capitalista.

 

El segundo eje: actuar en un proceso de redistribución de renta, riqueza y trabajos, redefiniendo riqueza y trabajo

Riqueza es la tierra, la vivienda … Vamos a un obligado decrecimiento global, frenando los proyectos extractivos que se hacen en otros países.

Para la renta monetaria, es necesaria una reforma fiscal profunda y unos impuestos con una mayor progresividad y sobre los patrimonios de grandes fortunas. La anulación de la deuda como responsabilidad global e histórica.

La reducción drástica del trabajo, sin pérdida de masa salarial, en función del tiempo que se necesita para hacer cosas vitales. La redistribución de las escalas salariales en función del servicio, estableciendo probablemente un tope. Reparto de los trabajos, los que se pagan y los que no, el autoempleo es engañoso.

Repartir tiempo y derechos. La conciliación, arrancando trozos de vida al trabajo asalariado. Creación de un Observatorio de la división social del trabajo, horarios y formas de trabajo racializadas.

Deslaborizar los derechos, que deben ser por ciudadanía y no por contribución. Ahora la caja de la seguridad social es un corsé y se tendrán que pagar jubilaciones a través de los presupuestos.

El tercer eje: el arraigo en el territorio

Se basa en no depender de grandes distribuidoras, las híper conexiones mundiales se han mostrado insostenibles con una grandísima fragilidad. Así, el enlace debe ser local y directo como las ferias, las cooperativas de vecindad, el aprendizaje colectivo y los procesos más cortos.

 

Cierre de la intervención

Amaia Pérez Orozco hizo estas propuestas para avanzar en el camino hacia la sostenibilidad ambiental desde la resiliencia local, para poder salir de una economía del colapso. Se afirmó de nuevo en su intervención sobre la necesidad de las políticas de transición, la desmercantilización, la redistribución y los arraigo locales. Destacó la importancia del sector agroalimentario.

No quiso terminar sin afirmar que “sobre los trabajos de cuidado, hay que tener la conciencia, sobre todo que el trabajo fuera en el interior del hogar es de los más terribles”.

“Desde el Feminismo se trataba de la vida, siempre se ha tratado de la vida y hay que publificar todos los trabajos que están relacionados. Hay que crear formas de vida emancipada, creernos de verdad que una mejor forma de vida colectiva es necesaria y posible”, finalizó.

 

Amaia Pérez Orozco emakunde.euskadi.eus

Foto @ emakunde.euskadi.eus

 

Cuestiones y debate

Como se organizarían los trabajos comunitarios, qué propuestas hay para las políticas transitorias, como solucionaríamos los problemas de las personas con dificultades? La receta podría encontrarse en los trabajos comunitarios sin machismo, clasismo ni racismo, evitando la actual situación de mujeres en casa, o privadas o estado y personas migradas al margen del sistema.

 

Sobre el trabajo interno en los hogares, como hacerlo a corto plazo?

Hay trabajadoras de hogar que ya lo están planteando. Si hay un impulso político se puede hacer pero lo removería todo: dependencia, horarios, derechos ciudadanía … El Plan de choque sería la erradicación inmediata del trabajo interno para ser una de las peores formas de trabajo.

 

Con la pandemia crece el trabajo de las mujeres en casa y es menos valorado. Como cambiarlo?

Se trata de dedicar tiempo al trabajo o en la vida. La Ley de teletrabajo tiene carencias y también avances. Hay que cambiar la correlación de fuerzas o ciertamente el teletrabajo puede hacer retroceder los trabajos de las mujeres.

 

¿Qué políticas de transición habría para la educación?

Reconociendo Pérez Orozco que ella no ha estudiado este tema, tiene claro pero que las metodologías educativas y los currículos educativos han de construir y aplicar desde la óptica feminista del buen vivir y por eso hay que contar con los recursos públicos.

 

Estas propuestas serían viables dentro de la UE, representaría una renuncia de la recompensa individual, aceptaría el empresariado un límite de crecimiento, donde queda la idea Estado?

De entrada habría que poner en cuestión la UE y el euro también, y desarrollar suficientemente redes de solidaridad que aún hoy no son sólidas. Hay que enmarcar la respuesta en la valoración de los trabajos, de dentro y de fuera del hogar, no de forma individualizada sino más colectiva con aportación a la vida y no al negocio. Y el empresariado debería moverse no por el producto final monetario sino por las necesidades del momento. También hay que cambiar la forma del Estado y su tamaño para ir hacia entidades más pequeñas y cercanas.

Recomendado las lectura de las obras de autoras como Cristina Carrasco y Corina Rodríguez Enrique, la economista Amaia Pérez Orozco dió por finalizada su intervención.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Picture of Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.
Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

México: multitudes en todo el país demandan la paz

Como si se sintiera reconfortada, la religiosa María Angélica Robledo Álvarez se limpió el sudor...

Estado español: ¿Cómo van los derechos humanos? / La Independent / Noticias Género

El Estado español será evaluado respecto a cuál es la situación de los derechos humanos...

No a la impunidad en casos de pederastia en Santo Domingo*

La Colectiva Mujer y Salud expresó su consternación por la gravedad de las denuncias en...