sábado 20 julio 2024

sábado 20 julio 2024

feminismo mini2

Feminismo y pandemia (III). Las Políticas de Igualdad

 

feminismo mini2

La eurodiputada sueca Malin Björk hizo la primera intervención de la conversación “Políticas públicas desde los organismos de igualdad” durante el Curso ‘El feminismo tras la pandemia’, organizado por el Instituto de las Mujeres (IM) y la UNED

 

 

Malin Bjórk wikidat.org

foto @wikidat.org

 

Malin Björkeurodiputada desde 2014, ahora lo es en su segundo mandato, forma parte de la Comisión de Derechos de la Mujer e igualdad de Género del Parlamento Europeo y de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior. Entre sus muchas tareas, destaca las que hace por los Derechos de las mujeres, ante los ataques actuales de muchos países. También trabaja en la Oficina LGTBI europea. Opina la  eurodiputda que estas cuestiones están todas conectadas. 

Afirmó que en su tarea siempre es muy consciente de la visión sesgada que podría tener al ser de un país nórdico, Suecia, donde los derechos de las mujeres ya estaban establecidos antes de que ella empezara a andar. Ya se habían reclamado y ganado las demandas al Estado sobre trabajo, vacaciones, servicios sociales… Los años sesenta, setenta y ochenta el Estado era bastante feminista, en general era así en los países nórdicos donde los diversos Estados trabajaron los derechos de las mujeres y la igualdad, también por los derechos de la infancia y de las personas mayores. Consideran a las mujeres como usuarias y como trabajadoras. Las leyes de delitos de violencias machistas llegarían más tarde, como por ejemplo, en 1999 la ley sueca que provocó un impulso contra la violencia hacia las mujeres, exigiendo el consentimiento activo. Evidentemente no pasaba así en las dictaduras de España y Portugal en las décadas sesenta y setenta, expuso Björk. 

Actualmente, pero -s’exclamò- el gobierno está reduciendo algunos tipos de estas políticas: “Hemos estado considerando modelos para el cuidado de niños y de personas ancianas para que las mujeres no tuvieran que quedarse en casa, pero estamos retrocediendo y las mujeres trabajan menos fuera en comparación con los hombres. las mujeres son trabajadoras en todos estos servicios básicos, y con la Covidien-19 la desigualdad nos afecta aún más. Turnos dobles, triples. Es muy visible que somos mayoría de mujeres en estos trabajos, como feministas ya lo sabíamos pero ahora lo sabe la gente en general “. Para la eurodiputada, esto demuestra que en el Estado bienestar, la economía de cuidados no tiene suficiente financiación desde las políticas públicas. 

“Ahora, las fuerzas conservadoras claman que el lugar de las mujeres es en casa para que así “todo funciona mejor”, dicen. En Polonia y en Hungría es muy grave . Victor Orbán ataca los derechos de las mujeres, en una sociedad que quiere totalmente patriarcal, apoyando la sociedad tradicional con valores cristianos, donde sólo tendría cabida la familia heterosexual. Es cierto que es una opinión extrema pero él es el jefe de un estado”, alertò la eurodiputada, afirmando que estas fuerzas tienen la capacidad de poner barreras, que están organizadas en varias redes y que tienen financiación. 

“Atacan lo que llaman la filosofía de género, para ellos es algo biológico y tiene un impacto grave en estos países, en los derechos civiles, en la sociedad civil, actuando contra nosotras de una forma muy preocupante”, para afrontarlos con efectividad hay que desarrollar la solidaridad feminista a través de las fronteras “tenemos organizaciones que pueden hacer nuestras sociedades menos frágiles”, afirmó. 

Recordó en su intervención que la violencia machista principalmente en el hogar ha aumentado y que al no poder establecer contacto muchas mujeres, aún se han de ver muchas de las consecuencias que conllevará la Covid-19. 

También cuestiones que a priori pueden parecer muy ventajosas como trabajar desde casa, que sería muy recomendable, podrían en cambio hacernos retroceder.

 

 

Malin Björk 2014    Malin Bjórk

Foto @Parlamento Europeo

 

 

Temas europeos

Para la eurodiputada, hay que emprender ya la transición ecológica, donde habrá que eliminar las normas que sólo están basadas en la competencia.

“Se necesita inversión, sí, y ahora sobre todo en asistencia sanitaria, por lo que debe haber voluntad política” y explicó que “cuando hay una crisis la gente no quiere más mercado, lo que quiere es más apoyo público, de las instituciones. Nos encontramos ante la fragilidad de los sistemas sanitarios compartidos y hemos vivido la negación de los hospitales privados a recibir pacientes de Covidien-19”. También denunció Björk que no se ha reconocido económicamente, ni en condiciones ni en sueldos a las personas que trabajan en el sector público.

Siendo cierto, que ha habido mucho dinero liberado, con muchas condiciones para no despedir gente … pero en muchos casos no ha habido condiciones, denunció reclamando “dinero para invertir y hacerlo bien. Debemos ser vigilantes. Hay también un análisis feminista para pensar qué tipos de industrias, de sectores son necesarios y convenientes que reciban fondos de cobertura sustanciales. Hay que distinguir entre ayudas y préstamos mezclados, y podemos decir -como feministas- que hay muy pocos que garanticen que tendremos igualdad de género debido a estas ayudas. No hay nada dirigido a transformarse en una economía de cuidados. Y tiene que haber para luchar contra el cambio climático. Si sólo son para desarrollo tecnológico e innovación sin buscar la igualdad no vale. hay que hacer una reflexión. Digitalización sí, pero las feministas hemos de decir algo, también en la transformación climática, ya que hay un gran desequilibrio de géneros en estos campos”.

La eurodiputada reflexionó sobre el hecho de que estos instrumentos de recuperación dependen de cada Estado miembro y se mostró convencida de que hay que pedir en que se gastarán el dinero y quién se beneficiará de la inversión: “Y, con qué visión de futuro ?. España, por ejemplo, es el mayor receptor de estos fondos, donde invertirá, en igualdad de género y medio ambiente? “.

“Después y durante la pandemia nos hemos quedado antiguas, debemos vivir de otra manera, y hay una parte de la sociedad preparada. Nosotros como feministas tenemos una visión más justa, una apuesta más fuerte por la ecología, por la igualdad, una visión democrática y que se plantea, ante los movimientos totalitarios, una visión de un futuro mejor “, remachò.

Entre otros objetivos y medidas la eurodiputada sueca propone que partiendo de la convicción de que medio ambiente y salud van juntos (crisis climática, crisis biodiversidad y humanidad frágil) hay que cambiar al modo de los pilares del Eco-Feminismo, centrándonos en el desarrollo humano: 6 horas de trabajo al día; priorizar el sector sanitario; dar respuestas a conflictos internacionales desde la ONU, la UE con más feminismo en sus políticas; no hacer las grandes inversiones militares por presión de la OTAN ya que la seguridad no se puede basar en el miedo; el desarme es importante, también contra las armas nucleares …

“Las feministas tenemos un papel muy importante en la recuperación de la pandemia pero también en las políticas climáticas, la digitalización …” dijo para terminar este apartado de su intervención.

Ideología de género?

Si bien Malin Björk ya había hablado del tema al inicio quiso volver al mismo ya que lo considera fundamental para un futuro bien inmediato. A su juicio en Polonia, Hungría y España hay una ideología cristiana radicalizada, que se entronca con las categorías biológicas básicas. Los partidos políticos y grupos de esta ideología luchan contra la igualdad y quieren que las mujeres vuelvan a la cocina. Cree que son un peligro para los niños y para las familias, que atacan los derechos de las mujeres y los Derechos de la infancia. De hecho atacan el Convenio de Estambul. “Su misión sale de una ideología patriarcal, homófoba, sexista y misógina, basada en el odio, el miedo y la limitación de Derechos” afirmó Björk. Y avisó que tienen redes europeas, también en el Parlamento Europeo y añadió: “Nosotras también. Y nuestro trabajo es el de la organización contra los reaccionarios”.

 

Retos de las políticas feministas

El éxito dependerá de los Estados, español, sueco … que son quien tiene que definir las prioridades: transporte público (aportaciones de las eco-feministas en el cambio climático); cuidado niños y salud; contra las violencias machistas, expuso Björk pero avisó que: “Debemos asegurarnos de que hacemos responsables a los gobiernos por que lo son. Se arriesga a que las mujeres volvemos a estar en condiciones laborales fatales y volviendo a casa. Los gobiernos han ser responsables y no debemos ser tímidas en la exigencia”. En este sentido dijo que si bien es importante la digitalización en las grandes empresas, también hay que abordar los sectores imprescindibles y donde la mayoría son mujeres (hospitales, clínicas, residencias).

“Debemos asegurar los Derechos Civiles y Democráticos, ya que la protesta está reducida por efectos de la Covid-19, hay que garantizar el derechos de libre expresión, información de los medios, la Independencia judicial … con la organización de la sociedad civil. Organizarnos para que algunos estados de emergencia no se queden como definitivos”.

 

Parlamento Europeo: Fiscalización de los Fondos para que no se utilicen contra DDHH

La eurodiputada sueca apuesta por una Cláusula de condicionalidad, en la que se está trabajando pero que no queda muy clara en estos momentos. Cree que en el Parlamento Europeo tienen la mayoría para hacerlo, y que se debe exigir también a nivel nacional. “Si no se respetan las reglas democráticas será muy difícil conseguir los objetivos”, avisó. Uno de los 7 criterios que se están debatiendo es el de clima y vegetación con nuevas tecnologías limpias.

 

Debate y Feminismo interseccional (Planes para los Estados miembros)

Después de las cuestiones y en respuesta a varias intervenciones sobre los temas anteriores, el último mensaje que quiso explicitar Malin Björk es el de la obviedad de que la visión feminista también debe abordar otras cuestiones de justicia e igualdad como los derechos de las mujeres, a la sexualidad de los y las jóvenes, la anticoncepción …

Sobre la justicia económica señaló que quizás puede haber igualdad para mujeres que pueden pagar estructuras privadas en lugar de existir de publicas, pero esto no es igualdad de género. También hay que acabar con la discriminación racial, cuando se conoce que las mujeres migradas están aún más discriminadas laboralmente. Y respetar el derecho internacional hacia las personas refugiadas.

“Todas estas luchas, en mi opinión, van juntas y se deben combinar entre el movimiento feminista, el de los jóvenes, el sindical, los colectivos de personas migrantes… sólo apoyándonos mutuamente haremos retroceder los movimientos reaccionarios”, finalizó.
.

 

 

 

 s200 raquel.coello cremades

Foto @ICEI

 

 

Raquel Coello Cremades, economista feminista, Doctora en Economía Internacional y Desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Género y Desarrollo, también, por la Universidad Complutense de Madrid. Es la responsable de la Oficina Regional de ONU MUJERES por Latinoamérica.

Esta economista inició su aportación afirmando que la Crisis de la Covid-19 es una crisis con impactos diferenciados entre mujeres y hombres. Hecho que hace imprescindible la implementación de políticas de igualdad de género, teniendo en cuenta cómo se distribuyen los recursos de fondos internacionales y los presupuestos de cada país.

 

Coincidió con Malin Björk en que: “Estamos enfrentando desafíos globales. Las fuerzas conservadoras y reaccionarias también están en America Latina, porque hemos conseguido avances y ahora surgen las reacciones en contra”. También en la importancia de los Estados en este momento: “Es tiempo de políticas para poder salir de la crisis. Pero estas políticas se deben acompañar con recursos. Y dónde los están poniendo?”, se preguntó.

 

A su juicio, la digitalización es básica y para aplicarla igualitariamente hay que conocer donde nos ubicamos como mujeres, hay que ser conscientes de la brecha enorme que existe entre hombres y mujeres y también de la generacional. El último Estudio Regional de América Latina (AL), desde educación primaria y secundaria hasta la universidad y la investigación nos muestra la brecha profesional y la que hay en los lugares de decisiones de poder de las instituciones que la sustentan.

 

“Las mujeres somos la primera línea de la respuesta, somos activas desde el inicio en el trabajo fuera y en el trabajo en casa, tal y como han estudiado autoras como Ma. Angeles Duran, Cristina Carrasco y otras.

 

La Agenda Feminista debe poner el derecho al trabajo al frente. Ahora con la Covid-19 hay aún más evidencia, incrementándose el trabajo no remunerado. Debemos saber que en los países en desarrollo uno de los trabajos de las mujeres es conseguir los alimentos básicos, y a ella dedican más de 2 o 3 horas al día. Cuando más pobreza, más tiempo de búsqueda. Es un círculo vicioso que supone una mayor dificultad para la obtención de datos reales”, exclamó. A modo de ejemplo, la distribución del trabajo en los hogares durante la pandemia en Chile, ha significado unos incrementos de tiempo tanto de hombres como de mujeres pero la brecha entre ambos es abismal”. Las mujeres trabajan mucho más en el sector informal, sin ingresos y sin red social de ayudas y sin ahorros, informó.

 

 

Tres prioridades transversales

 

Coello Cremades propone:

 

Garantizar la igualdad de representación en la respuesta a la crisis (actualmente muy mayoritariamente está en manos de expertos hombres) tanto en el diagnóstico como en el diseño y no menos, en la toma de decisiones. “Actualmente las respuestas son ciegas al género”, remacha. “Hay que centrarse en las mujeres y las niñas para conocer el verdadero impacto socioeconómico de la crisis e impulsar un cambio transformador de la economía del cuidado en el trabajo remunerado y no remunerado”.

 

 

Las políticas públicas

 

Por esta economista el mejor liderazgo es el surgido de la Alianza ONU Mujeres y CEPAL, que clama por más inversión contra las violencias machistas, y más en políticas digitales de género.

 

De los países de AL sólo hay un 7% que tengan un presupuesto con recursos asignados directamente a las políticas de género. La mayoría, un 84% de los países, si que incluyen un presupuesto contra las violencias machistas. El resto de ámbitos y de porcentajes varían mucho según cada país. Eso sí, desgraciadamente sólo hay un 12% de participación de mujeres en la era digital.

 

Quiso también destacar las buenas prácticas que ya se conoce que funcionan como son las de economía de cuidado en experiencias positivas de: Costa Rica, Argentina, Cuba y México. La de empresas de mujeres en: Chile, Paraguay, y México. Las de Protección Social en: Brasil, Costa Rica y Argentina. Y las de tecnologías digitales en Paraguay, Brasil y Colombia.

 

“A diferencia de Europa la mayoría de países del mundo parten de que no podrán tener este margen de recursos económicos. Y ya hemos comprobado que cuando se ha de hacer más con menos lo primero que se toca son las políticas de igualdad”, denunció Coello.

 

Así pues, los presupuestos con perspectiva de género se convierten en una herramienta clave cuando las necesidades aumentan y los ingresos caen. Entonces hay que ver Ingresos y gastos y eliminar exoneraciones, expuso. Dijo, a modo de ejemplo que en España el informe de impacto de género que acompaña a los presupuestos no permite saber en cambio los recursos asignados. Y que en AL si bien hay un seguimiento de recursos a programas básicos, que hay que seguir fortaleciendo, el sistema de cuidados necesita potenciar mejor la economía en relación a la liberación de tiempo de trabajo.

 

“La crisis Covid-19, como las anteriores no son neutrales, perjudican más a las mujeres. Es tiempo de hacer políticas y como he dicho sólo el 7 por ciento de países muestran los recursos asignados, que no llegan ni al 4% de las medidas”, concluyó la ponente.

 

 

Cuestiones a debatir:

Brecha en TICS

Entre las muchas preguntas que surgieron, destaca el interrogante sobre las limitaciones más profundas de las nuevas tecnologías en AL y el camino para superarlas. Se trataría de trabajar en soluciones amplias y flexibles – en lo inmediato no se puede confiar- para cerrar la brecha estructural desde primaria ya que a las niñas se les inculca que no son buenas en el uso de las tecnologías.

Hay buenas prácticas a seguir: programas académicos específicos investigación; científicos que apoyan los trabajos de las mujeres en estos campos; espacios específicos con diseños para dar respuesta a las necesidades de las mujeres; aplicaciones útiles para las mujeres y para la igualdad. Y con unas políticas públicas con reforzamiento positivo porque el mercado no lo soluciona, lo dirige siempre a otros temas como la moda, la estética …

Parece que en Europa habrá recursos, entonces hay que hacer que los presupuestos con visión de género sean una herramienta de transparencia, asegurando que cada euro está bien utilizado. Sería una doble trabajo bien hecho, propuso Coello.

 

Tendencias migratorias y reagrupamiento familiar

Para esta economista hay dos dramas en relación a los movimientos migratorios. Es un drama sobre drama, ya que el cierre de fronteras agrava el distanciamiento social que es un distanciamiento humano.

Por otra parte, el efecto retorno, como ha ocurrido por ejemplo hacia Venezuela, aumenta la precariedad y la falta de medios, que ya era notoria.

Se cerró el debate en ausencia de la tercera ponente prevista, Mª Eugenia Rodríguez Palop, eurodiputada, jurista, profesora de Filosofía del Derecho en la Universidad Carlos III de Madrid, a quien le fue imposible participar en el seminario.

 

Raquel Coello descarga Seminari

 

Foto descargada del Curso  ‘El feminismo después de la pandemia’

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Picture of Tona Gusi

Tona Gusi

Fundadora i Co-coordinadora de La Independent. També és psicòloga menció en Psicologia d'Intervenció Clínica i menció en Psicologia del Treball i les Organitzacions.
Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

Dolors Sabater y la importancia del feminismo en Badalona

La alcaldesa de Badalona nos habla de su ciudad, de feminismo y de política,...

Eclosión de la prensa tras la ‘primavera árabe’

Directores de unos 40 diarios de los cinco países del Magreb -Túnez, Libia, Marruecos, Argelia...

Teresa Forcades a “Veu de Dona”

La periodista Rita Marzoa entrevistarà a la monja benedictina Teresa Forcades, el dijous dia 31...