sábado 13 julio 2024

sábado 13 julio 2024

Examen de Alto Nivel sobre Mujeres, Paz y Seguridad a 15 años de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad

 

 

estadisticas conflicto 1325

Hace quince años, en octubre de 2000, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la histórica resolución 1325 (2000), que llama la atención sobre los efectos diferenciados de los conflictos armados en las mujeres

 

 

La exclusión de éstas de la prevención y la resolución de los conflictos, del mantenimiento de la paz y la consolidación de la paz, y los vínculos inextricables entre la igualdad de género y la paz y la seguridad internacionales.

 

Desde su adopción, la inseguridad y los conflictos han continuado en todo el mundo y, en años recientes, están tomando formas nuevas y cada vez más difíciles. Los ciclos de fragilidad e inseguridad se han arraigado en algunas regiones, agravados por los desastres naturales y las crisis humanitarias.

 

La cantidad de personas refugiadas y desplazadas internas es la más alta en toda la historia de las Naciones Unidas: a fines de 2014, la cantidad de personas en situación de desplazamiento forzado llegó a 59,5 millones, una de las cifras más elevadas jamás registradas [1]. Muchas de ellas permanecerán desplazadas por 17 años, que es la duración promedio actual del desplazamiento.

 

Todo esto también se ve afectado por amenazas nuevas y emergentes, la más destacada de las cuales es el surgimiento del extremismo violento y el terrorismo. Superpuesta a los conflictos en curso y los contextos de Estados frágiles, afecta directamente los derechos de las mujeres y las niñas: desde los matrimonios forzados hasta los sistemáticos delitos sexuales y por razones de género, así como las limitaciones a la educación, al acceso a la atención de salud y la participación en la vida pública, esta escalada de violencia es tal vez una de las mayores amenazas actuales a la paz y la seguridad mundiales, y afecta a las mujeres y las niñas de formas singulares y desproporcionadas. 

 

Nunca ha sido más urgente que la comunidad mundial busque y aplique soluciones eficaces a las crisis del momento.

 

Sin embargo, los últimos 15 años han mostrado claramente que las mujeres son un recurso clave para promover la paz y la estabilidad.

 

La investigación destacada en el próximo Estudio Mundial ha determinado que la participación y la inclusión de las mujeres vuelven más eficaz la ayuda humanitaria, fortalecen los esfuerzos de protección de nuestras misiones de mantenimiento de la paz, contribuyen a la culminación y aplicación de las negociaciones de paz y a la paz sostenible y aceleran la recuperación económica.

 

La experiencia de las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas muestra que el personal uniformado femenino es esencial para ganar la confianza de las comunidades y ajustar las operaciones de paz para responder mejor a sus necesidades de protección. El estudio recopila las pruebas crecientes que muestran la forma en que las negociaciones de paz en las que hay una influencia de las mujeres tienen una probabilidad mucho mayor de culminar en un acuerdo y de perdurar; de hecho, la probabilidad de que un acuerdo dure 15 años aumenta hasta en un 35 por ciento.

 

También tenemos pruebas crecientes de que las mujeres son quienes están mejor situadas para ubicar las señales tempranas de radicalización en sus familias y comunidades, y de actuar para impedirla.

 


Sin embargo, la participación y el liderazgo de las mujeres siguen siendo tratadas como una medida adicional o ad hoc, obstaculizada por la falta de compromisos financieros y voluntad política, así como por barreras institucionales.

 

Para evaluar el progreso y acelerar la acción, se llevó a cabo el Examen de Alto Nivel en el Debate Abierto del Consejo de Seguridad sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad, del 13 de octubre, mientras que el Estudio Mundial sobre la aplicación de la resolución 1325   fue lanzado el 12 y el 14 de octubre. 

 

La conmemoración del aniversario de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ofrece a la comunidad internacional una oportunidad histórica para centrar la atención en la agenda sobre las mujeres, la paz y la seguridad, velar por que la retórica que rodea a la resolución 1325 se adapte a la realidad sobre el terreno, y por qué la participación de las mujeres sea promovida e implementada sistemáticamente como herramienta esencial para construir sociedades pacíficas e inclusivas.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search

There is no Event

Butlletí de notícies

Subscriu-te al nostre butlletí setmanal amb les darreres notícies publicades.

També et pot interessar

Barcelona: Manifestación el 29 de septiembre por el “Día Internacional por la Despenalización del aborto” / La Independent / Noticias Género

El 28 de septiembre se celebrará el Día Internacional para la despenalización del aborto con...

Fins que totes siguin lliures, cap dona en l’oblit

No hay traducción disponible Dones per la República organitzà aquest passat 23 de març un...

Aparición de una Pachamama en la Romería de la Fuensanta en Murcia

Crónica de cómo los romeros y las romeras que acompañaban a la Virgen de...