Sobre la experiencia del llamado "15-M" y la colonització

Atenció: s'obre en una nova finestra. PDFImprimeixCorreu electrònic

Apoderament i Lideratge - Moviments Socials

Yo soy un poco más escéptica y hasta irónica con la coyuntura en el Estado Español. Hay muchas cosas que me llaman poderosamente la atención. Cosas como por ejemplo, los llamados a que el mundo se levante o siga el camino iniciado en la Plaza del Sol en Madrid. Y cuando veo estos llamados y tanta emoción levantada alrededor de este a mi entender "tardío" levantamiento, pienso: ¡pero si ya el mundo hace rato que se viene movilizando con este tipo de acciones!

Ya Argentina tuvo mucho antes su levantamiento en el 2001, ya el pueblo boliviano se levantó en dos ocasiones en el 2003 y en el 2010, cuando han cercado a La Paz los movimientos indígenas y de mujeres indígenas y campesinas (estas últimas con una fuerza dentro del movimiento campesino inigualable!). Pero si ya todo oriente medio se ha levantado también!

Pero ahora pasa en el Estado Español y nos llaman a que se levante el mundo, desconociendo que quienes están siguiendo la tempestiva histórica es occidente. Es la sociedad española la que está emulando los levantamientos contra el fracaso del modelo neoliberal que se vienen sucediendo en los países empobrecidos del llamado tercer mundo.
 
Pero otra vez la misma prepotencia, otra vez el intento de desconocer y borrar de la historia a los pueblos que no pertenecen a Occidente. Otra vez creernos que el timón de la historia nace en Europa y EEUU. Otra vez el modelo que instituye a Europa como el modelo a seguir.

Y me pregunto hasta cuándo... disculpen, pero ya estoy demasiado pasada por estos nuevos lentes que me dejan ver lo que antes no podía.

Particularmente cuando surgió esto del 15-M en el Estado Español, no pude dejar de recordar cuando Julieta Paredes nos cuenta cómo en la historia hegemónica sobre la modernidad de derechos, la Revolución Francesa aparece como el hito histórico fundamental que marca la nueva era. Ella nos recuerda la manera en que actúa la mirada colonial instituyéndose siempre como fundamento, como hito, como inicio y fin de todo devenir. Mientras nosotras hemos aprendido como dato irrebatible que la historia empieza en la Revolución Francesa, Julieta nos recuerda cómo ya en Bolivia había ocurrido el 1er levantamiento indígena con una proclama singular varias décadas antes del levantamiento francés. Pero no sólo eso sino el papel fundamental que las mujeres habían tenido en ese levantamiento que se puede considerar un hito en cuanto a la participación relevante de mujeres en gestas históricas (en lugar de cuenta...contó o recordó)

Y luego recuerdo las palabras de Silvia Rivera Cusicanqui cuando dice: "Las ideas recorren, como ríos, de sur a norte, y se convierten en afluentes de grandes corrientes de pensamiento. Pero como en el mercado mundial de bienes materiales, las ideas también salen [de nuestros] país[es] convertidas en materia prima, que vuelve regurgitada y en gran mescolanza bajo la forma de producto terminado". Sin embargo Hoy se intenta decir al mundo que el modelo a seguir para la rebelión contra el neoliberalismo y nuestras democracias fallidas se ha iniciado en la plaza del Sol... disculpenme, disculpenme pero me rebelo ante tal intento. La rebelión hace mucho que se inició, hace mucho que recorre los países de esta Abya Yala, y ni que decir otras tierras no occidentales. El modelo a seguir ya está en camino hace unas décadas, y los estallidos han ocurrido en diferentes lugares, plazas, escenarios y territorios más o menos ocultos por su condición de marginalidad histórica. podría ser geopolitica?.

Esto debemos decirlo, debemos recordarlo. Si hay un modelo a seguir, discúlpenme no está en la Plaza del Sol. Ya la Otra historia comienza a demostrarnos que después de todo, muchos de los levantamientos que ocurren en el norte son a espaldas de las grandes corrientes y luchas históricas desarrolladas en las tierras colonizadas.

Y me vienen las palabras de Breny Mendoza cuando recuerda que muchos de los beneficios que obtuvieron las clases trabajadoras -el proletariado del norte- y por qué no las mujeres de clase media Europea y de los EEUU -posteriormente- fue a costa de la explotación de nuestros pueblos y nuestras mujeres del sur. Las grandes revoluciones y los grandes pensamientos críticos nacidos de las clases subalternas en Europa y EEUU muy rara vez fueron capaces de entrever la manera en que su lucha tenía consecuencias directas sobre las luchas y las condiciones históricas de la vida en los territorios colonizados del sur y sobre la vida de las mujeres: "La definición racializada del trabajo asalariado creó las bases para un pacto social entre capitalistas y la clase obrera masculina de origen europeo (blancos) en detrimento de los trabajadores no asalariados no blancos...la definición del trabajo asalariado como un privilegio de hombres blancos europeos impidió que la mayoría de los hombres blancos pobres cayeran en la esclavitud, y los liberó al mismo tiempo del trabajo doméstico. Por eso, aunque el trabajo asalariado masculino estuviese sujeto a la explotación capitalista, el pacto sirvió para sentar las bases de la figura del ciudadano masculino... Es decir, sin el trasfondo de la esclavitud en las colonias no habría tal ciudadano y jefe de hogar masculino blanco en Occidente."

Para mi todo ello tiene que ver con la manera en que las luchas de occidente, no nos engañemos, no nos incluyen, no nos han incluido. Y esto solo puede ser revertido en la medida en que comencemos a develar las consecuencias de nuestras demandas e intereses en las clases y grupos subalternos de otros contextos, y a incorporar esta conciencia en nuestras propuestas revolucionarias.

Ya se que se podrá argumentar que no han faltado estos intentos. Sin embargo me parece que no han sido suficientes... falta mucho más que las buenas intensiones porque como dice  Silvia Rivera: "No puede haber un discurso de la descolonización, una teoría de la descolonización, sin una práctica descolonizadora".
Una buena manera de empezar, propongo, sería comenzar a dar vuelta a la centralidad de Europa para la construcción de la historia.

La revolución será feminista y anticolonialista o no será... no será... no será...