Mujeres periodistas y libertad de expresión. Contexto Brasil

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Opinión - Opinión: Medios de Comunicación - TICS

Rachel Moreno

 

OPINIÓN
Aunque nuestra constitución, del Brasil, prohíbe el monopolio y la característica cruzada de los medios de comunicación, se discute hoy si son 6 o 9 las familias que los dominan, con todas las consecuencias incrementadas de facto por su participación decisiva en el golpe, a lo "impeachment", contra la presidenta Dilma Rousseff.

 

Después del golpe, las redacciones fueron reducidas al mínimo. La profesión de periodista también se precarizó. Existen pocas personas periodistas fijas, y más free-lancers, las cuales deben producir contenido afín a los intereses y a la línea política de los dueños de los medios, para garantizar la continuidad del su trabajo.

En las redacciones hay, hoy, una presencia más grande de mujeres. Y como sucede siempre cuando una profesión se "feminiza", los salarios se reducen.

En los medios alternativos la situación financiera es precaria. Jo, por ejemplo, tengo dos programas en dos radios comunitarias. En el primer sin ningún beneficio y con el segundo se paga alguna cuenta al mes.

 

La pluralidad y la diversidad

Los dos principios más grandes del buen periodismo: la diversidad y la pluralidad han desaparecido simplemente de los grandes medios.

Se muestra siempre los mismos estándares visuales, no reflejando la diversidad que compone a la gente brasileña. Y seleccionan a un determinado punto de vista, a quien se da voz, como si fuera la única. Es decir, los "dueños de los medios" seleccionan y deciden lo que vamos a ver y lo que no iremos a ver, así como lo que pensaremos respecto a lo que nos deciden mostrar.

Queda la llamada "prensa alternativa", luchando siempre contra el precariedad financiera y alcanzando solamente burbujas pequeñas de la población. Y así, si es que multiplica, no se ensambla.

 

Educación formal e informal

Los grandes medios de comunicación tuvieron una participación activísima en el golpe que devastó al Brasil, que según Inácio Lula da Silva, habría comenzado en las manifestaciones de 2013 y que dio lugar, en 2016, a la acusación contra la presidente Dilma Rousseff. Siguió con la detención de Lula para impedirle concurrir a las elecciones, bajo la complaciente mirada de los grandes medios y carentes de crítica respecto al "proceso electoral" lleno de irregularidades y basado en gran divulgación de noticias falsas.

Por otra parte, el plan de los ganadores de las elecciones se caracteriza como proyecto a largo plazo. Para esto hacen de todo, también en términos educativos para garantizar la desinformación de la generación siguiente, puesto que habían concluido que la educación de buen nivel es solo para la élite, dibujando un alternativa espantosa para las escuelas públicas, para las universidades. Se han recortado un 30% de los recursos federales, más allá del recorte del aporte de recursos para la investigación, teniendo como objetivo su desmantelamiento y privatización.

 

La imagen de la mujer en los medios brasileños

Las mujeres, y sus demandas, han sufrido de invisibilización y homogeneización selectivos (ausencia de diversidad y pluralidad). Lo que tenemos en los medios es la reproducción simple de estándares y valores más conservadores.

Hace falta la diversidad de la nuestra imagen, hay carencia de pluralidad de los puntos de vista, la tendencia es banalizar la violencia de género o, en caso de que esta implique una figura con potencial para garantizar la audiencia, la violencia es espectáculo ad nauseam.

La violencia simbólica también es presente a través de la reproducción perpetua de estereotipos y de preconceptos. Lo suficiente para recordar que aparecemos en solamente el 18% de "los espacios serios" (como los periódicos, según un investigación internacional bienal de la UNESCO) y cuando aparecemos es sistemáticamente como víctimas o testigos, nunca como especialistas; sin embargo las mujeres acumulan hoy un promedio 4 años más de estudios que los hombres y que somos 52% de la población brasileña.

Esta imagen y reproducción de la violencia verdadera o simbólica tienen obviamente consecuencias e influencian en la cultura. Impactan en la formación de la subjetividad, bloquean el avance de nuestras demandas, naturaliza y prolongan las diferencias, la violencia de género, los estereotipos y los preconceptos.

 

Limitación y criminalización de la participación social

Los espacios colegiales/sociales - como consejos, comités y foros - tienen su participación revocada por el gobierno actual. Este explicitó su intención de criminalizar los movimientos sociales, como el MST (Movimento Sem Terra) y el MTST (movimiento de los trabajadores sin techo), lo que amenaza con ser solamente el comienzo.

 

Violencia y armamento

Informe anual de las Violaciones a la libertad de expresión – del Artículo 19 de la Constitución-, que compila y analiza las graves violaciones contra lo/as comunicadores, registró en Brasil, en 2018, 35 casos de graves violaciones (26 amenazas de muerte, 4 homicidios, 4 tentativas de homicidio y un secuestro) que representa un aumento de 30% de violaciones graves, comparado con el año anterior.

Y en los primeros 100 días del gobierno de Jair Bolsonaro ya fueron registrados 10 casos emblemáticos de violación a la libertad de la prensa.

Finalmente, en una probable contrapartida de la ayuda a la industria de armamento por su elección, Bolsonaro firmó un decreto presidencial hoy, que extiende el derecho de diversas categorías de porte de armas, incluyendo a los/as periodistas en la lista.

El Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ) hizo ya pública su posición de la defensa del estatuto del desarme, aprobado después de una amplia discusión nacional (22/12/2003), y para decir que la propiedad de armas de fuego para la población es determinante para las muertes accidentales, así como contribuye perceptiblemente al aumento de la violencia social. Además que la responsabilidad de la seguridad de los y las periodistas es del Estado y de las empresas, que no es transferible.