Ausencia de mujeres y feminismo en los debates televisivos

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Empoderamiento y Liderazgo - Partidos Políticos

Debate RTVE limpiadora 1

Además de la imagen masculina de los debates televisivos de los últimos días, a poco de las elecciones generales del 28 de abril, la ausencia de políticas de género en las propuestas, así como en las preguntas periodísticas, es lo central.

 

Debate RTVE limpiadorasImatge de dues dones fent tasques de neteja al set de RTVE.

 

En los debates realizados en RTVE y AtresMedia la presencia absolutamente masculina de los candidatos a la Presidencia de Gobierno (Pedro Sánchez por PSOE, Pablo Casado por PP, Albert Rivera por C's y Pablo Iglesias por Unidas Podemos) contrastó, con la contundencia de las imágenes frente a las palabras, cuando se mostró que unas mujeres limpiaban el set televisivo como fiel reflejo de esta sociedad.

La imagen de las candidaturas presidenciales también contrastaban con la mayoría de representación feminina en el debate organizado por TV3, en el que participaron las formaciones políticas con representación catalana al Congreso de Diputados: Jaume Asens de En Comú Podem, Gabriel Rufián de Esquerra Republicana, Laura Borràs de Junts per Catalunya, Meritxell Batet del PSC, Cayetana Álvarez de Toledo del PP e Inés Arrimadas de Ciutadans. Sin embargo, Rufián asistió en reemplazo de Oriol Junqueras y Borrás por Jordi Sánchez, ambos candidatos en prisión preventiva en Madrid.

En los debates con la participación de candidatos a la Presidencia de Gobierno los temas planteados para debatir desde los dos canales televisivos se centraron en "política económica fiscal y empleo, política social y pensiones, política territorial y, finamente, alianzas o pactos electorales" en RTVE y en "programas electorales, modelo territorial/Cataluña y pactos" en AtresMedia.

Se habló mucho, mucho de Cataluña y del procés independentista; sin embargo, a los dos debates de ámbito estatal no se invitaron a los partidos con representación parlamentaria específicamente catalanes e impulsores de la independencia, quedándose fuera las representaciones de Esquerra Republicana y de Junts per Catalunya. Sí se invitó al candidato de VOX, Santiago Abascal, partido que es explícitamente antifeminista y LGTBIfobo; sin embargo, fue la Junta Electoral quien lo impidió porque no tiene representación parlamentaria.

 

Cuatro mujeres, poco feminismo

 

Debate TV3 1

Imatge del debat a TV3.

 

Debate Tv3 Meritxell Batet Debate tv3 Jaume Asens Debate Tv3 Laura Borràs

Meritxell Batet, Jaume Asens y Laura Borràs.

Debate TV3 Inés Arrimadas Debate Tv3 Gabriel Rufián Debate Tv3 Cayetana Álvarez

Inés Arrimadas, Gabriel Rufián y Cayetana Álvarez de Toledo.

 

En lo que toca al debate en TV3, todo tema tocado ha derivado en la situación de Cataluña a raíz del procés independentista, tanto en políticas sociales, como en propuestas electorales y como en los posibles pactos que se podrían hacer entre partidos políticos. Se trata de los temas planteados por la propia cadena y en el que las cuatro candidatas y los dos candidatos presentes no supieron ni quisieron utilizar para hablar también de políticas de género.

Después de dos horas de debate se oyó "la violencia de género" de manera tangencial y en un enfrentamiento entre Batet y Arrimadas que acabó en alguna frase referida a lo que tanto el PP y C's llaman golpe de estado.

Un debate en el que las representantes de estas dos formaciones políticas tendieron a cortar la palabra y hacer ruido cuando hacían uso de la palabra el resto de candidaturas. En ese marco, las candidatas de PP y C's criticaron al representante de la cadena televisiva catalana, Vicent Sanchis, por su supuesto posicionamiento a favor del independentismo personal y de TV3, lo que provocó que otras candidaturas respaldaran la labor realizada por esta cadena.

 

Ámbito estatal

 

debate RTVE todos

Les homes canditats.

 

En ningún debate hubo un bloque específico respecto a políticas de género, a violencia machista pese a los casi 100 asesinatos en 2018 y 25 en este año, a las grandes desigualdades que afectan a las mujeres, a las múltiples violencias.

Según el reporte de mercadeo de los canales, más de 9 millones de televisores estuvieron prendidos viendo los debates de ámbito estatal. La explosión del activismo femenino a partir del 8M de 2018, hace pensar que la expectativa por los temas feministas ha ido en alza, que muchas mujeres estaban atentas a propuestas que las beneficiara, pero muy poco y tangencial ha sido lo que se dijo al respecto en los tres debates.

Fueron Sánchez e Iglesias quienes trajeron al debate los temas feministas. El primero dijo que "el feminismo no tiene como enemigos a los hombres, su enemigo es el machismo" y "la violencia de género no es cuento" dijo dirigiéndose a Casado y a Rivera, quienes de una u otra forma lo han expresado en sus discursos; Iglesias lo mencionó cuando dijo que había que bajar el IVA a los productos de higiene femenina.

Sánchez hizo menciones como: "Me siento satisfecho al decir que nuestro partido tiene un gran número de ministras en el gabinete", "estoy orgulloso de haber apoyado el Pacto Nacional contra la Violencia de Género", "la mayor independencia que puede tener una mujer, es tener un empleo", "creo en el feminismo sin ningún adjetivo", "la España que queremos es feminista"; en tanto que Casado y Rivera buscaron opacar sus propuestas con acusaciones específicas respecto a que su partido negó la participación de algunos grupos de mujeres en la marcha del día 8M.

En el segundo debate de ámbito estatal, Pablo Iglesias dijo que "en nombre del movimiento feminista no podemos hablar cuatro hombres". Lo dijo luego de que Sánchez tuviera un enfrentamiento con Casado que apostaba por que las víctimas tengan un empleo para hacer frente a su maltratador, a lo que el Presidente le recordó que hay víctimas de la violencia machista que son profesionales y con empleo.

Con todo, fueron pocos los minutos a hablar del tema, pero no en profundidad ni con propuestas de políticas específicas. Tampoco hubo preguntas de parte de las personas que conducían el debate, salvo una de la periodista Ana Pastor al representante del PP referida al aborto, a lo que Pablo Casado respondió que su partido ya no pretende volver a la ley de 1985.