Oscurantismo en la justicia

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Violencias - Violencia de Estado

 

  

  

otra justicia

 

OPINIÓN

¡Se ha conseguido! Mujeres penalistas y movimientos feministas han logrado que se amplíen hasta 30 los y las vocales de la Sección Penal de la Comisión General de Codificación, quienes paritariamente harán la revisión de los delitos sexuales en el Código Penal.

Analizando las últimas actuaciones del sistema judicial y del gobierno, pareciera que estamos en una época de oscurantismo en la justicia. La falta de empatía del sistema judicial con las mujeres, ha quedado evidenciado no solo en el caso de la Sentencia a la Manada, sino en otros casos con supuestos facticos de abusos sexuales. También lo fue, el nombramiento de 20 vocales, todos hombres, para reformar el Código Penal en temas vinculados con violencia sexual, numero de nombramientos que han tenido que ser modificados

En la época del oscurantismo, cualquier pensamiento, actitud o libertad de expresión, eran castigados por la Santa inquisición encargada de acallar a aquellos herejes que se atrevían a contradecir a la iglesia. El método jurídico utilizado a la hora de fallar, indica que la vestimenta o el comportamiento social, son pruebas indiciarias para condenar a las mujeres. El fallo de la Audiencia Provincial de Navarra, está caracterizado por una deliberada vaguedad y no ha hecho otra cosa que ratificar que se legisla con base a ideas preconcebidas del machismo Patriarcal sometiendo a las víctimas a una doble victimización.

En la Sentencia, las contundentes pruebas no fueron suficientes para que el juez fallara que hubo violación. La íntima convicción del Juzgador en la valoración de la prueba, fotos de WhatsApp y siete videos de 96 minutos, extraídos de los teléfonos móviles de los acusados durante los hechos, así como la declaración de la víctima y de la policía, así lo demuestran. El juez acogiéndose al artículo 181 del CP, numeral 2 y 3, que hablan del consentimiento, aunque obtenido mediante una situación de “manifiesta superioridad”. Según el fallo, no hay violación, y sí, un delito de abuso sexual continuado, sentenció el juez. Según eso, la ausencia explicita de resistencia de la víctima para evitar la violación, es un indicador de consentimiento valido, por lo que la violación no es un hecho notorio

Esta pena se reduce de forma notable, porque la violación es determinante de valoración, de ahí la sentencia. No olvidemos que de los nueve años, más cinco de libertad vigilada, los condenados ya llevan casi dos de prisión preventiva. El juez que buscó un término medio entre la absolución por consentimiento que pedía la defensa, y la agresión sexual sin consentimiento de la víctima, no imaginó que estaba enviando un mensaje subliminal para que los depredadores sexuales sigan delinquiendo a sus anchas.

Así pues, la regulación de delitos sexuales, requieren una urgente reforma del Código Penal, con iniciativas legislativas que tengan una visión real, en la que las mujeres participen de forma activa

En cuanto a los veinte vocales nombrados para reformar el código penal en alusión a delitos sexuales, no debe extrañarnos que las mujeres penalistas pidan la dimisión de los vocales. Advierten que en la regulación de delitos vinculados con violencia de género, no ha habido mujeres académicas de acreditada trayectoria profesional, que aporten al Derecho una perspectiva que represente los intereses de todas las mujeres

En un comunicado en el que rechazaban la propuesta del presidente de la Sección Penal de la Comisión General de Codificación por el acuerdo con el Ministro de Justicia de incorporar temporalmente a solo seis mujeres expertas, exigieron que el grupo se vuelva a formar con al menos la mitad con mujeres expertas en temas de violencia de género de forma permanente, no de manera excepcional durante la reforma. En la misiva además, criticaban la forma de selección de los vocales. Afortunadamente, la Sección Penal de la Comisión General de Codificación informaba hoy que se va a reestructurar hasta 30 el número de vocales y se reestructurará para que sea paritaria, 15 hombres y 15 mujeres.