Una experiencia feminista en el encierro de migradas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Migraciones - Migraciones

Encierro 2

 

Las mujeres migradas y refugiadas hicieron un llamado a una asamblea abierta y apoyo al encierro por parte de los colectivos feministas de Barcelona.

 

La respuesta a la convocatoria en la asamblea del 4 de mayo fue masiva, contando con una asistencia de cerca de 200 mujeres, que abrazaban la problemática de cientos de miles de mujeres racializadas migrantes.

No es la primera vez que los y las migrantes recurren a la medida del encierro: en el 2001, cerca de un millar de migrantes se encerraron en 10 iglesias de Barcelona durante 40 días en el mes de febrero. Esta medida permitió que el gobierno abriera un proceso de regularización extraordinario con el cual 14 mil migrantes se beneficiaron de un permiso de residencia. No obstante, el gobierno más adelante puso trabas para la renovación de los permisos de una buena parte de los beneficiados aludiendo que no cumplían los requisitos de integración.

Hoy en día la realidad es que hay millares de personas migrantes quienes ven obstaculizado su acceso a un contrato de trabajo, quedándose en situación de subempleo y precarización. Existe una flagrante y escandalosa desigualdad en relación al resto de la ciudadanía de la Comunidad Europea.

 

encierro 1

 

Experiencias comunes

 

En la asamblea previa al encierro las mujeres migrantes pusieron en común sus experiencias y hablaron sobre las dificultades que atraviesan para la obtención de papeles y el acceso al empleo, y sobre la violencia con la que son tratadas a nivel institucional y policial.

Explicaron que cientos de miles de niños y niñas también se ven discriminados por el sistema educativo, no tienen acceso a la salud e incluso hay un porcentaje que carece completamente de nacionalidad debido a que han nacido en trayectos migratorios y dependen de la regularización de sus padres. Estos niños y niñas son completamente obviados por el sistema y están creciendo en un mundo que niega su existencia en todos los aspectos.

En este marco, las migrantes más jóvenes pudieron conocer, y con mucha sorpresa, los duros condicionamientos que se imponen a las migrantes y refugiadas para la obtención de papeles, empadronamiento y nacionalidad.

 

encierro 3

 

Continuidad

Así, también, en la asamblea se debatió sobre la autodefensa y se organizó comisiones de debate sobre las posibilidades de darle continuidad al movimiento a corto, mediano y largo plazo. Entre otras varias acciones se decidió el apoyo permanente al encierro y se gestionó una agenda de asambleas y movilizaciones a las distintas delegaciones de migración de la ciudad para las semanas venideras.

Se acordó la constitución de una plataforma comunicativa que permita gestionar las alertas, la información común, una red de apoyo y un medio de auto convocatoria en asambleas periódicas. Estar preparadas ante cualquier caso que requiera movilización y salir a las calles.

Este nuevo movimiento emerge de un activismo de base y se propone, también, ampliar el debate en torno al feminismo y la migración, pues en la experiencia del encierro se está gestando una reflexión profunda sobre el rol del feminismo en la sociedad, y su fuerza de intervención en el seno de los movimientos sociales.

Con esta respuesta el incipiente movimiento de mujeres migrantes dio un paso cualitativo en su construcción, contando con la solidaridad de mujeres no migrantes. Las mujeres están tomando en sus manos las luchas contra la marginalización, porque, como aseguran, ningún ser humano es ilegal.