Cimac y fotoperiodistas valencianos, premios Libertad de Expresión

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Comunicación - TICS - Publicidad - Libertad de Expresión

Lucia lagunes 1

Lucía Lagunes, directora de CIMAC.

Reivindicación y emoción, el 3 de mayo, en el Paraninfo de la Universitat de València, la Unió de Periodistes entregó el premio Libertad de Expresión 2018, de ámbito internacional, al colectivo mexicano CIMAC, 'Comunicación e Información de la Mujer'.


El premio tiene una doble intención: la de premiar el peligroso trabajo de los y las periodistas mexicanas, que se juegan la vida diariamente para informar, y la vertiente de género que este colectivo desarrolla con su misión de generar y publicar información noticiosa sobre la condición social de las mujeres.

Se trata de asegurar que las y los periodistas incorporan los derechos humanos de las mujeres en su trabajo cotidiano, así como promover los medios como una herramienta de transformación educativa y social que sirva como estrategia porque las organizaciones civiles transmiten sus actividades, demandas y propuestas.

Periodistas, autoridades y representantes sociales escucharon de boca de Majo Síscar, presentadora del acto: "Celebramos los Premios Libertad de Expresión mientras en Kabul entierran a 9 periodistas muertos en un atentado el 30 de abril".

El galardón lo recogió su directora general, Lucía Lagunes Huerta. Especialmente emotivo fue su discurso de agradecimiento en el que habló de la difícil tarea que supone hacer periodismo en México: "México es una de las naciones más peligrosas donde ejercer el periodismo, un país donde el periodismo independiente y crítico es castigado con la persecución, la violencia, el asesinato y la impunidad", afirmaba.

Lagunes indicó que en los últimos 4 años han muerto 34 periodistas en México, 8 de ellas mujeres, y que este clima de violencia es una muestra de la debilidad de la democracia mexicana. La directora de CIMAC destacó el trabajo que su asociación hace en defensa de la libertad de expresión y de la vertiente de género, puesto que en México ser mujer y ser periodista implica una doble vulnerabilidad: "nos gustaría no tener que elegir entre la vida y una noticia".

Lucía Lagunes, muy emocionada, añadió: "Dedico este reconocimiento a las y los periodistas mexicanos que se niegan a complacer a los poderosos, a quienes mantienen los ojos y oídos abiertos para escuchar las exigencias sociales, para escudriñar los abusos del poder y hacerlos públicos. A mis colegas que fueron obligados al desplazamiento o el exilio para salvar sus vidas, a las periodistas cuyo trabajo tanta falta hace a la sociedad mexicana y a nuestra democracia. En la Red Nacional de Periodistas que han llenado de significado la palabra solidaridad; a todas mis compañeras de CIMAC que día a día construyen esperanza por la vida y la libertad de las periodistas. Porque nos negamos a la violencia como costumbre y al discurso oficial que dice que quién mata y amenaza a periodistas es la delincuencia organizada. Los datos contradicen esta versión, quienes atentan contra nosotros son agentes del Estado, funcionarios públicos. Para Miroslava Breach, Regina Martínez, Anabel Flores... para todas ellas justicia y verdad", finalizaba Lagunes.

 

Lucia Lagunes 2

Al medio, Lucía Lagunes y Germán Caballero con sus premios.

 

Barbaridades en nuestra casa

Previamente se había entregado también un Premio Libertad de Expresión 2018 a Germán Caballero, fotoperiodista valenciano en representación del resto de compañeros/as agredidos el 9 de Octubre, Día del País Valenciano.

Durante su intervención, Caballero relató las agresiones recibidas mientras cubrían las manifestaciones: "Aquel día nos amenazaron, nos escupieron, nos lanzaron objetos de todo tipo, sufrimos agresiones físicas y verbales. Todo por hacer nuestro trabajo. Estos comportamientos violentos fueron especialmente duros con las manifestantes y las compañeras periodistas y fotoperiodistas, que sufrieron agresiones machistas durante todo el recorrido e, incluso, algunas fueron acosadas sexualmente. Un clima irrespirable de odio e intolerancia que hizo muy complicado trabajar aquel día, cuando precisamente nuestro trabajo era más necesario que nunca. No podemos permitir que en nuestra casa ocurran estas barbaridades".

También se refirió al complicado momento que atraviesa la libertad de expresión en nuestro país (ejemplos varios en un corto periodo de tiempo, que han alertado incluso a la Comunidad Internacional) y al ascenso del discurso fascista y de odio por toda Europa: "Es en esta época donde más falta hace el periodismo. Somos más necesarios que nunca para auditar un momento histórico de cambio que se presenta complicado. Este periodismo tiene que analizar y alertar de los peligros actuales".

Caballero finalizó su discurso añadiendo esta petición: "Necesitamos tener fuerza como colectivo, ayudarnos para poder ser más libres como profesionales y así poder hacer un periodismo útil para la sociedad que analice y alerte de los peligros. Hablo en nombre de todos/as si digo que desde la Unió de Periodistes siempre estaremos contra el odio y la violencia y por las libertades individuales, colectivas y por la libertad de expresión".

 

Retroceso en libertades

El nuevo presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez, alertó del "retroceso que estamos comprobando en las libertades de prensa y de expresión a nuestro país", libertades que, dijo, son básicas para garantizar el derecho de información de los ciudadanos.

"El acoso e intimidación en Cataluña a los medios y a los periodistas, las agresiones a periodistas en otras comunidades, las querellas contra periodistas, las sanciones derivadas de la llamada 'ley mordaza', las campañas de acoso a las redes contra periodistas, la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, las ofertas de trabajo sin remuneración, la explotación de becarios, practicantes y autónomos, dibujan un panorama más que preocupante", afirmaba Rodríguez.

El presidente de la FAPE también tuvo unas palabras para la situación de Radiotelevisión Española manifestando el apoyo de la Federación al comunicado del Consejo de Informativos.

Finalizó su intervención recordando a los 32 compañeros/se muertos en 2018 y pidiendo al Gobierno que apoye a la petición de la Federación Internacional de Periodistas para que en las Naciones Unidas se cree una Convención Internacional sobre la Seguridad e Independencia de Periodistas y Profesionales de los Medios, que les proteja de los ataques contra sus vidas, la detención arbitraria, la violencia y las campañas de intimidación.

La entrega de premios concluyó con el discurso de Noa de la Torre, presidenta de la Unió de Periodistes Valencians, quien destacó cómo la ley mordaza está amenazando, cada día más y con más claridad, el derecho a la libertad de expresión: "Con periodistas y ciudadanos anónimos denunciados simplemente por contar la verdad o hacer un comentario en redes sociales, por opinar, por publicar un libro o hacer una canción".

No olvidó, en sus palabras, la censura sufrida por la propia Unió con aquella exposición de fotoperiodismo vetada en el MuVIM, para mostrar el mejor fotoperiodismo valenciano que denunciaba la corrupción y que ocho años después ha vuelto al museo con un nuevo concepto y una propuesta renovada.

También habló de las mujeres informadoras y de la importancia de trabajar por un periodismo comprometido con la igualdad real entre hombres y mujeres. "No ahora que el feminismo parece estar de moda, sino desde siempre. De qué libertad de expresión hablamos, si silenciamos la voz de la mitad de la población? Si 'sin periodistas no hay periodismo', sin periodismo no hay democracia'".