Ni víctimas ni sumisas, migradas combativas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Economía y Empleo - Empleo

Migradas 3

Paula Santos, de Dones Migrades Diverses. (F: D. Ergueta)

"Las Mujeres Migradas haremos huelga" es el acuerdo de la Asamblea de mujeres migradas, realizada el domingo 25 de febrero, a la que asistieron representantes de varias organizaciones.

 

La Asamblea de mujeres migradas fue impulsada por la Red de Migración, Género y Desarrollo, Sindillar (Sindicato de mujeres trabajadoras del hogar) y Mujeres Migrantes Diversas, entre otras organizaciones integrantes de la Comisión de Migración y Fronteras de la Vaga Feminista.

La Asamblea tuvo lugar en Ca la Dona y contó con un centenar de mujeres, representantes de diversas organizaciones y también a título individual, que compartieron un espacio de acción vindicativa para evidenciar las principales preocupaciones de las mujeres que viven en condición de migración y refugio.

 

Migradas 1

Parte de las asitentes a la asamblea (Foto: Zoraida Zevallos)

 

Voces diversas

Bombo Ndir, presidenta de la Red de Migración, Género y Desarrollo, expresó que "la #HuelgaFeminista es una expresión mundial de rechazo contundente de las mujeres al sistema colonialista, capitalista y patriarcal que violenta, asesina, esclaviza, empobrece, excluye, quita libertades, limita autonomías, depreda los entornos vitales, racializa cuerpos, genera explotación sexual y oprime sexualidades".

Por su parte, Norma Falconi de Sindillar expresó: "El Estado español impone leyes racistas como la ley de extranjería que ilegaliza personas, que permite la construcción de fronteras asesinas y legitima la existencia de los CIES. Las mujeres migradas demandamos la derogación de esta ley, el cierre de los CIES y que se deje de invertir tantos millones en FRONTEX y se invierta más en políticas sociales que promuevan la gestión de la interculturalidad".

Paula Santos, de Mujeres Migrantes Diversas, expresó: "Denunciamos que el estado español siga invisibilizando y desvalorizando el trabajo de cuidados no remunerado y remunerado. Las mujeres migradas, como trabajadoras internas en el espacio doméstico y como limpiadoras de los hoteles, nos vemos sumidas en la precariedad y en la sobre explotación. Las trabajadoras internas somos esclavas modernas y esta realidad se tiene que acabar.

Sara Cuentas de la Red de Migración, Género y Desarrollo, explicó que "la aplicación de la 155 está generando un estado de incertidumbre, de represión de las libertades y de violencias institucionales hacia las cuales las mujeres migradas no somos indiferentes porque vienen de un Estado que está legitimando la opresión con total impunidad.

Hemos de ser capaces las feministas de denunciar las opresiones, vengan de donde vengan y evitar que las ideologías de partidos impongan sus discursos en el discurso del movimiento feminista. Hacer memoria histórica en España es fundamental, para comprender que aún vivimos en un estado colonialista y limitador de libertades y derechos".

 

Migradas 5

Carol Murcia, haciendo uso de la palabra. (F: D. Ergueta)

 

¿Cómo puedo participar?

¿Cuál es mi huelga y cómo puedo participar? ¿Por qué algunas no estamos? ¿Cómo podemos organizarnos para la Vaga y para el después? Fueron las preguntas que abrieron la asamblea. Las respuestas fueron múltiples y desde la experiencia vivida de la condición de mujeres migradas respondieron:

Liliana Aragón, de México, con tres hijos en edad escolar, expresa que está proponiendo junto a otras madres sensibilizar sobre la finalidad de la Vaga hacia la comunidad educativa. Arlen Cruz, abogada sin hijos que trabaja en una empresa aeronáutica, recuerda que uno de los principales problemas de las mujeres es la brecha salarial, que afecta sea a las autóctonas sea las migradas.

La periodista Drina Ergueta recordó cómo es complicado llegar a las mujeres que no manejan el idioma, como las chinas y otras asiáticas, que constituyen la mayoría de las comunidades extranjeras, pero no es fácil también llegar a los numerosos grupos de la comunidad latina. Sería posible crear allí algún espacio donde hablar de la situación de las mujeres, de los derechos que no se cumplen.

 

 

Migradas 4

Norma Falconi, de Sindillar. (F: D. Ergueta)

 

Falconi hizo además incidencia en una reivindicación importante: el derecho al voto de quien trabaja, de forma invisible, en casas y en locales y que por no tener nacionalidad se le impide votar se le exige pagar impuestos. Recordó que las que están sin papeles tienen mucho miedo a salir en espacios públicos, además no pueden hacer huelga.

Paula Santos sostiene que hay que revisar la normativa del trabajo doméstico del 2012, que tiene vacíos. Las que en peor condición están son las internas, o sea las que duermen en la casa de los patrones y prácticamente deben estar disponibles las 24 horas. Aunque nos digan, "siéntete como en tu casa", lo cierto es que no puedes invitar un café a las amistades ni mucho menos el sentarte en el sofá.

Las representantes paraguayas de la organización Alas Violetas, proponen parar todo, escuelas, oficinas, centros comerciales, etc. "Nos hemos de poner un delantal y salir a la calle con fregonas, escobas etc., para visibilizar el trabajo tan poco valorado de las mujeres que están en el sistema de cuidados".

Leticia Cruz cuestiona la economía capitalista que beneficia a quien deslocaliza el trabajo en otros países donde pagan salarios más bajos y, a la vez, mantienen bajos los salarios en Europa. Cuestiona cómo en las ciudades europeas se expulsa cada vez más a las precarias entre las precarias hacia las periferias. Denuncia que mientras crecen las prácticas de corrupción del Estado aumenta el paro y la precariedad y disminuye el acceso de la población a servicios básicos como la vivienda, la salud y la educación.

Aissa Diallo de la Red de Mujeres Africanas contra la Ablación expresa que la unidad de las mujeres migradas es fundamental para denunciar la explotación, el racismo y las violencias y esa es la intención de esta asamblea." Las mujeres africanas tenemos una realidad muy complicada por el idioma y, además, porque hay un racismo exacerbado contra la población negra, que no permite el desarrollo personal, técnico y profesional de quienes venimos de África".

Carol Murcia expresó que las mujeres trans migradas tienen serios inconvenientes para conseguir empleo, porque está el estigma de su condición. Ella reivindicó que las mujeres han de hacer visibles en el ámbito laboral, que han de organizarse para evidenciar la explotación y denunciarla, y sobre todo, luchar juntas para que las mujeres trans migradas puedan acceder al mercado laboral digno, desde sus propios saberes y capacidades profesionales.

Sonia Abián puntualizó que las mujeres migradas tienen diversos saberes que traen desde sus países de origen y que son poco reconocidos por la sociedad de destino. Los talentos que tenemos los hemos de visibilizar y reconocernos entre todas, entre las que venimos de diversas realidades y las que ya vivimos aquí.

 

Migradas 6

Algunes de les organitzadores. (F: D. Ergueta)

 

 Transversalidad

En síntesis, la lucha de las mujeres migradas tiene elementos de transversalidad con la precariedad del trabajo, que es una condición común en la actual fase del capitalismo. La lucha debería ser asumida también por los sindicatos, que no están bastante activos en el tema.

Por lo tanto, la abolición de la Ley de Extranjería y el cierre de los CIES debe ser un tema importante entre las reivindicaciones del 8 de marzo, así como unos cambios en la normativa del trabajo doméstico y de las trabajadoras de los hoteles porque están permitiendo situaciones de esclavitud y sobreexplotación.

Esto sí, el 8 marzo debe ser un día de las luchas diversas, donde las mujeres de diversos orígenes evidencien sus agendas, junto a las feministas de Catalunya, con reconocimiento y horizontalidad, con sinergia y con acción vindicativa compartida.

 

Migradas 2

Silvia Albert, actriu es-pa-nyo-la, no africana.

 

Fermento creativo

"Aunque los medios lo reporten tan poco, vivimos un momento mágico, de fermento creativo en las asociaciones de mujeres migradas, de conectar desde el arte que también es transformador, asegura Silvia Albert, actriz española, nacida en San Sebastián.

La obra de teatro "No es país para negras", que compartió al cierre de la Asamblea de Mujeres Migradas, evidenció su gran expresividad y talento para representar situaciones y estereotipos de la vida cotidiana sobre el racismo, haciendo emocionar y pensar. Al terminar la presentación, las asistentes coincidieron en que esta obra merece ser difundida entre la juventud y la ciudadanía en general.

Esta asamblea parece ser una evidencia significativa de que las mujeres migradas, que viven y trabajan en Catalunya, son un importante sector de población que pide ser tomado en cuenta desde las instituciones y organizaciones de la sociedad civil, porque tienen saberes y maneras de ser y hacer que pueden contribuir a generar una sociedad libre de prejuicios y de prácticas excluyentes. Una sociedad intercultural, diversa y libertaria.