México: Arrabaret, una propuesta feminista, crítica y transgresora / La Independet / Noticies génere

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Cultura - Teatro - Artes Escénicas

 

 Abordan temas como los feminicidios, la diversidad sexual, la política y la xenofobia. En Mérida surge este colectivo que se expresa por medio del teatro cabaret y el burlesque.En México el teatro cabaret es una tradición que vio sus inicios en los años 20 en los shows improvisados de carpa y en el teatro de revista, que se llevaba a cabo en la Ciudad de México.

 

3281 1

 

Personajes como Palillo, Cantinflas, la Guayaba y la Tostada, realizaban críticas hacia la sociedad y política mexicana a través de su peculiar humor. No obstante, en los años 40 el cabaret cambia de rumbo y se convierte en espectáculo de ficheras y vedettes, debido a que el entonces presidente Manuel Ávila Camacho vetó este tipo de críticas.

No fue sino a finales de la década de los 80 y principios de los 90 que Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe dan pie al cabaret contemporáneo, donde se retoma la crítica hacia el sistema político de México y su sociedad con mucho más fuerza, acompañado del humor basado en la farsa.

Desde principios del siglo XX y hasta la actualidad, Las Reinas Chulas, conformadas por Nora Huerta, Marisol Gasé, Ana Francis Mor y Cecilia Sotres se han encargado de mantener vivo este género dramático.

En la ciudad de Mérida, capital del estado de Yucatán, surge con la misma finalidad un colectivo de mujeres de diferentes generaciones, llamado Arrabaret, conformado por Ali Madai Becerril, Verónica Valenzuela San Rosa, y Goreti Herrera Aguilar.

Esta agrupación, surge principalmente como un interés feminista de las propias integrantes, para utilizar el teatro cabaret y el burlesque como medios para transmitir sus ideas a la sociedad y concientizar sobre cuestiones de género, y machismo.

"Nos ha dado el teatro cabaret el recurso para decir lo que nos duele, lo que nos indigna como sociedad, como mujeres", señaló Verónica Valenzuela, quien describe al género teatral como disidente y transgresor, que también utiliza la farsa como recurso.

"Tocamos de todas las fibras sensibles. Nuestros sketches siempre son irónicos, no nos burlamos como tal, siempre usamos una farsa, una ironía, como para platicar pero a la vez suavizar un poco y reírnos, siempre dejando pensando en algo", mencionaron.

Otra de las características principales del cabaret contemporáneo es la utilización de poca ropa, que nace de la tradición del burlesque, como recurso para transmitir un mensaje. Al respecto, las artistas comentan que si bien no recurren a esto en todas sus presentaciones, el hacerlo tiene un trasfondo transgresor y de seguridad.

Goreti Herrera destaca que el cabaret le ha ayudado no sólo a sanar su autoestima, brindándole la confianza sobre su propio cuerpo, sino también a expresar sus sentimientos cuando se encuentra en el escenario.

Para Verónica Valenzuela, este recurso del burlesque es una forma de aceptar su cuerpo y lo que es, una manera de "liberarte de la opresión que la sociedad te está marcando", haciéndola sentirse segura consigo misma, independiente, transgresora y que está en armonía con quien es y con su cuerpo.

Ali Madai, quien es la que lleva menos tiempo haciendo cabaret de las tres, señala que el desnudo en escena reivindica su sensualidad y sexualidad y la de sus compañeras como mujeres, e invita al público a que se sienta libre de expresarse, y de no reprimir esa parte.

"En un show, la "poca ropa" es una herramienta del burlesque, porque a nosotras nos libera también de la censura al cuerpo, ya estamos transgrediendo; por eso en el cabaret hay poca ropa", detallaron.

A pesar de tratar con esta temática las tres cabareteras, tanto en sus trabajos individuales como en conjunto, abordan otras que competen a la sociedad mexicana y sobre todo a la yucateca, como los feminicidios, la diversidad sexual, la política y la xenofobia, entre otros.

Dichos tópicos surgen de cuestiones personales de cada una, de malas experiencias que han vivido en sus contextos. Antes de realizar alguna presentación, se dan la tarea de investigar y ahondar al respecto.

"A través de la investigación, colectivizamos ese sentimiento y pasamos por un proceso de sanación, donde eso que te duele lo vas a convertir en risa, para que tú puedas transmitirlo al público en esa forma pero a la vez, críticamente", dijo Ali Madai.

La finalidad de cada show que presentan las arrabareteras es el de mejorar el concepto del cabaret contemporáneo y deslindarlo del show de ficheras, así como crear inquietudes y cuestionamientos en su público sobre lo que acontece en la sociedad actual.

"Es un show completo de cabaret, tienes que verlo porque te vas a identificar, porque somos personas que estamos viviendo lo mismo y nos preocupan las mismas cosas, hay empatía con la demás gente, solo que a veces no sabemos cómo decirlo", finalizaron.

Arrabaret colectiva se presentará en la ciudad de Mérida, en la Celebración LGBTIQ+ "Queer party", que se llevará a cabo el jueves 26 de octubre en punto de las 8:30 de la noche, y el sábado 27 estará "La muerte chiquita" a las 9:30 de la noche, en conocidos lugares del Centro Histórico.