Queremos Votar

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Memoria - Memoria histórica

 

alt

 

Muchos de los colegios electorales abrieron sus las puertas en una hora que no era habitual, una tarde del sábado 30 de septiembre. En uno de los colegios electorales en el Municipio de Sant Cugat del Valles, se había organizado una jornada improvisada, música en vivo, juegos, actividades lúdicas en general.

 

A las diez de la noche una cena peculiar. Parecería una cena normal de cualquier fiesta o reunión, sin embargo los comentarios eran un poco distintos.

Un hombre con el rostro ovalado y el cuerpo robusto, con más indignación aseguraba que parecía tiempos de Franco: la gente no se podía reunir para organizarse. Una mujer con la mirada profunda, doctora en un hospital de la ciudad, decía que "parece increíble lo que está pasando", le costaba creer que desde el Estado no les permitieran elegir el destino de Cataluña y hasta ahora se haya cerrado a cualquier tipo de diálogo.

Desobedecían, pero ellos sentían que tenían que luchar por sus ideales, sabían que querían un país libre donde se pudieran tomar decisiones en colectivo, donde existiera más libertad de decisión. Algunos pasaron la noche en el colegio electoral. La consigna era clara, proteger el lugar de un posible desalojo por parte de los Mossos d'Escuadra o la Guardia Civil. En la madrugada a las cinco de la mañana debía llegar más gente. Se hicieron turnos para vigilar y avisar si venían los Mossos durante la noche.

En la madrugada, a las cinco de la mañana, se iniciaban los turnos de personas que habrían dormido un poco más horas, se preparó un chocolate colectivo y a las siete comenzaron a llegar las personas mayores, la mayoría abuelas o abuelos con sus bastones y sus achaques, pero con los ideales firmes a cuestas.

 

alt

Como el ejemplo anterior, ciudadanas y ciudadanos de todo Cataluña se organizaron en diferentes barrios y pueblos para garantizar las elecciones del Referendum. El conjunto de la población convocó la participación siempre bajo la idea de concentraciones pacíficas para fortalecer este ejercicio de democracia. Diversas organizaciones gestionaron jornadas lúdicas durante los días viernes 29 y 30 de septiembre. Querían luchar por su derecho ha hacer un referéndum para poder votar la independencia de Cataluña del Estado Español.

Miles de personas ocuparon los colegios electorales de toda Cataluña, buscando así poder votar al día siguiente. Según datos de la Agencia 1 ‘octubre “el 49% de las escuelas catalanas estaban ocupadas”. Mientras durante las últimas semanas, organizaciones de derechos humanos mostraban continuamente su preocupación por la irrupción los derechos humanos fundamentales en Cataluña, especialmente la libertad de expresión.

 

alt


La represión por parte del Estado Español aumentó exponencialmente en las últimas semanas, se han increpado periodistas, ejerciendo la censura de la información, se han cerrado páginas webs que defienden el derecho de la autodeterminación. Y algunos cargos de la Generalitat han sido detenidos. El cerco que ha realizado el Estado Español es claro, quería impedir el referendum Catalán. Alrededor de 10.000 efectivos de las fuerzas policiales y de la guardia civil se encuentran en servicio y 1 de cada 3 anti disturbios de España está en Cataluña, según datos del diario el País.

En la noche del 1 de octubre se habían contabilizado 844 heridos por la represión ejercida por los antidisturbios enviados por el Estado Español. Las redes sociales explotaban por la indignación y el rechazo a la violencia. Había concentraciones en varias ciudades del Estado Español.

Se debe aclaran que las personas que defendían el derecho a votar, se han movilizado pacíficamente y no han presentado en ningún momento violencia contra la policía o agentes de la guardia civil. Sin embargo, Las entradas a los colegios electorales donde se llevaban las urnas se caracterizaban por la brutalidad y la violencia. También hubo agresiones sexuales a mujeres como fue el caso de Marta Torrecillas.

 

foto: Oscar Molto

 

 

 

 

 

 

 

 

"Ens podrem alliberar"

El sábado 31 de septiembre, la escuela l´Olivera de Cabrils estuvo abierta toda la noche para garantizar la apertura el día 1 de Octubre. Varias personas cantaron en un momento emotivo l'Estaca, canción por excelencia, símbolo de la lucha por la libertad en Cataluña. “Ens podrem alliberar” dice una de las frases: "nos podremos liberar".

"Ens podrem alliberar" y se movían las personas con el cuerpo de un costado hacía el otro entonando la canción como si ella se les entrara en los huesos y los hiciera mover de un lado al otro. "Ens podrem alliberar...", como si al entonar esos versos les llevará a encontrarse con la cultura que les hace diferentes y encontrarse en su identidad.

A primera hora de la mañana del 1 de Octubre, Mossos se fueron acercando a los colegios electorales, en algunos casos tomaron acta y se retiraron, en otros colegios permanecieron en la puerta. Hasta esa hora de la mañana parecía se podría votar sin ningún impedimento, pero durante el transcurso del día comenzó la represión y de esa represión las fotos e imágenes que se han multiplicado en las redes sociales, dicen más que mil palabras.