República Dominicana: Rostros de mujer desafían la realidad tras el paso de Irma / La Independent / Noticias género

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Desarrollo - Desastres Naturales

Las principales imágenes que han colmado las primeras páginas de los medios nacionales, tras el paso del huracán Irma por República Dominicana, no dejan lugar a dudas: las mujeres, frente a sus casas destruidas, entregan a las cámaras una mirada de tristeza y desafío. No puede ser de otro modo. Hasta hace apenas unas horas, alrededor de 15.000 personas permanecían fuera de sus hogares; del total de personas desplazadas, 1.899 hallaron resguardo en casas de familiares y 12.829 en albergues oficiales. Los vientos huracanados destruyeron 108 viviendas y causaron daños en otras 966.

 

republica dominicana

 

 

Si se tiene en cuenta que en República Dominicana un tercio (33.3%) de los hogares a nivel nacional tiene la figura de una mujer como jefa de hogar, según ha publicado en su sitio web la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) en su Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (ENHOGAR-2015), puede entenderse que sobre los hombros de esa "cabeza de familia" pesan un sinnúmero de responsabilidades y grandes retos ante situaciones catastróficas como esta.

Las estadísticas muestran que de 31,927 hogares encuestados, 10,639 de ellos los encabezan mujeres.
Un estudio publicado el pasado mes de marzo por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), titulado: Desarrollo humano para todas las personas, evidencia las exclusiones que enfrentan las mujeres dominicanas en diferentes ámbitos de la vida y amplía que aunque la nación continúa en el renglón de Desarrollo Humano Alto, "ubicándose en la posición 99 de 188 países, mejorando 2 posiciones con relación al informe de 2015 cuando obtuvo la posición 101 (...) el Índice de Desarrollo Humano (IDH) disminuye en un 21.7%, cuando se ajusta por desigualdad...".

Si a ello se añade que las mujeres dominicanas "han sido tradicionalmente desfavorecidas porque asumen la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerado, lo que les deja poco tiempo para desarrollar una carrera profesional e incorporarse al mercado laboral", puede entenderse con mayor claridad las limitaciones de esa jefa de hogar que debe levantar nuevamente el techo donde crecen sus hijos e hijas; porque esa desigualdad de género, que reduce su potencial en un 47.0%, tal y como enfoca este estudio, se multiplica en este periodo postciclónico.

Para la mujer dominicana, Irma se aleja y sus penurias se acrecientan más y más, pues pese al elevado dinamismo en la generación de riquezas, ella sigue en ese segmento poblacional que no alcanza los beneficios de tal crecimiento.