Amor, deixa’m dormir

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Cultura - Literatura

 

maria rosa nogue

Maria Rosa Nogué

 

OPINIÓN

Amor, deixa'm dormir; Carme Ballús habla de su obra con alumnado de la Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonés. 


Carme Ballús foto

Carme Ballús

 

Carme Ballús, autora de Les Franqueses del Vallès (Barcelona), vino el pasado sabado a hablar de su recopilación de cuentos "Amor, deixa'm dormir" (Ed. Alpina, Col. Marcòlic, 2015) con el alumnado del curso de Iniciación a la Narrativa en la Escuela de Escritura del Ateneo Barcelonés, que yo misma imparto desde hace 11 años. Es un curso trimestral, de 30 horas, donde autoras y autores en proceso de formación realizan una serie de aprendizajes teóricos y prácticos encaminados a la escritura de un cuento. Como clausura del curso, es importante que el alumnado pueda tener un contacto directo con alguna autora, y este año hemos tenido el gran placer de hablar sobre la escritura literaria con Carme Ballús, una autora que, en su momento, también fue alumna del curso de Iniciación a la Narrativa, que entonces impartía al profesor Andreu Ayats.

Carme Ballús es filóloga, ejerció toda una carrera de docencia en el Instituto Cumella de Granollers y lo compaginó con la redacción editorial de Guías de Lectura (para el Mecanoscrit del Segon Origen y Juego Sucio, de Manuel de Pedrolo), antes de lanzarse a la piscina y centrarse en su vocación de escritora. Lo hizo inscribiéndose en la Escuela de Escritura del Ateneo Barcelonés, donde realizó el Itinerario de Cuento (3 cursos), primero con Andreu Ayats y después con el escritor Josep Albanell. Paralelamente, fue presentándose a concursos donde ganó varios premios de narración, y finalmente publicó su primera recopilación, "Puertas adentro", y el segundo, "Amor, déjame dormir", los dos en la Colección Marcòlic, de la Editorial Alpina, de Granollers. Previamente, también había ganado el premio de novela Vila d' Ascó con una obra colectiva (su grupo de cuento, con su profesor, Josep Albanell), titulada  “El Artefacto”.

 

 

 

 

Grupdis

  Alumnos del Curso de Iniciación a la Narrativa de la Escuela de Escritura del Ateneo Barcelonés, el sábado por la mañana. (De izquierda a derecha: arriba, Cristina Bosch, Sofía García, Maria Rosa Nogué, Mariano Hermosilla, Carme Ballús, Mercè Pérez; abajo, Laura Vara y Santi Tapias)

 

 

La visita

A la hora de la pausa, Carme Ballús nos esperaba en el jardín del Ateneo, donde todavía pudimos ver “el huevo como baila” danzando en la fuente adornada de flores, que fue un día de puertas abiertas de la entidad. Nos reunimos en torno a una mesa|tabla, habiendo leído su “Amor, déjame dormir”, y empezó la tertulia. Todo el mundo estaba muy interesado a saber diferentes aspectos curiosos del oficio de escribir: de donde|dónde salen los temas, si hay alguno recurrente o son aleatorios, si es difícil de componer un libro de relatos, si cuesta mucho conseguir publicarlo...Carme Ballús, muy amablemente, fue respondiendo todas las dudas. Nos explicó que en esta recopilación, “Amor, déjame dormir”, hay una cierta unidad temática, centrada al ofrecer diferentes visiones de la vejez, desde el cuento que empieza la recopilación (donde unos tíos muy atentos son tratados con frialdad por una sobrina a quien habían ido a visitar, aunque siempre le habían ayudado mucho, incluso económicamente), hasta relatos más imaginativos, como “Té de cereza”, donde un grupo de amigas de visita al Gran Bazar de Estambul y experimentan los efectos de una mágica bebida antiedad.

También nos dijo que para ella, tanto como la lectura, es clave el aprendizaje técnico, como lo que se ofrece a la Escuela de Escritura, y también el gusto por el cultivo del lenguaje: la búsqueda de una sintaxis variada, de un vocabulario adecuado, de la presentación de unas escenas que sean sugestivas, creíbles y al mismo tiempo intrigantes. Carme Ballús, además, quiere atrapar las lectoras y lectores ofreciéndoles variaciones en la propia técnica contística, trata de sorprender lectores y lectoras de manera que tengan ganas de seguir leyendo. Y hay que decir que lo consigue.

 

 

El placer de la escritura

“¿Sufres, cuando escribes?”, le preguntó un alumno, Santi, y la autora se lo pensó un poco, pero dijo que no. “En todo caso, no siempre”; más bien, nos aseguró, acostumbra a pasárselo bien dejando volar la imaginación. Otra cosa son las correcciones y los ratos muertos donde parece que la inspiración se haya encallado: hay días de todo. Precisamente, este tema sale reflejado en su cuento “Musas huidizas”, en el que la escritora “atascada” se va a dar un paseo en autobús. También hablamos del cuento “Desasosiego”, donde aparece la figura de Penèlope. Mercè Pérez, alumna del curso y licenciada en Filología Clásica, encontró una proximidad con el ritmo de la Odisea. Carme Ballús reconoció que sí, que se había inspirado incluso lingüísticamente.

La conversación siguió hasta tarde, y todavía habría durado más; tuvimos la sensación de enriquecernos humanamente y literariamente, en el encuentro con Carme Ballús; con una idea más clara del proceso de escritura, no tan sólo de un cuento, sino de todo un conjunto,y de más de uno, y con más ganas que nunca de seguir practicando y adentrándonos en un mundo que a todo el mundo le convendría probar, al menos alguna vez.

*Maria Rosa Nogué, escriptora i professora de l’Escola d’Escriptura de l’Ateneu Barcelonès