Rusia: El Tribunal de Estrasburgo condena al Gobierno ruso por la "ley propaganda gay" que prohíbe la promoción de la homosexualidad / La Independent / Notícies gènere

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado a Rusia, este martes 20 de junio, por discriminación y vulneración de la libertad de expresión por la denominada "ley de propaganda gay". La sentencia concluye que la ley no define claramente sus límites y que su aplicación durante estos años ha sido arbitraria. El texto añade que no ha servido a ningún interés público legítimo si no que ha reforzado el estigma que la sociedad ya tiene contra la homofobia.

Los tres denunciantes Nikolai Vayev, Aleksei Kisiliov y Nikolai Alekséyev, conocidos miembros del colectivo LGTBI, de Rusia fueron condenados por diversas faltas y sanciones. Fue entonces cuando decidieron llevar el caso al TEDH, de Estrasburgo. Ahora Rusia deberá indemnizarles con 43.000 euros por daños morales. Esta sentencia es un varapalo contra el gobierno de Rusia y ha provocado una airada reacción del presidente Putin y de la Iglesia ortodoxa rusa. El ministerio de Justicia ya ha dicho que recurrirá la sentencia.

Rusia tiene un largo historial de ataques a los homosexuales. El más reciente fue el mes de abril cuando "Novaya Gazeta" denunció persecuciones y asesinatos de homosexuales en la república de Chechenia, así como la existencia de cárceles secretas en esta república rusa de mayoría musulmana donde los gays son torturados. Desde la Red LGBT rusa infornar hace un par de semanas sobre la evacuación desde Chechenia de unos 40 homosexuales, en palabras del gobierno, "para garantizar su seguridad".

 

Ley suspendida para los JJOO de Sochi

La ley de propaganda gay fue aprobada en junio de 2013 con la idea de no aplicarse ni a atletas ni a  participantes de los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi que debían celebrarse en 2014. Esta ley prevé sanciones que van desde de 125 euros a 2.000 euros para las personas o empresas que promocionen la homosexualidad.

Es una ley ambigua que tanto permite castigar las marchas del orgullo gay como sancionar darse un beso en público dos personas del mismo sexo. Una semana después de aprobarse la ley, la Duma rusa prohibió la adopción de niños y niñas por parte de parejas homosexuales extranjeras y de personas solteras  procedentes de países donde son legales las uniones entre personas del mismo sexo.