Carme Chacón, una ministra que dio mucha guerra

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Opinión - Opinión: Empoderamiento y Liderazgo

siscu baiges

 

 

 

OPINIÓN

Carme Chacón era para algunas personas una mujer luchadora, fiel a sus principios, coherente, dialogante y firme.

Para otras, representaba el socialismo que se había alejado de la izquierda, alineada con un presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que había asumido aplicar la política de austeridad que le imponía Angela Merkel, desde Alemania.

Pocos sabían, sin embargo, que tenía un corazón frágil. Un corazón que podía fallar en cualquier momento. Lo hizo el pasado 9 de abril. Y cogió por sorpresa a gente partidaria o detractora. En general lloraron su pérdida y la recordaban embarazada de siete meses asumiendo la dirección del ministerio de Defensa o liderando la candidatura socialista que obtuvo unos resultados muy brillantes en las elecciones generales del diciembre de 2007. Pese al respeto con que se trata casi siempre el currículum de las personas muertas no faltó quien destacara su enfrentamiento duro con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. O quien pusiera reparos a la concesión de la Cruz de Sant Jordi por parte del gobierno de la Generalitat, a título póstumo.

De padre andaluz y madre catalana, Carme Maria Chacón Piqueras había nacido en Esplugues de Llobregat el 13 de marzo de 1971. Es decir que el corazón la traicionó fatalmente cuando apenas acababa de cumplir 46 años. Hacía 23 que estaba afiliada al Partido de los Socialistas de Cataluña y 30 que se había apuntado a las Juventudes Socialistas.

Hay pocas mujeres en la historia de la España democrática que presenten un currículum político tan completo. Ser la primera mujer que asumía el ministerio de Defensa es el hito más destacado. Antes, sin embargo, había dirigido el ministerio de Vivienda, a las puertas del estallido de la crisis de la burbuja inmobiliaria. Sus primeros cargos de representación política los había ostentado en el Ayuntamiento de Esplugues, donde en junio de 1999 obtuvo el acta de concejal. Que no llegaba a la gestión pública para pasar desapercibida lo demostró en el cargo que tuvo en el consistorio entre los años 1999 y 2003: Teniente de alcalde de servicios económicos, recursos humanos y seguridad ciudadana.

En un país como Cataluña, eternamente dedicado a debatir sobre las relaciones con España, Carme Chacón era vista como representante del socialismo más 'españolista'. Huelga decir que el reparto de estas etiquetas es muy subjetivo y que ella no se identificaba con ese calificativo. Es indudable, sin embargo, que apostó fuerte para trasladar su combate socialista en Madrid. Allí se incorporó al equipo de un candidato a la secretaría general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, que parecía condenado al fracaso.

Pero fue la apuesta adecuada y de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero fue ascendiendo en el PSOE y en el gobierno español. Después vinieron los tiempos difíciles. La opción por la austeridad y los recortes de Zapatero que llevó a al partido socialista a la oposición. En el 38 Congreso del PSOE, en febrero de 2012, estuvo a punto de ser elegida secretaria general. Sólo 22 votos la separaron de conseguirlo.

Después optó por retirarse del primer plano de la política. Su corazón débil nos ha impedido saber si habría vuelto a ella en un futuro inmediato. Muchos creían que todavía tenía que dar mucha guerra en la política catalana y española.