En riesgo la perspectiva de género en la paz de Colombia

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Derechos Humanos - Derechos de las Mujeres - Derechos de las Mujeres

Foto1 Apertura cristinaTino

 

Dos debates recientes en Barcelona han expresado el temor de las mujeres colombianas de que pueda saltar de los Acuerdos de Paz ‘la ideología de género’, como lo denominan las fuerzas conservadoras del NO ganador.

Perspectiva que, por primera vez en unas negociaciones de Paz, se ha incorporado en todos los puntos de la agenda y con medidas específicas.  

Adriana Benjumea Rúa, abogada feminista, experta en Derecho Internacional Humanitario y Derechos de las Mujeres, es la directora de la Corporación Humanas Colombia y Linda Cabrera Cifuentes, también abogada feminista, investigadora y litigante en casos de violencia contra las mujeres, es subdirectora de Corporación Sisma Mujer. Ambas participaron en las negociaciones de La Habana  como representantes de la Plataforma Cinco Claves y han estado en Barcelona estos días explicando la alarma que ha despertado entre las organizaciones de mujeres y las feministas el no en el plebiscito, por la animadversión de las fuerzas conservadoras a lo que denominan ‘la ideología de género’.

 

 

0 AdrianaBenjumeayLindaCabrera L.V

Adriana Benjumea y Linda Cabrera en la FEDE. L.V.

 

 

Humanas y Sisma, junto a la Red Nacional de Mujeres, formaron la Plataforma Cinco Claves para un tratamiento diferencial de la violencia sexual en los acuerdos sobre la Justicia Transicional en el Proceso de Paz” que propuso los lineamientos básicos para lograr una paz sostenible mediante la implementación de políticas y medidas justas y diferenciadas para las mujeres y las niñas, víctimas de violencia sexual dentro del conflicto armado. Y elaboraron unaanimación explicativa, la cartilla de la Plataforma de las Cinco Claves para que las mujeres tengan las suficientes herramientas, puedan ser las propias verificadoras y hacer un seguimiento y monitoreo de la implementación de los derechos de las mujeres en el Acuerdo Final.

 

 

  

Colmbia EnfoqueGenero cristinatino

Manifestacion del domingo 9 en Barcelona, como la de la niña de arriba. Fotos Cristina Tino

 

Ocho ejes temáticos del enfoque de género

 Los 8 ejes temáticos del enfoque de género del acuerdo obligan a: 1) Acceso y formalización de la propiedad rural en igualdad de condicionescon los hombres; 2) Garantía de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeresy personascon orientación sexual e identidad de género diversa del sector rural; 3) Promoción de la participación de las mujeres en espacios de representación y toma de decisiones en la resolución de conflictos y participaciónequilibrada de las mujeres en las instanciasde decisión creadas en los acuerdos; 4) Medidas de prevención y protecciónque atiendan los riesgos específicos de las mujeres; 5) Acceso a la verdad, a la justicia, a la reparacióny a las garantías de no repetición, evidenciandolas formas diferenciales en que el conflictoafectó a las mujeres; 6) Reconocimiento público, no estigmatización y difusión de la labor realizada por mujeres como sujetas políticas; 7) Gestión institucional para el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres para su participaciónpolítica y social y 8) Sistemas de información desagregados.

En la sede de la Federación Catalana de ONG ambas abogadas analizaron los retos y las perspectivas que se plantean después que ganara el NO en el plebiscito de los Acuerdos de Paz en Colombia, pese a que “de 10 personas, 7 no fueron a votar”. Linda Cabrera, mantuvo  “que está en riesgo la perspectiva de género y su transversalidad en los Acuerdos” porque las organizaciones de mujeres “creemos que no seremos re-convocadas”; es un tema “no querido e impopular” que, además, “fue manipulado por los de la campaña del NO”. 

 

 

0 Colombia CristinaTino 00

Propaganda de la campanya del NO y contra politiques de gènere. Facebook Soy colombiano

 

Conservadores contra gais y lesbianas

El sector conservador, que incluye a las élites, las iglesias y los militares, según esta abogada, “atacó a la ministra de Educación –que acaba de renunciar, anunció- por los textos sobre Salud Sexual y Reproductiva que se utilizan en las escuelas”. Pese a que son un mandato de la Corte Constitucional colombiana, ellos los consideran “castro-chavistas y feministas” y  mantienen que “corrompen” a sus hijos. Afirman además, señaló Cabrera Cifuentes, que “es negativo que existan gais y lesbianas en la sociedad”.  Y “a eso le sumaron los Acuerdos de Paz” donde se reconocen a las personas LGTBI y se califica como “crimen grave la violencia sexual” de todos los contendientes en la guerra, que “no será indultado, ni amnistiado”, subrayó.

Los sectores tradicionalistas abogan por “cuidar mejor a la familia y solucionar internamente y de manera consensuada” los problemas de violencia machista intrafamiliar, con lo que, incluso, se “pone en entredicho la ya aprobada Ley sobre la Violencia contra las Mujeres”. Con todo ello, continuó esta abogada,  ya han catapultado como “idea fija y mala” lo que definen como ‘ideología de género’  que, en los Acuerdos, permite escribir la verdad del conflicto con equidad de género y plantea que sólo la inviolabilidad del cuerpo de las mujeres hace la paz sostenible.

 

El proceso ya es de la sociedad civil 

La abogada Adriana Benjumea señaló que “hoy respiramos mejor con el Nobel de la Paz concedido al presidente Juan Manuel Santos porque es el respaldo político” que se suma al jurídico del Acuerdo conseguido en La Habana. También subrayó que “el proceso ya es de la sociedad civil y no solo del presidente”. Coincide con la abogada Cabrera que probablemente “no se podrá renegociar sobre la mujer y la población LGTBI”, porque será una “renegociación a la baja”, por tanto, se deberán “proteger” esos Acuerdos en todos los frentes, interno y externo. 

Benjumea Rúa  recordó que “la exigencia de incluir los delitos de violencia sexual fue como una bomba al proceso de paz” pues todas las partes lo planteaban como un tema a resolver para después de la paz. Pero las organizaciones de mujeres insistieron en que no “podía ser un intercambio de impunidades entre guerrilla, Ejército y Fuerzas Públicas” y desde 2015 insistieron en incluirlo en los Acuerdos para que “no se vuelva a repetir en la sociedad”.

 

 

 

0 Colombia CristinaTino 02

Doris Ardila al debat del CIDOB. Foto Cristina Tino

 

 

Otro de los debates se llevó a cabo en la Fundación CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs). Allí la abogada y representante del Consejo Nacional de Paz, Doris Ardila, resaltó también la polémica sobre la obligación de cumplir con las perspectiva de género en Educación y usar los Manuales de Convivencia y de Salud Sexual y Reproductiva del ministerio, en franca oposición con las familias tradicionales que denunciaban que “van a enseñar a nuestros hijos a ser maricones”. Ardila explicó que esos sectores de la sociedad llaman ‘matoneos gais’ a los suicidios, pero al propio tiempo destacó “el valor que tuvo el presidente Santos al situar como ministras a una pareja de mujeres en Educación y en Comercio”, pues les reconoció sus capacidades profesionales” y no su identidad sexual.

 

Polarización entre la ciudadanía

Ardila hizo un llamado a la autocrítica y la reflexión e invitó a “mirar los mapas de las votaciones para observar la polarización entre la ciudadanía. La Colombia urbana le dio la espalda a la rural”. Recordó que hubo “un 62,3% de abstención; un 37% sí fuimos a votar y hubo 50.000 votos de diferencia”. En el lado del NO –que ganó sólo por poco más del 18% de los votos- “no todos eran uribistas y recalcitrantes” indicó y resaltó que siempre hay “un alto porcentaje de no participación en Colombia” por lo que apeló a “dejar de vivir en los 100 años de soledad”.   

Para esta abogada, experta en Justicia Transicional, deberá llegarse a un Pacto Nacional para hacer viable el Acuerdo de Paz; intuye que “será difícil, pues en Colombia no tenemos el gen del consenso” y señaló que “nadie tenía un plan B, tampoco los uribistas”. Lo corroboró, en palabras de Juan Carlos Vélez, gerente de la campaña del NO quien declaró, entre otras explicaciones sobre ‘su estrategia de la indignación’: “no nos imaginamos que ganaríamos

Doris Ardila mantuvo, sin embargo, que “ninguno ha dicho no a la paz, sino que quieren introducir sus temas” que, según ella serán “la tierra, la seguridad jurídica, la amnistía e indultos y la participación política” de la guerrilla. 

 

 

 

0 Colombia CristinaTino 05

De izquierda a derecha Ardila, Castro, Antequera y Arteta. Foto Cristina Tino

 

 

Yezid Arteta, abogado y sociólogo y otro de los ponentes del CIDOB, corroboró que se “votó por odio y por un sartal de mentiras” e incluso coincidió en que “Álvaro Uribe no se esperaba el triunfo; Él quiere reconocimiento; no renegociar, sino maquillar y luego hacerse una selfy” subrayó. Arteta afirmó que “Estados Unidos ya ha comprometido 600 millones de dólares para implementar los Acuerdos y para Noruega, que ya fue garante de la paz en Guatemala, es la gran apuesta de su diplomacia”.

 

Sacar la Violencia de la política

Entre todos, “vamos a sacar la Violencia de la actividad política de Colombia” expresó este ex miembro de las FARC, tras recordar que, hace años y para escapar de ella cuando estaba en la Universidad Libre, él decidió ir al monte, mientras que Pepe Antequera decidió quedarse en la Universidad del Atlántico y fue asesinado.

Su hija, la periodista Erika Antequera (que vive en Madrid desde hace 15 años, leyó un texto muy emocional y con la mirada puesta en las víctimas. “Busco humanidad”, expresó y en su lectura fue retratando con ejemplos a la sociedad colombiana que, según ella, es muy contradictoria, racista, clasista y también cargada de odio (asesinatos, secuestros, exilios). “Las víctimas hemos puesto la visión de las consecuencias de esos años de guerra en La Habana”, afirmó. Por eso “queremos evitar la barbarie” y exigimos “la verdad como principio”, terminó.

 

 

 

0 Colombia CristinaTino 04

Erika Antequera en la seva intervenció. Foto Cristina Tino

 

 

Las organizaciones de mujeres colombianas no consiguieron hasta 2014, en la mitad del proceso, que la mesa de negociación de La Habana conformase una Subcomisión de Género para incorporar transversalmente la perspectiva y los derechos de las mujeres en todos los puntos de la agenda y asegurarse los espacios de participación en el post-acuerdo ().

El 60% de las víctimas que visitaron La Habana eran mujeres, que constituyen el 51% (24.403.726 millones) de la población colombiana, según estimaciones de 2015 del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

 

Extranjeras y expertas locales en la Subcomisión 

En la elaboración de los trabajos de esa Subcomisión de Género, incluidos en los acuerdos, participaron 10 colombianas: 5 integrantes de la delegación gubernamental que la lideraba María Paulina Riveros y al frente de las 5 de las FARC estaba ‘Victoria Sandino Palmera’. Hubo también 10 ex guerrilleras internacionales (Sudáfrica, Irlanda del Norte, Guatemala, El Salvador, Indonesia, Uruguay y Colombia). También contribuyeron 10 colombianas expertas en violencia sexual y 18 organizaciones de mujeres y LGTBI.

El acuerdo final pone en práctica la Resolución 1325 de la ONU  al reconocer el papel que desempeñan las mujeres en la prevención y solución de los conflictos y en la consolidación de una paz estable y duradera y que su liderazgo y participación en pie de igualdad son necesarios y esenciales; pero también admite que la guerra golpea a las mujeres de manera diferenciada y que, por lo tanto, se requieren medidas concretas que atiendan esos riesgos.

La propia directora de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, afirmó que los Acuerdos de Paz de Colombia son el mejor ejemplo de una participación “significativa y consistente” de las mujeres en el proceso de paz.  Tras el anuncio del Nobel de la Paz, la también galardonada Rigoberta Menchú de Guatemala consideró que “este es un espaldarazo internacional para destrabar el proceso”. Por su parte, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, felicitó al presidente Santos y deseó que el premio “sea el impulso final para el reencuentro de Colombia”.

 

Mes información:

Cinco Claves Adriana Benjumea

La incidencia en Acuerdos, Linda Cabrera