"Socialmente, hay rechazo unánime contra la violencia de género"

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Entrevista a Francina Vila, Regidora de Mujer y Derechos Civiles (el Ayuntamiento de Barcelona) (miércoles 7 de marzo de 2012, 11.30 h)

Nos atienden primero Núria Durany y Gala Cortadellas, ambas muy amables. Nos acompañan al despacho de la regidora Vila, que se muestra muy cordial. Empieza la entrevista. Fabiola Llanos hace las preguntas y Carmen G. Aragón el quiz final.


Francina Vila

Iniciamos la entrevista comentando que Vila (34 años) cumple ya casi un año como regidora.


¿Qué aspectos positivos y negativos destacaría de este tiempo de gestión, y cuáles serian los proyectos principales de la Concejalía durante este año 2012?

Hace ocho meses que estamos en el gobierno, pero ya son bastantes meses, y lo que hemos hecho ahora es mucho trabajo de ir marcando prioridades y reorganizando un poco la estructura de la Concejalía. ¿Por qué? Porque es una estructura que fusiona dos concejalías que había anteriormente, y por lo tanto tenemos, por un lado, el programa de mujer, pero también el programa de derechos civiles, y todo esto pues se ha reorganizado muy internamente...

Y ¿qué han estado trabajando?

Y ¿qué hemos estado trabajando? Pues marcando las prioridades. Y de cara a este próximo año nos preocupa especialmente la crisis y como afecta a las mujeres de nuestra ciudad. Por lo tanto, más allá de seguir prestando los servicios que ya prestamos por ejemplo, en temas como el de la violencia de género o por ejemplo con el programa ABITS (Agencia para el Abordaje Integral del Trabajo Sexual), hay toda una vertiente de la Concejalía que es más bien de promoción de nuevas actividades, y en este sentido lo que queremos hacer es centrarnos en esta realidad, que es la de la crisis económica. Y aquí hemos empezado una interlocución con diferentes asociaciones que ya están trabajando en esta materia o también con otras administraciones u otros departamentos del Ayuntamiento, como por ejemplo Barcelona Activa, que también hace una apuesta para trabajar determinados aspectos de la vida laboral de las mujeres de la ciudad capacitándolas, ofreciendo formación, etc. Estamos trabajando en esta línea.

¿Cuál es la agenda de actividades y de ofertas de formación, investigación, concursos o premios que la Concejalía tiene junto con otros organismos que trabajan directamente en el ámbito del gobierno, como por ejemplo el ICD?

Con el ICD nos vamos reuniendo puntualmente y vamos abordando los diferentes planteamientos o programas donde estamos trabajamos o que queremos impulsar, para compartirlos con ellos y ver si podemos hacer estrategias conjuntas. En el tema de la violencia, por ejemplo, tenemos que mirar de ir a una y coordinarnos. En este aspecto se tiene que tener en cuenta el importante papel de los cuerpos de seguridad: la Generalitat tiene sus propios cuerpos, con un papel muy activo, y que tiene que ver como se mejora todo el proceso y se integra también la policía, sobre todo en temas de prevención y de apoyo a las víctimas. Además queremos promover el fomento de la capacitación de las mujeres para que sean emprendedoras y se puedan autoocupar, salida que es una buena alternativa a la situación laboral del país.  

“La relación de Cataluña con el Estado no es justa”

Vemos que se han adaptado mucho las actividades de la Concejalía a la situación de crisis. ¿Cómo ve Francina Vila una futura situación después de estos recortes en el ámbito laboral, después de circunstancias a las cuales la gente todavía se está acostumbrando y con las cuales no está de acuerdo? Cómo justifica este tipo de situaciones?

Yo creo que no tengo que justificar ningún tipo de política porque, además, el Ayuntamiento de Barcelona no ha aplicado ninguna política de estas características. Quiero decir que lo que hemos hecho es seguir haciendo el mismo programa, siendo lo más eficientes posible y mirando de no gastar dinero innecesariamente en temas que seguramente no son sustanciales. Lo que tenemos que hacer es ahondar en el tema social, y no el resto, que son temas más de formas, más protocolarios, etcétera, y de esta manera, nos tenemos que ajustar y  tener rigor en los gastos en este sentido. Yo veo que la situación del país, como la de la mayoría de los países del mundo, es muy complicada, porque la crisis es de una profundidad importante, y además creo que estamos dentro de un estado que tiene unos problemas estructurales graves

Se nos exige más de lo que realmente tenemos, y en estos momentos estamos en una situación límite, porque en Cataluña -con el principio de solidaridad- estamos aportando mucho más que lo que aportan algunas regiones y en estos momentos la aportación que hacemos al conjunto del Estado mengua nuestra posibilidad de crecimiento económico, y esto no nos lo podemos permitir.

Además, creo que también existen problemas estructurales de tipo social. Es decir, a veces me da la sensación de que la sociedad española en general no es bastante responsable o bastante rigurosa. Porque, por ejemplo, se habla de que tenemos un tanto por ciento de paro muy elevado, pero todo el mundo también sabe que hay un tanto por ciento de economía sumergida. Sólo así se explica que no haya más problemas en la calle. Creo que tendríamos que ser capaces de tener más rigor, más sinceridad y más transparencia.

Y los más perjudicados son los colectivos más vulnerables. La administración no puede dar respuesta, te intervienen. Por lo tanto, creo que es importante que todo el mundo sea consciente de la situación que estamos sufriendo. Y que más allá del interés personal que puedan tener determinados colectivos –que es legítimo que expresen su rechazo a determinadas políticas que se emprenden–, yo creo que es un momento de ir más allá del problema personal que tú puedas tener, para tener una visión más conjunta de la sociedad, porque los ajustes que se están planteando creo que no gustan a nadie. Realmente, son impopulares. Y sobre todo la clase política, que tiene tendencia a pensar a medio y corto plazo, tiene que darse cuenta de que en esta clave los resultados pueden ser negativos. Creo en este caso, por ejemplo, que el gobierno de la Generalitat mira más allá y no mira sólo el propio interés partidista de las elecciones que habrá dentro de tres años, sino que está tomando medidas porque se lo cree y considera que si no las tomamos estamos hipotecando el futuro de nuestros hijos e hijas y de nuestraas nietas y nietos. Todo el mundo tiene que ser consciente de esta situación y, en todo caso, plantear las críticas o las propuestas de una manera muy constructiva. Creo que no se vale sólo con salir a la calle –que es lícito y hay un derecho y todo el mundo lo puede hacer–, sino que, cuando sales a la calle, tiene que ir acompañado de unas propuestas, de una voluntad de dialogar y de llegar a unos acuerdos.

entrevista Francina Vila

¿Crees que la crisis afecta a mujeres y hombres por igual? ¿Crees que las mujeres tienen una capacidad mayor o más reducida para salir de la crisis?

Lo que tenemos que hacer con la crisis es mirar las cifras. Por eso yo creo que lo que nos hace falta también en este país es tener más cifras que reflejen la situación económica real tanto de hombres como de mujeres, y realmente poderlo comparar por sectores, por ámbitos... Porque claro, ¿que pasa aquí? Que, generalmente, la diferencia salarial es mucho más importante respecto a los hombres, por lo tanto, claro, la crisis nos afecta igual [a las mujeres] pero la capacidad de hacer frente seguramente es más grande, porque ya estamos acostumbradas a estar en una situación más precaria, y esto hace que te acomodes más fácilmente. Es decir, la gente que normalmente pasa más penurias es la que se adapta más, porque lo que pierde no es tanto.

Vila continúa diciendo que en estos momentos se está detectando que las mujeres sufren muchas más bajas laborales o bien que se incrementan las demandas de servicios de salud en relación con problemas de salud mental. Es decir: la presión que en este momento reciben las familias en Barcelona es mucho más importante, y quien la está sufriendo más es la mujer, pues las cifras nos dicen que siempre es ella quien sufre más todas las cuestiones de los ámbitos familiar y personal. “Por lo tanto en situación de crisis, todavía más y muchas mujeres se lo están pasando muy mal. Y aquí se denota un incremento de la demanda de atención de salud con problemas de depresiones, de mucho de estrés, y seguramente lo estamos sufriendo más”.

Pasamos a un tema del que seguramente ya estará informada por los medios, y es que durante estos tres meses –no llega a tres meses–, tenemos ya 6 mujeres muertas debido a la violencia machista en Cataluña, cifra bastante elevada comparada con la de 10 contabilizadas en 2011. ¿Qué opinión tiene sobre esto? ¿Cuál crees que es el origen y cómo cree que es el tratamiento de este tipo de noticias en los medios de comunicación?

A ver, creo que el problema ha existido siempre, lo que pasa es que no se conocía. Ahora, gracias a Dios, sale a la luz, pero el problema más grave es que las mujeres que sufren violencia, o no son conscientes de lo que están sufriendo, o no tienen la capacidad o la fortaleza para denunciar esta situación.

Por ejemplo, el año pasado, de las víctimas mortales que hubo en todo el Estado, quiero decir víctimas de violencia de género, sólo habían denunciado en un 25%; el 75% no había denunciado esta situación. Todos los mecanismos (y aquí en Barcelona tenemos el circuito de violencia), yo creo que funcionan muy bien, porque se coordinan todos los agentes implicados. Está claro: si no se denuncia no se puede comenzar el proceso de alerta, por ejemplo, en temas de alejamiento del agresor, de protección de la víctima... Si las mujeres no tienen la fortaleza o no saben donde se pueden dirigir para denunciar esta situación, pues se hace muy complicado hacerle frente.

Por lo tanto, yo creo que el reto que tenemos es facilitar al máximo que las mujeres denuncien y que sean conscientes de cuál es la situación que están sufriendo. Creo que este es el gran reto que tenemos.

Tengo la impresión que la violencia que se sufre ahora es mucho más intensa, es decir, que los niveles de violencia son más elevados, porque socialmente hay un rechazo unánime contra la violencia de género, y yo creo que se tiene interiorizado en el ideario colectivo que es una violencia que (todas las violencias, ¿eh?, pero esta concretamente), pues que la gente tiene muy interiorizado que la tolerancia es cero y que se desprecia mucho y que no tiene que existir. Entonces, ¿qué pasa?, que los agresores se sienten mucho más acorralados. Antes más o menos se hacía una ostentación de los hombres que pegaban a sus parejas. Era un poco como demostrar tu virilidad, y por lo tanto, en determinados lugares, que tú pegaras a tu mujer o que ejercieras la violencia de género no estaba mal visto. Al contrario, era un tema positivo. En estos momentos, no es así. Y por lo tanto, los maltratadores se sienten mucho más acorralados, incluso muchos de ellos expresan públicamente que están en contra de este tipo de violencia, pero en su casa o en su ámbito particular actúan diferente y, como se sienten mucho más acorralados, hay mucho más odio, tienen más odio hacia su pareja, y por lo tanto las agresiones son mucho más violentas y esto hace que haya más víctimas mortales.

También hay una cosa que nos ha llamado la atención, como medio de comunicación que somos, y es que en el ámbito de tratamiento de la información llegan notas de prensa con notícias sobre  "homicidios" de mujeres y no de "asesinatos", como se hacía hasta hace poco. Se ha cambiado el concepto de "asesinato" (muerte violenta premeditada y con alevosía) a homicidio (muerte sin alevosía y no premeditada). Aunque no haya un juicio, todas y todos sabemos cuales son las causas. ¿Estás de acuerdo con este tipo de cambio de concepto?

No lo sé, vosotras sois más expertas que yo en temas de comunicación y de medios. Claro, la terminología "homicidio" quizás jurídicamente es la tipificación que hay en el código penal, un delito de homicidio. Quiero decir que "asesinato" seguramente es una palabra menos técnica. Yo creo que es bueno que se utilice una terminología que no normalice determinadas situaciones. Si tú usas homicidio, que técnicamente debe de ser más preciso, la palabra no es tan impactante. En cambio, si hablas de asesinato es como mucho más fuerte y mucho más violento. Por lo tanto, yo creo que todo lo que ayude a llamar la atención y a sensibilizar es importante. Entonces, utilizar una terminología u otra sería bueno pensarlo, pero no sé si se hace con una intención o con otra. En todo caso, homicidio es la terminología jurídica que se tiene que usar. Quizás los medios que lo utilizan se amparan en esto.

 

Pasamos ahora a los planes específicos para el 2012. ¿Nos podría resumir en pocas palabras las estrategias puntuales de la Concejalía?

El primer reto que tendremos es aprobar un nuevo plan, un plan que llamamos Plan de Género" y que tiene que abordar todas las políticas para generar igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Por lo tanto, estamos trabajando para aprobar, el plan de actuación municipal, y enseguida tendremos que aprobar un nuevo plan para atender la población femenina de nuestra ciudad. Esto es lo más inmediato que tenemos.

A partir de aquí, a nosotros nos preocupa –y esto es una punta de lanza, y es lo que quiere trabajar y el leitmotiv, los principios, que impregnan la Concejalía– que las cuestiones de género no sólo son competencia de géneros sino una problemática social, y las tienen que asumir tanto los hombres como las mujeres. Esto qué quiere decir? Pues que si, por ejemplo, tenemos un plan de igualdad interno del Ayuntamiento que lo tenemos aprobado, pues ahora también tenemos el reto de implementarlo: tenemos que llegar a todos los departamentos, a todas las áreas del Ayuntamiento. Hay que hacer un trabajo de formación del personal que tenemos en la casa, y en ello esamos también. Es decir, si pedimos o exigimos a las empresas y a la sociedad civil que tengan unos planes de igualdad, pues quien primero debe hacer los deberes somos nosotros, y por lo tanto este es el reto importante que tenemos.

Después también iniciaremos una campaña de corresponsabilidad en la línea que decíamos de que la corresponsabilidad no tiene género, es decir, no sólo tenemos que hablar de temas de la problemática de las mujeres –que también hay espacios para hacerlo, ¿eh?, y dónde sólo son mujeres–, sino que tenemos que involucrar el resto de población o no lo conseguiremos. Por lo tanto empezaremos una campaña de corresponsabilitad, y el pistoletazo de salida son los premios que entregamos esta tarde, los Mª Aurèlia Capmany, con motivo del 8 de marzo, y que ya este año hemos dedicado a la corresponsabilidad. Y a partir de aquí iniciaremos una campaña que no sólo tiene que ser mediática sino que también trabajaremos con el Consorcio de Educación de Barcelona, con otras concejalías, como por ejemplo la Concejalía de Familia. Porque entendemos que todo el tema de la conciliación laboral y familiar no sólo tiene que recaer en las mujeres, sino que es un concepto de familia y de aquellos miembros que la componen. Por lo tanto, toda la campaña va muy compartida con la Concejalía de Familia, y trabajaremos en esta línea.

Y después, en cuanto a mujer-crisis, estamos trabajando para organizar un encuentro de mujeres que tengan ideas y que sean emprendedoras, y favorecer el autoempleo y explicar los recursos que tenemos en el Ayuntamiento, hacer una red de todas las entidades que estamos trabajando el tema de la emprendeduría y empezar a trabajar en este ámbito –dice Vila, pero no se para aquí, sino que continúa con un tema muy polémico–. Hay un tema importante, que es el de la prostitución. El alcalde Trias tiene claro que la prostitución es la esclavitud del s. XXI. Desgraciadament, la mayoría de personas que ejercen la prostitución en esta ciudad son mujeres. También hay una prostitución masculina que tambien lo debemos abordar, pero básicamente es de mujeres. Y aquí nosotros tenemos una herramienta excelente, que es la Agencia para el Abordaje Integral del Trabajo Sexual, que pretende coordinar todas las políticas para hacer frente a este fenómeno. Aquí estamos trabajando coordinadamente con diferentes tenencias de alcaldía para que la guardia urbana haga su papel, haga cumplir la normativa, porque nos centramos en la visión que la mayoría de las mujeres que ejercen la prostitución son víctimas de la trata de personas, por lo tanto una lucha contra...

Disculpe, pero qué seria la temática a tratar: la trata o el trabajo del sexo?

Yo creo que en Barcelona tenemos la situación que el marco regulatorio español es permisivo, o no ilegaliza esta actividad, y en cambio nos estamos encontrando que nuestro entorno europeo tiende a ser restrictivo. Por lo tanto, como que el Estado español no lo es, aquello más normal es que se instale en nuestro país toda una serie de espacios donde la prostitución se ejerce de una manera muy libre. Entonces, yo creo que en Barcelona tenemos un reto importante, que es, antes que nada, que hacemos con la prostitución en la calle, y aquí yo creo que no tenemos que ser tolerantes. Porque la prostitución en la calle no está permitida y tenemos que hacer cumplir las ordenanzas. Y es por lo tanto donde haremos el énfasis.

Aparte de generar alternativas para las mujeres o las personas que están ejerciendo la prostitución, para que puedan formarse y tener otro tipo de actividad económica si lo desean, nos centraremos mucho en penalizar y sancionar al cliente, porque el origen de que haya una oferta es que hay una demanda.

Por lo tanto, luchar contra esto, se suma a que también queremos abrir un cierto debate social, porque también nos encontramos con que las nuevas generaciones ven como normal hacer uso de los servicios sexuales, y los jóvenes de nuestra ciudad, los fines de semana, como aquel que va a la discoteca o se va al cine o a hacer una copa, dicen: "¿Escucha, por qué no hacemos esto?". Y creo que no lo podemos promocionar –o tenemos que ser conscientes de lo que está pasando y decidir qué queremos hacer como sociedad– es no aceptar que nuestros jóvenes entiendan que la manera más fácil de relacionarse con una mujer es comprando sus servicios y decir: "Escucha, mira, como que yo tengo estas necesidades o tengo estas ganas, pago y me lo satisfacen y es mucho más fácil".

Entendemos que aquí se están perpetuando unas relaciones de sumisión de la mujer por el hombre que no creemos que sean las mejores. Por lo tanto, primero, debemos detener la prostitución en la calle, y después ver qué hacemos con la prostitución en locales y en pisos. Porque, en estos momentos, tenemos cifras que nos dicen que somos la tercera ciudad europea -después de Ámsterdam y Hamburgo- en oferta sexual.

Con la diferencia de que estas ciudades tienen cierta regularización del trabajo del sexo...

Sí, por lo tanto, aquí es muy fácil encontrar... Es decir, te vas a cualquier feria –o como mínimo pasa en muchas ferias–, y dentro de la misma maleta de los asistentes a un congreso o una feria ya encuentran este tipo de publicidad. Claro, yo creo que esto va ligado también a un modelo turístico. Es decir, ¿tenemos que ser referentes en prostitución?  Seguramente es un fenómeno que no podrás eliminar nunca, porque, vaya, "es el oficio más antiguo del mundo", como dice el dicho popular. Pero sí que tenemos que decidir si esto lo favorecemos o somos mas restrictivos, y si realmente queremos que nuestra gente joven lo viva como plena normalidad. Yo creo que aquí está el punto dónde entre todo el mundo tenemos que hacer la reflexión, y sobre todo luchar contra la trata. Y aquí nos estamos coordinando con Los Mossos, con la policía nacional, y hay un trabajo muy importante por hacer. Cuando menos, lanzar un mensaje a las mafias diciendo que aquí, en Barcelona, no somos una ciudad donde favoreceremos que se instalen y exploten a las personas.

Acaba la entrevista y pasamos al quiz. Francina Vila se muestra divertida y a la vez curiosa ante la propuesta de este “test rápido”, que consiste en lanzar palabras para que ella responda lo primero que le venga a la mente. Vila es amable, concisa y muy sincera. Una vez hecho el quiz, nos despedimos hasta la próxima.

JavaScript is disabled!
To display this content, you need a JavaScript capable browser.