Kenia: Las próximas elecciones verán el mayor número de mujeres en las cámaras legislativas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Empoderamiento y Liderazgo - Partidos Políticos

Kenia se encuentra en año electoral. Entre agosto de 2012 y diciembre se celebrarán las primeras elecciones que se realizan cumpliendo las disposiciones de la nueva Constitución del país, aprobada en 2010 después de años de avances y retrocesos.
Esta Constitución contiene un artículo, el 81, gracias al cual se espera un gran avance en el acceso de las mujeres como representantes de la nación, tanto en las cámaras legislativas como en el resto de organismos públicos que se asignan a partir de elecciones. En concreto, el artículo establece que "no más de dos tercios de los miembros de los organismos públicos serán del mismo género". Con este dictado constitucional, el Parlamento actual, que tiene sólo un 10% de representantes femeninas -máximo histórico del país hasta este momento-, debe llegar a tener un 30% de sus miembros mujeres. Esta proporción ya se ha aplicado en algunas comisiones y órganos públicos durante el año y medio que lleva vigente la nueva Constitución. Algunos son tan importantes como la Corte Suprema de Justicia, la Comisión de Implementación de la Constitución, la Comisión de Asignación de Ingresos Fiscales o la Comisión de Salarios.
A pesar del mandato constitucional se puede dar el caso de que la población keniata no vote suficientes candidatas mujeres. Respecto a este caso, el Ministro de Justicia, Mutula Kilonzo, afirmó que si llega a producirse "se trabajará en medidas temporales para conseguir llegar al porcentaje mínimo". En concreto la medida que propone es aumentar nuevamente el número de miembros del legislativo de 349 a 449 en la Asamblea y de 67 a 90 en el Senado, aunque esto aumenta la carga de los y las contribuyentes. "Si el pueblo no quiere pagar más -afirmó Mutula Kilonzo- lo que debe hacer es escoger 100 mujeres".
La candidata a la presidencia, Martha Karu, afirmó que las mujeres entienden los problemas del país, no son corruptas y quieren cambiar la forma en Kenia está siendo gobernada", por eso vale la pena votar candidatas mujeres y no aspirar únicamente a cubrir los lugares reservados a ellas sino a superarlos.
Por su parte, el candidato Paul Muite dijo que estaba preocupado "por el hecho que los hombres pudieran quedar subrepresentados". "Teniendo en cuenta la historia del país", dijo, "las mujeres podrían votar en gran número y superarían los hombres. En este caso tendríamos que aplicar la misma ley si eso se diera. Pero por ahora ", dijo," hacemos lo que establece la ley, pues es el precio de la democracia ", apostilló.

Kenia es un país donde las mujeres se encuentran discriminadas. Hasta la aprobación de la actual Constitución no podían acceder a la propiedad de la tierra, debiendo estar acogidas a las propiedades de padres, maridos, hermanos o tíos. Se practica la mutilación genital femenina (se calcula el 50% de las mujeres la ha sufrido), las violaciones dentro del matrimonio no son delito. La violencia doméstica se practica y está ampliamente aceptada, pues se contempla que el hombre "discipline a su mujer" dentro del matrimonio, incluso físicamente. Las mujeres reciben menos educación, especialmente universitaria. El 70% de las personas analfabetas del país son mujeres. En caso de que intervengan en asuntos públicos son mal vistas y reciben ataques a su persona, como por ejemplo tuvo que sufrir la malograda activista Wangari Maathai, que durante el mandato del Presidente Moi fue acusada de estar "loca" cuando se opuso a la construcción de un bloque de 60 pisos en el parque natural Uhuru de Nairobi. Estas desigualdades se dan también en los órganos de gobierno, judicatura y legislativos. Por ejemplo, en estos momentos, de 40 ministerios del gobierno sólo 6 están ocupados por mujeres. Las entidades de mujeres y partidarios y partidarias de una mayor justicia tienen por tanto puestas sus esperanzas en el avance que permitirá el artículo 81 de la nueva Carta Magna.