Comentario del libro "Los Nuevos Hombres Nuevos" del Dr Miguel Lorente Acosta

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Violencias - Violencia machista

Afirma el Dr. Lorente en su libro que es el ataque del patriarcado, con nuevas estrategias y trampas. Que  es la respuesta a los avances en la consecución de los derechos para las mujeres, esos derechos alcanzados con tanto esfuerzo, tras tantos años de lucha.

 

mfg

Miguel Lorente publicó hace cerca de tres años su libro, hoy de absoluta actualidad, titulado “Los Nuevos Hombres Nuevos”. Su aparición representó una bocanada de aire fresco, ya que se produjo en plena ofensiva masculina de nuevas, totalmente nuevas reivindicaciones en relación a las responsabilidades derivadas de la paternidad. Nos estamos refiriendo básicamente a la custodia compartida de los hijos e hijas. 

Dicha reivindicación paterna  se produce “casualmente”, al inicio de la actual crisis económica y después se mantiene a lo largo de la misma. A la mayoría de los operadores jurídicos y también a la mayoría de la población no se le oculta la componente económica que tiene la misma.

El Dr. Miguel Lorente en su tratado hace un recorrido muy ilustrador sobre las nuevas formas de machismo: cómo es capaz el machismo de mutar en sus formas para no cambiar nada en su fondo. Es más, para perpetuarse con nuevas y supuestamente inteligentes estrategias.

Dice el Dr. Lorente que las nuevas estrategias de la retromasculinidad se caracterizan por  implicarse aparentemente en el contexto favorable a la igualdad, aunque en la realidad y ante los conflictos que surgen debido a los nuevos roles que asumen las mujeres, recurren a estrategias de ataque que cuentan con al menos tres elementos: el primero es apoyar sus opiniones en supuestos estudios científicos, estos estudios aparentemente son neutrales y solo descalifican a aquellos que no siguen sus doctrinas, curiosamente las mujeres. Y por último la estrategia de aparentar  no querer nada en beneficio propio sino todo para mejorar la situación de los hijos ó de la propia sociedad. Es decir,  todo facialmente aséptico, impecable y pretendidamente “igualitario”.

Explica también como las mujeres han sido invisibilizadas en la sociedad y aisladas entre ellas mismas, las relaciones sociales se han construido sobre la base de que las mujeres estuvieran “a lo suyo” no a lo público. Para conseguirlo no ha bastado con todo el sofisticado mecanismo  elaborado con el objetivo de que parezca todo natural y conveniente,  si no que para imponer ese determinado modelo androcéntrico se ha recurrido  a la violencia, el poder androcéntrico se basa en la capacidad de premiar, la capacidad de castigar y la capacidad de influir.

Define los “micromachismos” como “maniobras interpersonales que realizan los varones para mantener, reafirmar o recuperar el dominio sobre las mujeres, o bien para resistirse al aumento de poder de ellas, o para aprovecharse de dicho poder”. Al fin y a la postre el objetivo es el mantenimiento a toda costa de la relación desigual. El poder, en suma, simulando una igualdad inexistente.

Las estrategias para conseguirlo son diversas, pero en definitiva  podemos hablar de un tardomachismo que se caracteriza por un cambio en la estrategia de control, que lo único que pretende es perpetuar el modelo de relación de pareja basado en el patrón clásico de dominio-sumisión, adaptado a las formas del nuevo contexto social y político.

Estas estrategias pueden haber sido elaboradas de forma consciente (¿o quizás inconsciente?). El objetivo masculino era cambiar para poder seguir igual en las relaciones de dominio, nosotras lo denominaríamos  el paradigma del camaleón.

En ese contexto, hay que enmarcar  el discurso, los argumentos, que se están dando sobre las presuntas denuncias falsas que algunas mujeres (malvadas) interponen contra sus parejas,  esas  mismas “malvades mujeres” están generando en sus hijos una enfermedad psicològica de nuevo cuño , denominada  SAP (Síndrome de Alienación Parental). También estos "Nuevos Hombres" ponen de manifiesto sus largas luchas  para conseguir la custodia compartida de sus hijos. Pretenden convencernos de que sus acciones y sus reivindicaciones van encaminadas al interés común y no únicamente en beneficio de los hombres ni en contra de las mujeres, como sí que hacen ellas. Por tanto sus acciones son neutrales, no como el feminismo que a su entender es “sectario” y solo pretende  atacar a los hombres. Con todo ello se deslegitiman las propuestas femeninas y más allá de ello, se pontifica que puestos a hablar de igualdad los hombres pueden hacerlo mejor puesto que pretenden el interés común también el de los hijos, al contrario de las mujeres que intentan conseguir beneficios para ellas Y que para ello pueden exagerar, fabular o mentir, hasta el punto que por ejemplo cualquier pequeña riña puede elevarse a la categoría de agresión doméstica.

En los paises en los que se comenzó a aplicar el término SAP (hace más de 20 años) hoy  está tan desprestigiado que se halla terminantemente prohibido alegarlo, porque dicen, se trata de argumentos seudo-científicos, de “ciencia basura”. En España la Asociación española de Neuropsuquiatría se posiciona en contra del uso clínico y legal del mal llamado SAP, ya que, alegan, se trata de ina respuesta simplista a un grave problema que preocupa y satura los Juzgados de Familia. Dice el Dr. Lorente en su libro que en el “postmachismo” desde una pretendida lucha para lo que llaman “!verdadera igualdad!” (el lobo con piel de cordero), no hay revisión de los papeles masculinos, sino nuevas imposiciones, para que nada cambie. Y por el contrario, las mujeres han pasado de “lavar ropa” a “lavar cerebros” (los de sus hijos).

Hoy, el término SAP está desprestigiado y se le llama “Interferencia Parental”, como sinónimo de SAP. Y en determinados Juzgados se va accediendo a otorgar la custodia de los hijos al “progenitor más amistoso”, que acostumbra a ser el padre, ya que no ponen problemas a que la mujer cuide más tiempo a los hijos , si ellos tienen la “titularidad” de custodio (aunque sea compartido).

El discurso se basa en  que las mujeres ya han alcanzado la igualdad, creencia que cala entre ellos y algunas, muchas de ellas, y que a partir de ahora lo único que pretenden las mujeres es obtener los máximos e injustos beneficios posibles.

Describe perfectamente el Dr. Lorente la situación nueva que se dá, es decir, los hombres han abandonado sus posiciones rígidas y distantes  se han aproximado al hogar para salir de él con un nuevo traje adaptado a los Nuevos Tiempos, pero en ningún momento han dejado de ser quienes tienen la potestad de decir la última palabra y quien al límite pueden imponer sus criterios porque ellos están revestidos de Autoritas.

Afirma el Dr. Lorente en su libro que es el ataque del patriarcado, con nuevas estrategias y trampas. Que  es la respuesta a los avances en la consecución de los derechos para las mujeres, esos derechos alcanzados con tanto esfuerzo, tras tantos años de lucha.

Nuestro posicionamiento respecto a los temas tratados en el libro, como miembras dirigentes de la Associaciò DONES JURISTES es que compartimos las tesis del Dr Lorente: Los hombres no comparten mayoritariamentre el cuidado de los hijos e hijas, y los que sí lo hacen (una minoría y la piden/reclaman otra minoría) no tiene dificultades en conseguir la custodia para ellos o compartida con la madre. La realidad es tozuda y las cifras también: Menos del 4% de las excedencias para el cuidado al nacimiento de los hijos son solicitadas por los hombres, y en cuanto a los permisos de relevo materno los solicitan los menos en menos de un 2%. Y sólo de un 3 a un 9% de los hombres reclaman custodia compartida en los Juzgados y meos de un 10% la pactan.

Ni existe el mal llamado SAP y no es cierto que las mujeres pongan denuncias falsas contra ellos por maltrato. El pasado 25 de Noviembre, la Directora del ICD, Montse Gatell, ponía sobre la mesa un  dato preocupante y reiterado: que tan sólo se denuncia un 2% de los casos de maltrato, de violencia machista, agregando que se trata por tanto de una realidad sumergida. Ya decía la ONU en los 80, que las mujeres tienen 9 veces más peligro de padecer violencia machista en su hogar que en la calle, o que la violencia machista es el crimen encubierto mayor del mundo, más numeroso que las muertes por accidentes de tráfico y por cáncer. Y el resultado de un estudio, encargado por el ICD, certifica que los jóvenes utilizan el móvil y las xarxas sociales para controlar a su pareja. También que los jóvenes perpetúan el machismo, y que el 80% de los que tienen  entre 14 y 18 años creen que la chica debe complacer al novio. Y que más del 29% de las barcelonesas han vivido alguna agresión machista de gravedad a lo largo de su vida. Mientras, el Consejo General del Poder Judicial, a través del Observatorio contra los malos tratos,  tras estudiar más de 500 entencias, tan sólo encontró una denuncia falsa.

Afirman los "nuevos hombres nuevos" que las mujeres interponen denuncias falsas para conseguir beneficios económicos. Los datos confirman lo contrario: Los que recientemente ha difundido el Consejo Gerenal del Poder Judicial muestran que de las 134.000 denuncias penales por maltrato que han llegado a los Juzgados en un año (2.010) tan sólo un 14,3% han tenido también un asunto civil, es decir, que han pedido efectos y que de ese 14,3% se han acordado el 26% de alimentos para los hijos, el 23% de la vivienda y un 8% de suspensión del régimen de visitas al padre. En años anteroiores las demandas civiles tuvieron porcentajes aún menores, ya que de 2.007 a 2.009 tan sólo hubo un 12,65 % de asuntos civiles de las 403.958 denuncias.Y poco materialistas deben ser las mujeres cuando todos los organismos e instituciones, privados y públicos, de derechas o de izquierdas,  reconocen y denuncian año tras año, la creciente feminización de la pobreza

La realidad es tozuda y el Dr. Lorenzo así lo demuestra con su libro. Bienvenido es un eminente profesional que se ha posicionado al lado de la razón, de la justicia.


adv