El Nobel 2011 reconoce el trabajo de las mujeres como portadoras de la Paz

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Empoderamiento y Liderazgo - Paz y Resolución de conflictos

Contiene los artículos: "Mujeres Árabes", de Xavier Mas de Xaxàs, periodista de 'La Vanguardia' para La Independent, y "Tawakkol Karman: Premio Nobel de la Paz", de Abubakr Al Shamah, periodista independiente británico-yemení, editor de 'Comment Middle East', una plataforma para la juventud que quiere escribir sobre la región.

tawakul-karman


Tres mujeres de países castigados por la guerra, la pobreza y la injusticia han sido galardonadas con el Premio Nobel de la Paz 2011. El Premio es también un homenaje a las mujeres que, de forma anónima, construyen, día a día, la paz en sus territorios.

El Comité Nobel ha distinguido a Ellen Johnson Sirleaf, Presidenta de Liberia y primera líder elegida democráticamente en un estado africano; a una activista pacifista, también liberiana, Leymah Gbowee, y la yemení Tawakkul Karman, madre de tres hijos que vive en una tienda de campaña, el centra de Saná, para exigir libertad y democracia "por la lucha no violenta por la seguridad de la mujer y su derecho a participar plenamente en la construcción de la paz".

 

Thorbjörn Jagland, presidente del Comité Nobel dijo: "No podemos alcanzar la democracia y la paz duradera hasta que las mujeres no obtengan las mismas oportunidades que los hombres para influir en el desarrollo social en todos los ámbitos". Jagland dijo también que las revoluciones árabes no tendrán éxito si no incluyen de forma igual a las mujeres ".


La Nobel yemení, Tawakkul Karman, periodista, lucha contra Salih y, en su país, es un símbolo destacado en primavera árabe así como sus compañeras liberianas Ellen Johnson Sirleaf y Leymah Gbowee son un modelo a seguir para muchas mujeres en todo el mundo.

Hasta ahora el Nobel solía darse a una persona con un éxito concreto a favor de la paz. Desde hace unos años se ha ampliado a mujeres que luchan por la Paz, como ha sido en la edición de este año.


-------------------------

Mujeres árabes

por Xavier Mas de Xaxàs

El Nobel de la Paz 2011 ha querido premiar la lucha de tres mujeres a favor de la democracia y la libertad en Liberia y Yemen. Los dos países pueden tomarse como ejemplos del largo recorrido que aún deben realizar las mujeres en África y el mundo árabe.

A Ellen Johnson Sirleaf, presidenta de Liberia, la conocí en marzo de 2010 en Barcelona. La entrevisté para La Vanguardia. La conversación fue tensa porque ella, primera mujer jefe de estado de un país africano, no quería hablar de la guerra civil (14 años, 200.000 muertos y cientos de miles de víctimas de todo tipo) sino sólo del futuro. No se cansaba de repetir que Liberia sería una historia de éxito y daba dos claves para este final feliz: la tierra debía ser repartida (el 70% de la población depende de la agricultura para subsistir) y los niños, especialmente las niñas, tendrían la educación garantizada, al menos, hasta los 16 años.

Johnson Sirleaf logró la presidencia de Liberia en 2005 gracias al voto de las mujeres. A ellas se había dirigido para acabar con la guerra civil y ellas habían respondido. Entendieron que la guerra era cosa de hombres y que no había barreras étnicas o tribales que pudieran levantar entre dos mujeres que no querían que sus hijos fueran al frente.

Johnson Sirleaf, una vez en el poder, orientó gran parte de su política socioeconómica a devolver a la mujer el papel primordial que había ejercido como administradora de las economías familiares. Suyos volvieron a ser los mercados de alimentos, donde tanto compraban como vendían, mientras los hombres recuperaban su rol en el campo y las compañías dedicadas a la explotación de los recursos naturales (hierro, caucho y madera).

El Nobel a la yemení Tauakol Karman es un reconocimiento al protagonismo de las mujeres -sobre todo de las madres- en las revueltas que han sacudido el mundo árabe desde diciembre de 2010. Al principio de este año, en el mes de enero, entrevisté en Saná, la capital de Yemen, a Arwa en Iabari, diseñadora de niqab y trajes tradicionales. "Modernizar los niqab -dijo entonces- para contribuir a la liberación de la mujer". Ella misma había tenido que vencer la oposición de su familia para poder bordar cenefas plateadas o doradas en las telas negras de los niqab. "Las familias -añadió- ejercen una gran presión para que la mujer se dedique sólo al hogar, una presión del siglo XII que la mayoría asume con resignación".

Aunque el gobierno yemení tiene un ministro (hombre) dedicado a los asuntos de la mujer, que habla a menudo de los "derechos inealineables" de las mujeres, lo cierto es que la situación de la mujer en Saná y en todo Yemen ha retrocedido mucho. Hoy, el 90% de las mujeres yemeníes se casa a los 16 años y tiene una media de seis hijos. Esto supone que son abuelas a los treinta y pocos, y que toda su vida está ligada al mantenimiento del hogar.

El mismo día que entrevisté a Al Iabari conocí, también en Saná, a Kabir al Mahaqri, una mujer en la treintena, esposa única y madre de un niño que añoraba en El Cairo donde se había criado. "Hace 20 años, aquí en Saná, los colegios eran mixtos -recordaba-, los chicos llevaban las chicas en moto y había cines". Hoy no hay cines y los chicos no llevan las chicas en las motos "made in China" que conducen a toda velocidad por las calles de la capital.

"El problema es de cultura y de educación", añadió Al Mahaqri: "Por mucho que estudie, una chica no conseguirá entrar en la universidad después de casada sin el consentimiento del marido, y en el 80% de los casos se quedará embarazada muy pronto y ya no saldrá de su casa. Allí será la propietaria de la cocina, tendrá cuidado de los hijos y por la tarde mascará qat con las amigas y las otras dos o tres mujeres que tenga su marido ".

El 20% que consiga construir otro modo de vivir puede conducir un coche, y trabajar en educación y sanidad, o en algún banco y alguna empresa, aunque no de cara al público. Para ello tendrá que vivir en Saná o Adén. Allí podrá comprar anticonceptivos en una farmacia, pero deben ser pastillas. "Ningún hombre aceptará ponerse un preservativo", nos aseguró el traductor Mahmud.

La periodista Tuakul Karman, por todo ello, no lo tuvo nada fácil en 2005 cuando fundó Periodistas sin Cadenas, un grupo que se ha convertido en un puntal de las protestas contra la dictadura del presidente Saleh. Madre de tres hijos, Karmal vive acampada desde hace meses en la plaza de la Libertad de Saná, desde donde coordina la movilización. Más que luchar por sus derechos sociales, Karmal lucha, sobre todo, por sus derechos políticos: La democracia como marco imprescindible para construir una sociedad más igualitaria.

No todas las mujeres árabes que han recibido educación formal piensan lo mismo. Shawg Najem, por ejemplo, una médica anestesista de 26 años, trabajadora en el hospital Central de Bengasi (Libia), me explicó el pasado mes de marzo que "yo no tengo ningún problema con mis derechos sociales pero sí como mis derechos políticos". "El islam nos protege y unifica. Quiero libertad, pero no un sistema de partidos que nos divida. Tampoco una democracia que nos separe de la religión". El modelo turco no era el suyo.


---------------------------------

 
Tawakkol Karman: Premio Nobel de la Paz
La primera mujer árabe en recibir el premio es líder de las protestas en Yemen, periodista, política, y madre
 

Por Abubakr Al Shamah

La voz de Tawakkol Karman se ha oido por el altavoz en la plaza del Cambio en Sanaa, Yemen,durante los últimos nueve meses de protestas [GALLO / GETTY]


Tawakkol Kármán es una mujer increíble. Es revolucionaria, líder de las manifestaciones, activista de derechos humanos, periodista, política, madre y ahora es premio Nobel de la Paz.

El Nobel de la Paz, finalmente tiene como ganadora una mujer árabe. En un año de protesta y cambio en todo el mundo árabe, que era justo que los esfuerzos y sacrificios, los millones de árabes que han salido a las calles y se enfrentó a tiros de su gobierno fueran reconocidos. Francamente, también es bueno que la revolución yemení, a menudo ignorada, haya sido reconocida.

Muchos nombres árabes se han mencionado este año en relación con el Premio Nobel de la Paz, liderados por el activista egipcio Wael Ghonim. Hubiera sido muy chocante que los acontecimientos de la Primavera Árabe hubieran sido ignorados por el Comité del Nobel, pero ver una yemení galardonada con el premio fue ciertamente sorprendente, especialmente para los yemeníes mismos.

No es que Tawakkol Karman no se lo merezca, sino todo lo contrario. Es que, más a menudo que no, las noticias sobre el Yemen son negativas. A principios de esta semana estaba escribiendo sobre la atención que el mundo pone sobre el Yemen, por cuestiones relacionadas con Al Qaeda, enfoque habitual de los medios de comunicación internacionales. Estoy contento de decir que esta es una auténtica buena noticia.

"Durante los nueve meses del levantamiento de Yemen se ha convertido en algo normal caminar por la Plaza del Cambio y escuchar su voz por el altavoz."

Con toda honestidad, el movimiento de protesta yemení que vemos hoy no sería lo mismo sin Tawakkol Karman. A lo largo de los nueve meses del levantamiento en curso de Yemen  se ha convertido en normal caminar por la Plaza del Cambio y escuchar su voz por el altavoz, que lidera los cánticos de los jóvenes. Ella fue una de las primeras en apoyar a los jóvenes en sus protestas, uniendo a las protestas tras la caída de Ben Ali de Túnez y Mubarak después, de Egipto. En enero, el gobierno de Yemen quiso silenciarle, pero su posterior detención dio lugar a protestas aún mayores para exigir su liberación.

Karman ha jugado un papel muy importante en el despertar de las masas de Yemen. Por otra parte, ella ha estado despierta durante mucho tiempo.

Antes de la revolución

Mucho antes de que ningún periodista inventara el término "primavera árabe", Tawakkol Karman creó una organización, Mujeres Periodistas Sin Cadenas, y, con su grupo, denunció diversas cuestiones. A partir de 2008 se llevaron a cabo manifestaciones semanales fuera del edificio del gabinete en Sanaa, para dar a conocer cuestiones como los presos políticos, violaciones de los derechos humanos y los ataques de aviones no tripulados, entre otras cosas. Durante tres años de este continuo, a veces las protestas eran grandes, a veces pequeñas, pero continuaron.

Y cuando la llama árabe por la libertad y la dignidad llegó a Yemen, Tawakkol Karman estaba allí para tomar la iniciativa.

Sus propios sacrificios pueden ser personificados por su postura en la cárcel. Para describir los intentos de las autoridades para conseguir controlar a sus seguidores, dijo: "Me dijeron que si yo firmaba un papel diciendo que ya no participaría más en las protestas me dejarían salir. Después de oírlo, yo misma volví a la celda."

Karman también ha hecho un gran sacrificio en cuanto a su familia. Ella es madre de tres hijos, que han tenido que renunciar a la presencia de su madre en la casa familiar desde febrero. Karman ha optado por permanecer en su carpa en la Plaza del Cambio de Sanaa, por razones revolucionarias, y de seguridad. "Cuando Ali Saleh se vaya, tendré tiempo para cuidar de mi casa", dijo.

Todo ello en un país, Yemen, que no es precisamente conocido por los derechos de las mujeres. Al comienzo de la revolución, el régimen intentó silenciar Karman apoyándose en su hermano, un poeta. Se le dijo que la vida de su hermana estaba en peligro, y lo alentó a hacerla callar. Ni siquiera lo intentó.

Tengo hermanas yemeníes -no me sorprende que él ignorara al hombre más poderoso de Yemen. Porque, a pesar de los estereotipos, las mujeres de Yemen no son tímidas, ni están calladas. Yemen ha tenido mujeres gobernantes en su larga historia, la más famosa Bilquis, la reina de Saba.

Mientras que las mujeres yemeníes no han llegado a este nivel en la era moderna, sin duda han dado pasos de gigantes en 2011. Las mujeres son una parte importante del movimiento de protesta, y son visibles en las plazas de protesta de todo el país, y en las marchas. Mujeres manifestantes han subido a la cima de los vehículos del gobierno durante las protestas, y se han puesto ante cañones de agua y balas. Han mantenido el hospital de campaña a todas horas. Hubo un programa reciente de televisión árabe por satélite para debatir las diversas cuestiones relativas a la mujer en el mundo árabe. Una mujer saudí habló de querer conducir, una mujer yemení de derrocar a un dictador.

Sin embargo, a pesar de los avances inconmensurables, Karman ha llevado adelante el movimiento de derechos de la mujer, que no ha sido inmune a la crítica de los miembros del movimiento de protesta. Ella es miembro del opositor Partido Islah, afiliado a la Hermandad Musulmana, lo que ha mantenido a muchos jóvenes independientes y liberales cautelosos.

Para mí, esta crítica refleja una mentalidad antidemocrática de ver a alguien vinculado a la Hermandad Musulmana como "contaminado", algo heredado del antiguo régimen en todos los estados árabes. En cambio, el carácter de Karman, y sus acciones, hacen a cualquier persona que quiera juzgarla por sus afiliaciones pensárselo dos veces. El presidente del comité Nobel, Thorbjorn Jagland, parece haber entendido. "Hay muchas señales que este tipo de movimiento [los Hermanos Musulmanes] puede ser una parte importante de la solución", dijo.

Madre de la revolución

Con la noticia de la adjudicación a Tawakkol Karman, casi todo el mundo en Yemen sintió una inyección de orgullo. Incluso el régimen de Saleh ha felicitado Karman. Más tarde, en su declaración, dijeron que el premio no hubiera sido posible sin el presidente Saleh. Bueno, en cierto modo, tienen razón.

Este premio se ve en Yemen como un premio por revolución yemení. Se ve como el reconocimiento de la lucha del pueblo de Yemen en 2011, el reconocimiento de su determinación y perseverancia. El viernes por la tarde, en la Plaza del Cambio se homenajeó Karman y su premio. Ella dijo a la multitud que se trataba de un premio para todos los yemeníes, y para todos los árabes que han pedido el cambio: "Este premio no vino a mí como Tawakkol Karman el individuo, sino que vino a mí como hija de esta gran nación, que sorprendió al mundo con su pacifismo. No se podría resolver el enigma de este país ... fue el reconocimiento de la comunidad internacional a la revolución más increíble que el mundo haya visto ".

Poca gente en Yemen pueden poner pegas a esta declaración. En todo caso, están caminando con la cabeza bien alta, por una vez. Gracias Tawakkol, "la madre de la revolución".